Solicita tu diagnóstico gratis
pide cita llama gratis

ZONAS DE DEPILACIÓN MUJER

Depilación láser en axilas Depilación láser de ingles Depilación láser piernas completas Depilación láser entrecejo Depilación láser pubis Depilación láser brazos Depilación láser labio superior

ZONAS DE DEPILACIÓN HOMBRE

Depilación láser en axilas Depilación láser tórax Depilación láser piernas Depilación láser brazos Depilación láser espalda Depilación láser ingles Depilación láser barba

TRATAMIENTOS MÉDICO ESTÉTICOS

Ácido hialurónico Toxina Botulínica tipo A Mesoterapia facial Peeling TCA Peeling para Cicatrices Peeling Despigmentante Peeling Antiacné Hidroxiapatita cálcica Factores de crecimiento plaquetario Luz Pulsada Mesoterapia Capilar

TRATAMIENTOS ESTÉTICOS

Microdermoabrasión Limpieza facial purificante Radiofrecuencia accent

TRATAMIENTOS MÉDICO ESTÉTICOS

Tratamiento Reafirmante de Glúteos Hilos tensores Anticelulítico reductor Cavitación Mesoterapia Corporal Anticelulítico intensivo Hidroxiapatita cálcica Sonohidrolipólisis

TRATAMIENTOS ESTÉTICOS

Presoterapia LPG endermologie Masaje base circulatorio Luz Pulsada Cavitación Criolipólisis

Tratamientos faciales

Labios finos

A todos nos gusta tener unos labios gruesos y carnosos, pero no siempre los tenemos de forma natural. Tener los labios finos no está relacionado con una enfermedad o afección, se trata únicamente de un problema estético. Si quieres hacerlos más gruesos, debes saber que hay solución. Nutrirlos con productos específicos o disimularlos con maquillaje te ayudará, aunque si quieres algo más definitivo, lo mejor es llevar a cabo un tratamiento estético.

Causas de los labios finos

La principal causa de tener unos labios finos es la genética. Si tus padres tienen los labios finos, lo más probable es que tú también los tengas, ya que puede ser una característica física que heredes.

Otra de las causas es el envejecimiento labial. Este se produce por varios motivos, como la edad, la contaminación o la exposición prolongada al sol. Todas estas situaciones provocan una pérdida de colágeno y ácido hialurónico, que son los responsables de mantener los labios firmes.

Es importante que, antes de someterte a un tratamiento, te asegures de contar con profesionales que conocen y pueden evaluar la anatomía de tus labios para recomendarte el tratamiento adecuado en tu caso. Estos son los tipos más comunes:

Tipos de labios

  • Labios finos. Se denominan así a los labios que tienen ambas partes muy finas, incluso difíciles de percibir a la vista.
  • Labio inferior fino. Cuando hay una gran diferencia entre el labio inferior y el superior, siendo el primero mucho más fino.
  • Labio superior fino. Sucede lo mismo que en el punto anterior, pero el fino es el labio superior en este caso.
  • Labios pequeños. Cuando estos no tienen un tamaño proporcional al resto de tu cara.
    Comisuras caídas. Esto puede suceder por pérdida de colágeno y provoca que nuestro rostro se vea con aspecto triste.
  • Labios asimétricos. Sucede cuando los labios tienen formas distintas entre ellos.
    Comisuras alargadas. Cuando las comisuras van más allá de los labios, estos se ven desproporcionados, incluso si son gruesos.

Tipos de labios

Es importante que, antes de someterte a un tratamiento, te asegures de contar con profesionales que conocen y pueden evaluar la anatomía de tus labios para recomendarte el tratamiento adecuado en tu caso. Estos son los tipos más comunes:

  • Labios finos. Se denominan así a los labios que tienen ambas partes muy finas, incluso difíciles de percibir a la vista.
  • Labio inferior fino. Cuando hay una gran diferencia entre el labio inferior y el superior, siendo el primero mucho más fino.
  • Labio superior fino. Sucede lo mismo que en el punto anterior, pero el fino es el labio superior en este caso.
  • Labios pequeños. Cuando estos no tienen un tamaño proporcional al resto de tu cara.
    Comisuras caídas. Esto puede suceder por pérdida de colágeno y provoca que nuestro rostro se vea con aspecto triste.
  • Labios asimétricos. Sucede cuando los labios tienen formas distintas entre ellos.
    Comisuras alargadas. Cuando las comisuras van más allá de los labios, estos se ven desproporcionados, incluso si son gruesos.

¿Qué tratamientos existen para los labios finos?

Los avances en medicina estética han logrado que surjan muchos tratamientos eficaces para hacer que tus labios sean más gruesos y carnosos sin necesidad de recurrir a la cirugía. La ventaja de estos tratamientos es que son mínimamente invasivos y la recuperación del paciente es muy rápida. Además, cuentan con otros beneficios y sus resultados son prácticamente inmediatos.

Ácido Hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia que nuestro cuerpo genera de manera natural. El paso del tiempo, la contaminación y otros factores pueden incidir en su disminución y, por tanto, hacer que los labios se vuelvan finos.

El tratamiento Russian Lips consiste en inyectar ácido hialurónico a través de unas microcánulas ultrafinas o agujas de modo que se aumente el volumen del labio de manera natural.

Se suele inyectar 1 ml. por sesión, cada una con una duración de una media hora. De esta manera se puede ir evaluando sobre la marcha cuántas sesiones más se necesitan para alcanzar el volumen deseado.

Micropigmentación

Este es un tratamiento que dibujará la forma de labios que desees de modo que parezcan más gruesos. a través de la aplicación de un pigmento con pequeñas agujas. Aunque no es un tratamiento para dar volumen, se crea la ilusión óptica de que son menos finos y están mejor definidos. También es muy útil en los casos de labios asimétricos, para corregir visualmente la forma.

No es un tratamiento con resultados permanentes, por lo que se recomienda hacer retoques anuales que permitan mantener la nueva forma creada en el labio. Se suele hacer en dos sesiones de unas dos horas de duración: la primera para crear la forma, la segunda para perfilar y perfeccionar detalles.

¿Qué pacientes pueden aumentar el volumen de sus labios finos con nuestros tratamientos?

Cualquier paciente con labios finos puede someterse a uno de los tratamientos mencionados para mejorar el aspecto de esa parte de su rostro. Sin embargo, aunque son tratamientos sin efectos secundarios, te recomendamos que consultes con nuestro personal médico tu caso particular, para un asesoramiento personalizado.

No se recomienda en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, así como para pacientes que sufran algún tipo de cáncer o enfermedad autoinmune.