Solicita tu primera cita
¡Gratis!

Tratamientos corporales

Presoterapia

La presoterapia es un tratamiento corporal que ayuda a tratar la retención de líquidos y la celulitis. Proporciona un gran beneficio para la piel ya que con el tratamiento se aumenta la oxigenación del cuerpo y estimula el sistema inmunológico.

Solicita tu primera cita
Gratis!




No somos franquicias

Equipo médico propio

Seguridad Médica Hedonai

Solo productos certificados

¿En qué consiste la presoterapia?

La presoterapia es un tratamiento corporal que funciona como un sistema de presión y descompresión a través de unas cámaras de aire que se van inflando y desinflando. Se consigue con ello una estimulación continua y perfecta del sistema sanguíneo y linfático, desde los pies hasta el abdomen.

Ayuda a tratar la retención de líquidos y la celulitis, sobre todo la conocida como edematosa, donde la acumulación de líquidos es más evidente.

Tiempo:

30 minutos por sesión

Convalecencia:

No requerida

Sesiones:

10

Resultados:

Progresivos

Anestesia:

No requerida

Tratamiento ambulatorio:

No requerido

Supervisión médica
El número, frecuencia y duracion de sesiones es meramente orientativo, dependiendo de múltiples factores como son la edad, el sexo, la zona a depilar, la calidad y cantidad del vello

¿Cuáles son los beneficios de la presoterapia?

  • La presoterapia mejora la circulación sanguínea, favorece el drenaje y facilita la pérdida de volumen y la eliminación de toxinas.
  • Perfila y moldea el cuerpo
  • Elimina la celulitis
  • Reduce el contorno
  • Elimina la sensación de piernas cansadas
  • Elimina zonas de grasa
  • Tratamiento Seguro
  • Tratamiento no doloroso

Cómo funciona

  • El equipo consta de unas botas en las que se introducen las piernas. El especialista regula la presión de esas botas y eso va generando el masaje.La presoterapia se aplica con unas botas neumáticas que van ejerciendo presión e intervienen sobre los edemas crónicos, linfáticos o venolinfáticos. Se puede trabajar con diferentes programas: al principio se trabaja a nivel fisiológico, es decir, de todo el cuerpo y después podemos activar únicamente aquellas zonas con mayor tendencia a la retención (zona lumbo-sacra, trocánteres, piernas). A veces se complementa con un masaje manual (reflexógeno).