Tratamientos Faciales

Los mejores resultados sin cirugía a tu alcance

Encuentra tu Plan Ideal

Cuperosis

Cuperosis

Duración del tratamiento: 1 hora

Descripción: Tratamiento a base de Luz Pulsada que actúa como bisturí inteligente, detectando y eliminando las zonas afectadas por Cuperosis y devolviendo a la tez un aspecto uniforme, joven y saludable.

Cuperosis

La cuperosis o enrojecimiento persistente de la cara, afecta en general a individuos con piel clara, fina y delicada. Es más común en mujeres que en hombres, y suele manifestarse al pasar del frío al calor, cuando se come o bebe algo caliente o irritante, o ante fuertes emociones.

El problema de la cuperosis se trata con Luz Pulsada, una fuente lumínica de alta intensidad que abarca un rango más o menos estrecho de colores, cada uno de los cuales,produce un efecto diferente en la piel. De esta manera, la luz actúa como un bisturí inteligente y barre todas las estructuras indeseables o lesiones oscuras de la piel.

El procedimiento se realiza sin necesidad de bajas laborales y en varias sesiones de aproximadamente 30 minutos.

El paciente debe acudir al tratamiento preferiblemente sin maquillaje o sin autobronceador en la zona de piel donde se vaya a realizar el tratamiento. Acto seguido se coloca una pequeña cantidad de crema anestésica para mayor comodidad de la sesión de tratamiento. Una vez actúa ésta, se limpia la piel y se coloca un antifaz para protección ocular, así como un gel conductor. Acto seguido se realiza el tratamiento mediante luz, terminado el cual, se limpia nuevamente la cara y se despide al paciente.

Las sesiones se repiten mensualmente y los resultados se observan desde la primera sesión. Es recomendable realizar entre 3 y 6 sesiones varias veces en la vida.

Se debe tener precaución especial de no realizar el tratamiento en la piel recientemente bronceada y fuertemente pigmentada. También se ha de tener cuidado con no realizar el tratamiento con una piel cubierta por un autobronceador o maquillaje.

Posteriormente a la sesión de tratamiento surgen pequeñas escamas o costras que se van secando y desprendiendo entre 1 y 3 semanas después de la sesión. Algunas de las zonas tratadas pudieran quedar más oscuras o claras durante un tiempo, cambios todos ellos transitorios.

« Volver

 

 

Déjanos tus datos y te contactamos

Si quieres que nos pongamos en contacto contigo, rellena el siguiente formulario