La vitamina K para ojeras y bolsas es una de las soluciones más eficaces para renovar el contorno de ojos y rejuvenecer la mirada.

Este nutriente se caracteriza por ser antihemorrágico, por lo que contribuye directamente a la mejora de la circulación sanguínea de la piel de dicha zona.

Tanto los párpados como la zona inferior de los ojos se caracterizan por tener menos grosor que la piel del resto de la cara, lo que aumenta su fragilidad y su sensibilidad ante los agentes externos.

Beneficios de la vitamina K para el contorno de ojos

El consumo de esta vitamina es el mejor aliado para lucir un contorno de ojos mucho más natural y sin arrugas. Estos son los cinco beneficios principales de incorporar la vitamina K a la dieta:

  • Poder anticoagulante: Al mejorar la elasticidad de los vasos sanguíneos también aumenta la oxigenación de la piel. Adquiere un aspecto mucho más saludable reduciendo la inflamación y la aparición de las bolsas.
  • Refuerza la piel del contorno de los ojos: Se consigue recuperar la densidad más adecuada, logrando así que esta piel tenga la resistencia recomendable.
  • Elimina las ojeras: Se producen por la falta de descanso y por una circulación deficiente en la zona inferior del ojo. Esta vitamina previene su aparición.
  • Aclara la piel afectada: También afecta a la pigmentación igualando la de la zona más oscurecida con la del resto de la cara.
  • Estimula la producción de colágeno: Este efecto de larga duración incide en la elasticidad de la piel, consiguiendo así aumentarla de forma natural.

Alimentos con vitamina K para combatir bolsas y ojeras

Te recomendamos los siguientes alimentos que contienen vitamina K:

  1. Perejil (1.640 µg): Debe comerse en crudo como aderezo de ensaladas, platos de carne, pescado o sopas. Lo idóneo es picarlo segundos antes de terminar la preparación del plato y añadirlo en el último momento para que el calor no altere sus propiedades.
  2. Espinacas (483 µg): Se recomienda comprarlas naturales y solo usarlas congeladas en alguna ocasión puntual. Tras cortar el tallo de cada hoja solo es necesario añadirlas tal cual a una sartén con un poco de sal. Son una guarnición perfecta.
  3. Lechuga (126 µg): Ayuda a dormir bien, lo que también mejora la elasticidad de la piel del contorno de ojos.
  4. Piñones (53,9 µg): Contienen antioxidantes y retrasan el envejecimiento. Puedes comerlos crudos o tostados.
  5. Kiwi (40 µg): Uno al día mantiene la piel en perfecto estado, además, gracias a su riqueza en antioxidantes.
  6. Guisantes (24,8 µg): Ayudan a regenerar y fortalecer el desarrollo.
  7. Moras (19,8 µg): Contribuyen a mantener libre de infecciones el aparato urinario, a eliminar líquidos y a proteger eficazmente la piel que rodea a los ojos.

Además de seguir esta dieta de alimentos ricos en vitamina K, es recomendable combinarla con alguno de los tratamientos más eficaces para rejuvenecer la mirada: Ultimate Eye, ácido hialurónico, mesoterapia y la toxina botulínica. Mediante esta combinación es posible lucir un contorno de ojos mucho más atractivo.