Las pequeñas arrugas en los ojos al sonreír forman parte de la propia expresión del rostro. Por eso, cuando se buscan tratamientos para eliminarlas o reducirlas prima la naturalidad.

La expresividad de la cara puede verse dañada si se recurre a tratamientos demasiado agresivos o invasivos. Aunque afortunadamente en la actualidad hay numerosas formas de disminuir estas arrugas y mejorar el aspecto del rostro sin resultados drásticos.

¿Son lo mismo las arrugas en los ojos que las patas de gallo?

Las arrugas que se forman alrededor de los ojos son las llamadas líneas de expresión que, con el tiempo, pueden dar lugar a las temidas patas de gallo.

Las líneas de expresión suelen salir a medida que avanza la edad. Sin embargo, independientemente de los años, cuando se sonríe, aparecen. La pérdida de colágeno y elasticidad pueden provocar que estas líneas se transformen en arrugas. Hay ciertos gestos como la mala visión, que obliga a apretar los ojos, que ayudan a que se formen estas líneas.

Si unimos el paso de los años a este tipo de gestos, las arrugas se convertirán en permanentes alrededor de los ojos. Por otra parte, las patas de gallo son el siguiente paso a las arrugas de expresión. Son surcos más profundos en la piel y están plenamente formadas.

Arrugas en los ojos al sonreír: redúcelas con resultados naturales

Los tratamientos para eliminar o reducir esas arrugas en los ojos han avanzado a gran velocidad en los últimos años. Cada vez se busca más naturalidad, es decir, que el resultado final no altere la expresión de rostro sino que rellene los surcos provocados por las arrugas para aportar mayor firmeza y juventud. Estos son algunos de los mejores tratamientos no invasivos para reducir las arrugas en los ojos:

Microinyecciones con ácido hialurónico

Esta técnica es de las más eficaces que existen con resultados totalmente naturales. A través de unas inyecciones se rellenan los surcos que han dejado las arrugas y las líneas de expresión alrededor de los ojos. De esta forma se deja una mirada más tersa y una piel rejuvenecida.

Toxina botulínica tipo A

El tratamiento con toxina botulínica está especialmente indicado para las arrugas más profundas del rostro. Ayudan a que las arrugas más intensas, como las patas de gallo desaparezcan o, al menos, se reduzcan de forma considerable.

Su efecto suele durar entre tres y seis meses y el resultado, siempre que realice la técnica un experto en medicina estética es bastante natural.

Hilos tensores alrededor de los ojos

Los hilos tensores son una de las mayores innovaciones de los últimos años en el campo de la estética. No son un tratamiento agresivo o invasivo y el paciente no corre ningún riesgo puesto que estos hilos se reabsorben por el propio cuerpo.

Para hacer disminuir las arrugas se colocan los hilos a su alrededor, gracias al colágeno crearán un efecto lifting en el área y rellenarán las arrugas de forma natural. Su resultado es visible de forma inmediata y su duración es de aproximadamente un año y medio aunque depende de factores externos.

Tratamiento PRX-T33

Este tratamiento puede eliminar las arrugas y líneas de expresión, además los resultados son óptimos y se consiguen de forma inmediata. Consiste en un producto que contiene ácido tricloroacético y peróxido de hidrógeno, que combinados aportan los beneficios de un peeling sin que se produzcan resultados abrasivos en la piel.

Se realiza sin agujas y favorece la estimulación de los fibroblastos y los factores de crecimiento, todo ello sin generar inflamación al paciente.

Las arrugas alrededor de los ojos y las patas de gallo son consecuencias de la edad y de ciertos gestos, pero gracias al avance de la medicina estética se pueden reducir y eliminar de forma natural con tratamientos específicos en clínicas estéticas de calidad.