Algunas personas tienen ojeras desde que nacen, otros de forma pasajera por dormir o alimentarse mal, en otros casos aparecen con la edad… Hay muchos tipos de ojeras, que pueden aparecer por múltiples motivos y que afectan por igual a personas jóvenes o adultas, a hombres o mujeres.

Entendemos las ojeras, como una alteración del color de la piel que se sitúa por debajo de los ojos. Esta aparece específicamente en esta zona, porque bajo los ojos la piel es mucho más fina y hay una menor producción sebácea y menos concentración de colágeno y elastina, algo que se acentúa con la edad.

En algunos casos, la hiperpigmentación, falta de elasticidad o problemas circulatorios en esta zona es más notable. Pero, con el tratamiento específico para el caso, las ojeras son fácilmente tratables a distintos niveles y de manera realmente efectiva y muy sencilla.

Tipos de ojeras

Uno de los factores determinantes para decidir un tratamiento contra las ojeras, es reconocer el tipo de ojera de la que se trata, ya que detrás de ello se esconden distintas causas.

Ojeras marrones

Suelen estar provocadas por la pigmentación de la melanina, por eso son las más frecuentes en personas de piel morena. Por ello, para evitarlas, es una buena idea utilizar una crema con factor de protección solar.

Ojeras azuladas

Las ojeras azuladas frecuentemente aparecen en pieles más pálidas y suelen estar causadas por un afinamiento de la piel en la zona o dilatación de los vasos sanguíneos. En estos casos, suelen ser de ayuda los tratamientos cosméticos y la gimnasia facial.

Ojeras hundidas

Suelen aparecer en casos de cansancio y se manifiestan con surcos más profundos. Para este tipo de ojeras son recomendables los tratamientos con ácido hialurónico.

Ojeras por la edad

Son las que no se encontraban presentes en la juventud, o bien más atenuadas. Se deben al afinamiento de la piel debido a la pérdida de capacidad de la misma de producir colágeno, por ello el mejor tratamiento para estas ojeras es uno específico basado en cosmética antienvejecimiento.

Causas por las que aparecen las ojeras

Como hemos visto es muy importante reconocer la o las causas de las ojeras, para obtener un tratamiento específico que se ajuste al caso en concreto. Las causas de las ojeras suelen ser:

  • Causas genéticas: si se observan ojeras similares en otros miembros de la familia.
  • Hiperpigmentación de la piel: suele darse en las personas de piel más oscura.
  • Enfermedades: la palidez acentúa el color de las ojeras, por eso pueden aparecer en casos de anemia, alergias, enfermedades respiratorias y demás afecciones.
  • Problemas hormonales: las alteraciones hormonales que provocan retención de líquidos, como el embarazo, causan ojeras.
  • Envejecimiento: la piel más fina y seca, junto con la dilatación de los vasos sanguíneos bajo la piel, hace que el contorno de los ojos se vea más oscuro.
  • Cansancio, falta de sueño y estrés. Esto causa una dilatación de los vasos sanguíneos alrededor de los ojos, haciéndose también visibles.

Cómo prevenir las ojeras

Para prevenir las ojeras, podemos seguir unos sencillos hábitos y también utilizar un tratamiento cosmético específico. Estos son los 10 consejos clave con los que evitar las ojeras:

  • Higiene: desmaquillar correctamente los ojos y limpiar el contorno de ojos con descongestivos por la mañana y la noche. Utilizar también un tratamiento hidratante, antioxidante o antiedad adecuado, para el tipo de piel de las ojeras.
  • Utilizar un protector solar, ya que el sol acelera el proceso de envejecimiento y aumenta la producción de melanina responsable de la coloración de la piel.
  • Alimentación adecuada: existen algunos alimentos antioxidantes favorables, como la fruta y verdura fresca, o el aceite de oliva virgen.
  • Complementos alimenticios: algunos complementos alimenticios pueden ser útiles para frenar los síntomas de proceso de envejecimiento, como tomar ácido hialurónico, colágeno, o ambas cosas.
  • Dormir boca arriba con una almohada bastante gruesa y firme. Esto evitará la congestión en la zona de los ojos.
  • Hacer ejercicio diariamente, favorece la circulación y la tonificación de todo el cuerpo, manifestándose también en el contorno de ojos.
  • Utilizar un producto refrescante para reducir la inflamación: esto puede ser muy útil en casos transitorios de ojeras, como a causa de un descanso insuficiente, o una alimentación incorrecta de un día. Al igual que existen cosméticos antienvejecimiento, también podemos encontrar antiojeras con propiedades antiinflamatorias.
  • Dormir al menos 6 horas cada día, ya que el descanso es fundamental.
  • Utilizar despigmentantes o pigmentos iluminadores: los primeros son sustancias específicas como ácido glicólico, arbitum, ácido kójico, feniletilresorcinol o ácido fítico, que podemos encontrar en tiendas de cosmética específica. Los pigmentos iluminadores ayudan a camuflar las ojeras.

Tratamientos para eliminar las ojeras

Existen tratamientos estéticos muy eficaces para tratar definitivamente las ojeras y las bolsas en los ojos. Además, las clínicas estéticas nos brindan la oportunidad de consultar con profesionales, que puedan recomendar un tratamiento específico para el caso concreto de bolsas o de ojeras. Algunos de estos tratamientos son los siguientes.

Ácido hialurónico

Con el proceso natural de envejecimiento desaparece la capacidad de las células de sintetizar esta sustancia, tan necesaria para la elasticidad de la piel. En algunas personas, esto se manifiesta en forma de ojeras. Debido a la dificultad del cuerpo a utilizarlo, las microinyecciones de ácido hialurónico producen resultados muy efectivos, naturales y completamente seguros para el organismo.

Ultimate Eye

Se trata de un innovador tratamiento que combina distintas técnicas basadas en la utilización de hidroácidos y vitamina A. Esto mejora la coloración del contorno de ojos también de manera natural, indolora y nada invasiva. Proporciona un aspecto de vitalidad y luminosidad muy bello y natural.

Toxina Botulínica Tipo A

Es el tratamiento más recomendado para todos aquellos casos en que las ojeras sean consecuencia del envejecimiento, así como en los casos de patas de gallo. Ofrece resultados muy rápidos, indoloros, visibles y muy naturales. Pero, lo más importante, es que no resulta perjudicial para el organismo.

Sea cual sea el origen de las ojeras o bolsas perioculares, el avance de la cosmética actual y los conocimientos en materia de seguridad en los tratamientos, proporcionan un tratamiento adecuado de las ojeras, para solucionar prácticamente cualquier caso.