¿Que es la radiofrecuencia? Es uno de los tratamientos estéticos más demandados en la actualidad, ya que es un método no invasivo e indoloro que mejora de forma notable la síntesis de colágeno, al tiempo que favorece la eliminación de los depósitos de grasa.

Puede aplicarse tanto en el rostro como en el cuerpo y los resultados en ambos casos son extraordinarios y muy duraderos: la piel gana elasticidad, se elimina la celulitis, se activa la circulación sanguínea… Un tratamiento estético dirigido a mejorar el aspecto de la piel y sus imperfecciones, como las arrugas o la piel de naranja.

¿En qué consiste la radiofrecuencia corporal?

La radiofrecuencia corporal es una técnica empleada para combatir la piel de naranja en determinadas áreas del cuerpo. El tratamiento consiste en la aplicación de una serie de radiaciones para calentar todas las membranas de la piel, incluso las más profundas.

Es 100% indoloro y se realiza con un cabezal que se mueve por la zona a tratar. Por lo general, las sesiones duran entre 30 y 60 minutos. Aunque el número de sesiones necesarias varía según el paciente, por lo general se recomiendan entre 6 y 10 para obtener los resultados deseados.

¿Qué es la radiofrecuencia facial?

En cuanto a la radiofrecuencia facial, es un tratamiento estético que, mediante la elevación de la temperatura de los tejidos, favorece la producción de colágeno. Esto ayuda a combatir de forma efectiva los principales signos del envejecimiento, brindando así una apariencia mucho más joven.

La radiofrecuencia en el rostro crea un efecto lifting muy natural, de forma que las líneas de expresión y las arrugas se minimizan, pero sin cambiar lo más mínimo la estructura y expresión natural de la cara.

Además, aumenta la definición del óvalo facial, al tiempo que aporta firmeza en el cuello y en el escote. El resultado es una piel mucho más tersa, fresca y luminosa.

Beneficios de la radiofrecuencia en estética

En la actualidad, cada vez más hombres y mujeres apuestan por la radiofrecuencia gracias a los excelentes resultados que ofrece. Además, a diferencia de otras técnicas, no es invasiva, de forma que después de la sesión la persona puede retomar sus actividades sin ningún tipo de problema.

Beneficios de la radiofrecuencia facial

Los beneficios de la radiofrecuencia facial son muy amplios. En la actualidad este es uno de los tratamientos de estética favoritos por hombres y mujeres con pieles maduras, en las que los signos de envejecimiento empiezan a ser visibles. Aunque el envejecimiento de la piel es un proceso natural inevitable, gracias a la radiofrecuencia se pueden minimizar, e incluso eliminar, sus efectos.

  • Uno de los beneficios principales es que aporta un efecto tensor en el rostro y en el cuello, con unos resultados muy similares al lifting pero con un procedimiento mucho menos invasivo. Además, reafirma aquellas zonas del rostro y del cuello donde antes había flacidez.
  • Por supuesto, la radiofrecuencia facial también es muy efectiva para reducir las arrugas y las líneas de expresión. La piel gana luminosidad y adquiere un aspecto mucho más joven.
  • Otro de los grandes beneficios de esta técnica es que aumenta la concentración de elastina y de colágeno de la piel. Una de las consecuencias del envejecimiento es que la producción de colágeno va disminuyendo de manera progresiva, apareciendo así las temidas arrugas y la flacidez. Gracias a la radiofrecuencia se calientan las capas más profundas de la piel, favoreciendo así la síntesis de colágeno, una sustancia que hace que la piel gane firmeza y tenga menos arrugas.

Además de los fantásticos resultados que aporta, la radiofrecuencia es muy agradable.

Beneficios de la radiofrecuencia corporal

Sobre los beneficios de la radiofrecuencia corporal, es interesante destacar las diferentes aplicaciones de este tratamiento estético. Muchas de las personas que apuestan por la radiofrecuencia lo hacen para decir adiós de una vez por todas a la celulitis.

  • La radiofrecuencia actúa, por un lado, destruyendo los depósitos de grasa a través del calor interno.
  • Por otro lado, tiene un efecto tensor en la piel.
  • Otra de las aplicaciones de este tratamiento es combatir las estrías. Mediante las frecuencias radioeléctricas se reorganizan las fibras de colágeno, eliminando así las estrías en cualquier zona del cuerpo.
  • Sobre la grasa localizada en determinadas áreas del cuerpo, el uso de esta tecnología ayuda a reducir el tejido adiposo.
  • Y, por último, es interesante destacar que la radiofrecuencia está especialmente indicada para tratar la flacidez corporal. El calor da lugar a la contracción de las fibras tanto elásticas como colágenas de la piel. Es así como se forma un colágeno adicional, mejorando la sostenibilidad y la tonicidad de la piel.

Como puede comprobarse, la radiofrecuencia es uno de los mejores tratamientos estéticos que existen en estos momentos. Se puede aplicar tanto en el rostro como en el cuerpo y ofrece unos resultados excepcionales. Sin duda, ideal para decir adiós a las arrugas y a la celulitis.