Depilación Láser

Disfruta de la suavidad de tu piel con la seguridad del líder

Encuentra tu plan ideal en depilación láser

Todo lo que necesitas saber sobre Depilación Láser

Soluciones Hedonai en Depilación Láser

La eliminación del vello facial o corporal es tratada en HEDONAI combinando diferentes tipos de láseres, o con la depilación eléctrica computerizada. El tratamiento personalizado y adaptado a cada cliente es la clave para obtener un buen resultado. Las pautas que nos de el médico o el técnico, unidas en ciertos casos a una consulta hormonal, son necesarias para lograr unos resultados satisfactorios en la eliminación permanente del vello.

El láser de depilación es, junto con la depilación eléctrica, un sistema de eliminación duradera del pelo. El mecanismo de acción del láser es sencillo de entender. El láser emite una gran cantidad de luz que, proyectada sobre la piel, atraviesa diferentes capas como si ésta fuera transparente. Cuando detecta objetos oscuros como son los tallos del pelo, éstos se calientan para finalmente ser destruidos. Como el día del tratamiento no todos los pelos están en la misma fase de crecimiento, vuelve a crecer el vello después de cada sesión. De esta manera, si se tratan zonas pilosas estables, tras cada sesión se consigue la reducción de entre una cuarta y una tercera parte del vello. Dependiendo de cada persona el número de sesiones necesarias, se puede eliminar prácticamente todo el vello de las axilas, ingles o piernas. La cara o la espalda requieren un mayor número de sesiones durante mayor tiempo, ya que estas zonas son dependientes de la estimulación hormonal. Las sesiones de tratamiento se realizan una vez ha salido el vello de nuevo, lo cual ocurre a los 2, 3 ó 4 meses después de la sesión anterior, dependiendo de la zona tratada.

El paciente llegará con la zona a tratar previamente rasurada con 3 o 4 días de antelación. Los pulsos del láser pueden resultar molestos si el pelo bajo la superficie de la piel es especialmente abundante, oscuro o grueso, por lo que se aconseja la aplicación de una crema anestésica, que se aplicará según las instrucciones del médico. La sesión de tratamiento tiene una duración de entre pocos minutos y una hora y media como máximo para la depilación de las piernas. La piel puede enrojecerse durante unas horas después de la sesión de tratamiento. Posteriormente, se puede hacer vida normal.

Los días posteriores a la sesión se recomienda utilizar una leche regeneradora, cuya función es recuperar el manto hidrolipídico de la piel y, además, posee efecto calmante.

Debido a la temperatura alcanzada en la superficie de la piel, puede ocasionalmente surgir alguna rojez, que después desaparece. Esta piel se normaliza en pocas semanas. También puede oscurecerse. Puede suceder también que alrededor de los orificios del pelo se produzca algo de inflamación después del tratamiento e incluso microhematomas. Todos estos procesos desaparecen sin dejar secuelas.

En algunas ocasiones, el médico puede prescribir algún tipo de análisis para descartar la presencia de enfermedades de tipo hormonal, que pueden estar implicadas en la mayor cantidad de pelo, pero habitualmente existe un consenso médico en este campo por el cual no se solicita analítica hormonal de forma rutinaria.

Al finalizar el tratamiento con láser, se estudia la posibilidad de utilizar la Depilación Eléctrica Computerizada para optimizar el resultado y acabar con el vello residual que no ha podido eliminar el láser.

Páginas: 1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12