Las arrugas en la cara de los hombres se producen por gestos tan cotidianos como reírse o fruncir el ceño. Sin embargo, no son estas muecas tan comunes la única razón de que se originen ya que hay múltiples factores que analizaremos al detalle.

Arrugas en la cara de los hombres: estas son las que surgen primero

En torno a los 30 años, comienzan a visibilizarse en el hombre los primeros signos de envejecimiento facial, aunque cada persona es diferente y la edad no es el factor más determinante. La genética será un elemento diferenciador, existiendo además múltiples factores que adelantarán o retrasarán la aparición de estas arrugas. En este sentido, el sol, el tabaco, ganar peso, la obesidad e, incluso, ciertos gestos marcarán la diferencia entre el cuándo y el cómo se muestran.

Las primeros signos de envejecimiento facial suelen aparecer en la frente. Por un lado, los músculos de la cara se contraen varias veces al día, durante toda la vida. Desde temprana edad arrugar la frente es un gesto cotidiano que se acentúa cuando nos hallamos con el sol de frente. Además, el sol no solo es contraproducente para la cara por la contracción que conlleva, las largas exposiciones a los rayos ultravioleta no son beneficiosas para la piel. De hecho, en muchos casos la frente permanece expuesta durante todo el día. En consecuencia, se deshidrata la piel y afloran las arrugas.

Algo más tarde se dibujan en el rostro las patas de gallo y las del contorno de ojos, generalmente con posterioridad a las de la frente, aunque el orden no es exacto. Estas pequeñas arrugas se forman alrededor de los ojos, y como en las anteriores, el gesto es el causante directo, pero el sol y los radicales libres favorecerán indirectamente su aparición.

¿Pueden prevenirse de algún modo?

Prevenir y retrasar la aparición de las arrugas en la cara del hombre es posible, y con el cuidado adecuado podemos mejorar su aspecto, apreciando la mejoría desde los primeros días. Por este motivo, nunca es tarde para empezar a cuidarse. Evitar las largas exposiciones al sol y utilizar cremas de protección solar adecuadas y de calidad resulta imprescindible.

Fumar no es nada recomendable para muchos aspectos de la salud, tampoco para el bienestar de la piel. No obstante, no solo fumar es perjudicial, la exposición como fumador pasivo al humo resulta igualmente dañino para la piel.

En este sentido, una buena higiene facial, acompañada de cremas y lociones de calidad resulta necesario para mantener la piel hidratada. Sus beneficios se harán visibles desde la primera aplicación.

Dormir y descansar las horas necesarias, o por el contrario, la falta de sueño, se trasladará directamente al aspecto de la cara de manera positiva o negativa, respectivamente.

En cuanto a las arrugas o líneas de expresión la conclusión es clara: la prevención y los cuidados son decisivos para retrasar su aparición. Para ello, existen tratamientos en forma de cremas y lociones altamente efectivos, como es el caso del ácido hialurónico o la hidroxiapatita cálcica. Con su administración regular lograremos ganar la batalla a los signos del envejecimiento facial, también en los hombres.