Sabemos que te vas a preguntar, ¿cómo he podido vivir sin él durante tanto tiempo? Y es que las propiedades del ácido glicólico son esenciales para cuidar de la piel. Se trata de un producto de origen natural que es exfoliante, peeling, antiarrugas, antimanchas, antiacné, hidratante… Sin embargo, antes de utilizarlo conviene conocer a fondo tanto sus propiedades como beneficios y posibles contraindicaciones.

Propiedades del ácido glicólico en la piel

El ácido glicólico forma parte de un grupo de ácidos que provienen de productos naturales como la uva, la manzana, la naranja y la caña azúcar. Es utilizado en tratamientos de belleza en concentraciones que van desde las más bajas (el 3%) hasta otras mucho más altas utilizadas únicamente por los dermatólogos para sus tratamientos (entre el 5%-25%).

  • Exfoliante: debido a sus propiedades (tiene una acidez elevada pero se disuelve fácilmente), el ácido glicólico es empleado como exfoliante. Suele incluirse como ingrediente activo en las cremas o geles exfoliantes, ya que el ácido glicólico penetra las capas superiores de la piel, las que muestran signos de deterioro (ya sea por la edad, la exposición al sol, el acné u otros problemas), y destruye el ‘pegamento’ que adhiere la piel muerta a la superficie, ayudando a desprender químicamente esta capa.
  • Refuerzo de los humectantes. Otra de las propiedades del ácido glicólico es que ayuda a que los humectantes penetren en las capas de la piel recién exfoliada.

Beneficios del ácido glicólico

El uso de ácido glicólico para la piel tiene mucho beneficios. Entre ellos:

  • No es abrasivo para la piel: pese a ser un ácido, no logra dañar la piel. Actúa de manera progresiva, por lo que va eliminando poco a poco las células muertas. Así, se produce un efecto barrido que limpia la tez en profundidad, lo que garantiza una mayor luminosidad.
  • Contribuye a mantener la elasticidad de la piel: al preservar el colágeno y la elastina, este ácido contribuye a mantener y aumentar la capacidad regenerativa de la piel. Además, ayuda a la estimulación de ambos materiales.
  • Incrementa la hidratación: es capaz de mantener la frescura propia de la piel y la hidratación. Esto es posible gracias a que este ácido atrapa moléculas de agua en el aire y las traspasa a la piel. Por esta razón el ácido glicólico es componente de diversas cremas hidratantes.
  • Disminuye las arrugas: este material contribuye a rellenar las líneas de expresión y las arrugas. Sean patas de gallo o líneas en la comisura de los labios, estas se van difuminando y la piel parece más joven.
  • Elimina manchas: estas se forman por la exposición al sol y otras situaciones. Al penetrar en la piel, este ingrediente fomenta un efecto de aclarado que elimina las manchas y otorga un tono homogéneo al rostro.
  • Difumina las estrías: las estrías afean la piel dando un aspecto poco atractivo. Sin embargo, este ingrediente logra regenerar la zona circundante a estos desperfectos, los cuales se difuminan o desaparecen.
  • Elimina el exceso de grasa: esto permite limitar la aparición de acné y ayuda a equilibrar la cantidad de sebo sobre la piel.

Precauciones a tener en cuenta

Siempre es necesario el uso de protector solar pero es aún más necesario si se está aplicando en la piel ácido glicólico, ya que la piel se vuelve más susceptible a los efectos del sol. Además, es recomendable aplicar el ácido glicólico por la noche y no por las mañanas. El objetivo es darle todo el tiempo que necesite para que sea efectivo y para que la piel se regenere de manera natural.

Efectos secundarios y otros cuidados del ácido glicólico

Uno de los principales efectos es el enrojecimiento de la piel, un problema que solo dura 24 horas. También puede provocar un leve ardor y un oscurecimiento de la tez exfoliada, en especial si esta ya es oscura.

Además, en caso de padecer herpes no es recomendable aplicar cremas con este ingrediente, ni tampoco en pieles fotosensibles. Para evitar problemas adicionales, lo ideal sería realizar una prueba de sensibilidad antes de aplicar este ingrediente.

¿Quién puede usarlo y con cuánta frecuencia?

El ácido glicólico es un producto seguro y que puede ser usado con tranquilidad, salvo algunas excepciones.

  • Las personas con piel sensible deben utilizarlo con precaución, en función del tipo de tez, su sensibilidad y la edad.
  • Deben evitarlo las mujeres embarazadas, o que estén en el periodo de lactancia y aquellos que padezcan de fotosensibilidad.

En definitiva, el ácido glicólico es un producto de gran interés que cuenta con múltiples beneficios. Sin duda, es una potente herramienta para el cuidado a fondo de la piel.