Excesiva exposición a la radiación solar, problemas hormonales, medicamentos como píldoras anticonceptivas orales o predisposición genética son las causas más frecuentes para la aparición de manchas. Todas provocan el mismo problema: la aparición de las comúnmente llamadas manchas en el bigote, o melasmas del labio superior. Además, es uno de los problemas dermatológicos que más preocupa a muchas mujeres.

En la mayoría de los casos las manchas no suponen un riesgo para la salud pero su presencia es molesta estéticamente. Por eso te traemos distintos tratamientos para que eliminarlas no sea un problema de tu día a día.

Cómo eliminar las manchas del bigote

Existen diferentes tratamientos y productos que permiten eliminar las manchas del bigote. La elección de uno u otro dependerá de los gustos y necesidades del usuario. Y es que en muchas ocasiones las manchas desaparecen o se vuelven de un color mucho más claro una vez pasado el verano para volver a reactivarse al año siguiente, cuando se vuelve a exponer la piel al sol. En los casos en que esto no ocurre y persisten, hay soluciones para eliminarlas.

Aplicación de cremas

Siempre debe ser un dermatólogo quien valore el tratamiento a aplicar sobre un melasma, analizando su extensión y características. Una vez que ha aparecido, la primera recomendación suele pasar por aplicar una crema que cuente con hidroquinona. Esta molécula es una especie de blanqueante de la piel, por lo que su uso siempre estará controlado por personal médico.

En su lugar, se recomienda la aplicación de cremas que cuenten con vitamina C, arbutina, azelaico, kójico o fitico. La arbutina es un potente activo despigmentante y sin efectos secundarios negativos, como puede ser el caso de la hidroquinona. El aceite de argán, por su parte, al ser muy rico en vitamina E, también actúa como un eficaz remedio contra las manchas.

Realización de un peeling facial

Este es uno de los tratamientos médico estéticos más comunes a la hora de eliminar las manchas faciales, lo que incluye las manchas en el bigote. Se suele recurrir a él tras haber probado las cremas sin éxito, algo que suele ocurrir en función de las características de la mancha a tratar.

El peeling químico se encarga de renovar las células de las capas superiores de la piel de forma acelerada. Su composición dependerá del fototipo de la piel de la persona (su capacidad para asimilar la radiación solar) y de la fotosensibilidad. En función de ello existen opciones como el peeling de fenol, de ácido glicólico o de ácido salicílico.

Además de ser un tratamiento eficaz para la eliminación de manchas, aporta hidratación a la piel, una limpieza en profundidad y activa la producción de colágeno, lo que proporciona una mayor elasticidad al cutis.

Tratamiento de microdermoabrasión

Este tratamiento profesional estético también se conoce como renovación facial, ya que elimina las células muertas de la piel a través de un peeling mecánico. Para ello se utilizan microcristales de dióxido de aluminio, unas sales marinas que se encargan de pulir las capas más superficiales de la piel. Resulta eficaz para mejorar las manchas que han sido provocadas por el sol: si bien no se eliminan por completo, se reduce su presencia de forma importante.

Respecto al peeling químico, la microdermoabrasión es un tratamiento mucho más respetuoso con la piel y menos agresivo. Además, su aplicación contiene otros beneficios como la mejora de arrugas y cicatrices y la estimulación de la producción de colágeno.

Tratamiento de IPL (Luz Pulsada)

La Luz Intensa Pulsada es uno de los tratamientos más efectivos para eliminar la aparición de manchas oscuras en la cara que han sido provocadas por la exposición al sol. Esta técnica consigue que las diferentes tonalidades que adquiere la piel con el paso del tiempo se difuminen, logrando una textura uniforme. Las irregularidades y las lesiones de color oscuro que pueda presentar la piel desaparecerán tras unas tres sesiones con luz pulsada.

A diferencia de los tratamientos anteriores, este requiere de anestesia, lo que se ve compensado con unos resultados visibles en apenas una semana.

Sesiones de microneedling

Esta técnica consiste en la aplicación de un instrumento multipunción en la zona a tratar, de manera que se introducen en la piel activos a través de agujas diminutas. Resulta útil para la introducción de despigmentantes tópicos en las capas más superficiales de la piel. Unas cuantas sesiones serán suficientes para reducir la visibilidad de las manchas, a través de una técnica mínimamente invasiva.

Todos estos tratamientos resultan eficaces para la eliminación de los melasmas, pero lo más importante es trabajar desde la prevención para evitar su aparición. Esto se consigue cuidando la piel ante la exposición solar, utilizando una crema de protección factor 50 durante todo el año, no solo en verano. Evitar las cabinas de autobronceado y eliminar, siempre que sea posible, los fármacos que producen estas manchas en la piel son las claves para disfrutar de un cutis impecable.