El ácido hialurónico reticulado es una de las sustancias más utilizadas en el campo de la medicina estética y la belleza. Es un compuesto que tu cuerpo tiene de forma natural y que se encarga de la firmeza e hidratación de la piel.

Tiene la capacidad de retener hasta mil veces su peso en agua, por lo que es innegable que puede retener grandes cantidades. Pero el envejecimiento hace que se produzca en menor cantidad y la piel luzca flácida, deshidratada, con manchas y arrugas superficiales.

Ácido hialurónico reticulado, ¿qué es?

Este ácido hialurónico es el mejor aliado para tu rostro y está formado por una serie de moléculas que crean una estructura en forma de malla al unirse entre sí, a diferencia del no reticulado que no cuenta con esta peculiaridad. La red tridimensional que crean se puede manipular y, en función de su densidad o durabilidad, esta sustancia puede ser más o menos volátil y fluida.

El ácido hialurónico reticulado se emplea en tratamientos de medicina estética destinados a aumentar el volumen o a rellenar un espacio. También se emplea en medicina tradicional para paliar, mediante infiltraciones, los dolores articulares.

Este producto tarda un tiempo en absorberse, por lo que sus efectos, además de ser inmediatos, se notan durante un tiempo considerable. Para administrarlo no es necesaria la cirugía, sino que se realiza por vía subcutánea. Algunas de las zonas donde se emplea más popularmente son los labios y pómulos.

Características del ácido hialurónico reticulado

El ácido hialurónico lo encuentras en la piel, el humor vítreo y los cartílagos. La concentración aproximada es de siete gramos y medio cada 35 kilogramos de peso.

Algunas de sus características principales, por las que es muy utilizado tanto en la medicina como en la estética, son:

  • Participa en la formación estructural de los cartílagos y contribuye a su recuperación.
  • Estimula el proceso de regeneración celular y es muy importante en la regeneración de los tejidos conectivos, articulares y la epidermis.
  • Tiene una gran capacidad para retener y atraer agua.

Al inmovilizar las moléculas de agua, la piel adquiere mayor hidratación, turgencia y un aspecto firme y regenerado.

¿Cómo se utiliza?

Gracias a todas sus características y tras largos estudios, se ha podido incorporar en cápsulas de complementos alimenticios, cremas, sueros y compuestos inyectables (para profesionales de la medicina estética), además de utilizarse en operaciones de cirugía estética.

¿Para qué se utiliza el ácido hialurónico reticulado?

Como has podido comprobar, tiene muchas propiedades. Por eso se puede utilizar para los siguientes fines:

  1. Reduce las arrugas

    Es un compuesto que rellena y da volumen a tu piel, por eso te ayuda a reducir las líneas de expresión o las arrugas profundas. Su efectividad máxima se consigue al inyectarlo, pero también tiene efectos cuando se aplica en forma de cosmético.

  2. Ayuda a la crear colágeno

    Es importante en la creación de colágeno, y la combinación de estos dos elementos contribuye a que la piel tenga un mayor soporte. Se restaura la firmeza del cutis.

  3. Hidrata

    Como tiene una gran capacidad para absorber y retener el agua, facilita que la piel esté mucho más hidratada y que esta hidratación se mantenga, lo que hace que su efecto sea mayor. El secreto para tener una piel joven es tener una piel hidratada. Por este motivo se incluye en multitud de cosméticos.

  4. Rejuvenece la piel

    Cuando una piel está hidratada, permanece joven durante más tiempo. La piel, al envejecer, se deshidrata de forma significativa. El ácido hialurónico te permite tener una piel con mayor elasticidad, suavidad, hidratación y mejor aspecto.

En definitiva, se puede afirmar que el ácido hialurónico es el complemento perfecto para tu piel, ya que te aporta una gran cantidad de beneficios.

¿Es posible combinar tratamientos con ácido hialurónico?

Al ser un producto natural, no suele haber ningún inconveniente para combinarlo con otros productos estéticos. Lo más habitual es combinarlo con tratamientos de colágeno para que la piel recupere su brillo y elasticidad. Si se combina el relleno de ácido hialurónico con bótox, se alargarán más en el tiempo los efectos. No obstante, es recomendable consultar con los especialistas para que analicen tu caso en particular.

Si quieres conseguir una piel rejuvenecida y con mejor resultado, puedes combinarlo con un tratamiento láser con el que eliminar imperfecciones como la queratosis seborreica o lentigos solares.

Recuerda siempre recurrir a los profesionales

El ácido hialurónico se puede utilizar con un fin estético o un objetivo médico, como aliviar una dolencia articular. Aún así, en ambos casos es muy importante que recurras a profesionales y centros especializados.

El producto debe ser administrado por aquellas personas que tengan experiencia en el manejo del producto y una gran técnica en la aplicaciones de infiltraciones o de inyecciones.

No todas las personas tienen la misma piel, por este motivo, los resultados difieren aunque se siga un mismo tratamiento. Para que quedes realmente satisfecha con tu tratamiento de ácido hialurónico reticulado debes acudir a un especialista de confianza para que te aconseje sobre la mejor forma de solucionar tus inquietudes.