¿Por qué es importante desmaquillarse? Es una pregunta que muchas mujeres se han hecho al menos una vez en la vida. La pereza que aparece después de un largo día de trabajo o tras una noche de fiesta, en algunas ocasiones hace que pensemos en no hacerlo antes de ir a dormir. 

Retirar el maquillaje es mucho más importante de lo que muchas mujeres creen. La rutina de desmaquillado debe existir en la vida de toda mujer, ya que contribuirá a mantener la piel en buen estado y no aparecerán manchas u otros problemas que harán que tu cutis no esté perfecto.

8 razones por las que no se debe olvidar desmaquillarte

Es muy importante seguir una rutina de desmaquillado, sobre todo por estos 8 motivos que vamos a ver a continuación, ya que tu piel se puede ver dañada y con un aspecto apagado y sin brillo si no la cuidas.

1. Mantener una buena hidratación

No eliminar el maquillaje correctamente altera la hidratación natural de la piel. La capa de material que se coloca encima evita una adecuada transpiración, lo que provoca que la elasticidad se vaya perdiendo. Además, la regeneración celular se ve ralentizada, por lo que la piel no se renueva por la noche como debería.

2. Prevenir la aparición de granos y manchas

El maquillaje se queda fijado a los poros de la piel y los obstruye. Esto hace que toda la suciedad y bacterias acumuladas a lo largo del día no se limpien de manera natural. Así, de no desmaquillarse por la noche, lo más seguro es que acaben apareciendo granos, puntos negros y manchas.

3. Oxigenar la piel

La piel necesita transpirar para limpiarse por la noche, algo que impide el maquillaje. Además, las grasas y otros componentes de estos quedan fijados, lo que hace que sean más difíciles de eliminar al día siguiente. Las células muertas también se mantendrán y al final la piel no recibirá el oxígeno que debería.

4. Evitar unas ojeras marcadas

Las ojeras afean bastante la cara de una persona. En el caso de no eliminar el maquillaje a fondo, esta mancha oscura se ve potenciada, en especial si no se eliminan los cosméticos que rodean a los ojos, como la máscara de pestañas o las sombras de ojos. 

5. La piel pierde luminosidad

Una piel brillante es síntoma de salud, juventud y limpieza. No obstante, el maquillaje evita que la piel se nutra como es debido. Así, la luminosidad natural se va perdiendo poco a poco y es sustituida por un aspecto apagado. Esto se soluciona incluyendo en el día a día una sencilla rutina de limpieza.

6. Intolerancia o alergias al maquillaje

Los elementos químicos de los cosméticos pueden hacer que la piel se irrite a la larga o que se produzca una intolerancia. De esta manera, los efectos nocivos se ven aumentados, lo que pasará una factura muy costosa a un cutis que busca ser cuidado.

7. Pestañas débiles

Los restos de una máscara que no ha sido eliminada correctamente son muy nocivos para las pestañas. El folículo piloso se ve obstruido, por lo que la raíz del vello no obtiene todos los nutrientes que debería, se deshidrata y las pestañas terminan por volverse quebradizas o por desprenderse durante la noche.

8. Evitar el envejecimiento prematuro de la piel

Con una sencilla rutina de desmaquillaje es posible ahorrar en futuros tratamientos de estética. La piel se resentirá si se pasa más de cinco días sin eliminarse los cosméticos sobre ella. Las arrugas y líneas de expresión se irán acentuando cada vez más, ya que la piel no logra regenerarse naturalmente durante la noche.

En definitiva, una correcta rutina de desmaquillado antes de dormir eliminará todos estos problemas. Además, evitará otros más serios como son las alergias en las piel o la dermatitis, que provocarán que esta se escame. Con estos simples pasos lucirás un rostro radiante y más joven.