La celulitis y el café son dos conceptos que han ido de la mano desde hace tiempo. Y es que, aunque parezca una paradoja, el café es el mejor aliado de la celulitis y, a su vez, su mayor enemigo.

Este remedio centenario parte de las propiedades básicas del café: la cafeína y los antioxidantes. Ambos elementos son increíblemente eficaces e útiles para deshacerse de la celulitis a corto plazo. Su función inicial era dilatar los vasos sanguíneos de la piel, sobre todo en mujeres, para tensar sus tejidos. Hoy en día, sin embargo, es el exfoliante casero más utilizado entre ellas para tonificar el cuerpo.

El café ayuda a tu celulitis

​Así pues, a nivel externo, el café puede acabar con la celulitis. Como ya hemos comentado, gran parte se debe a sus propiedades antioxidantes que ayudan a la circulación. En este post vamos a detallar por qué es bueno y por qué no para tu celulitis y, al final, se adjuntará una receta para que puedas preparar el remedio tú solo en tu casa.

La cafeína es buena…, si no la tomas

Cuando hablamos de celulitis, en realidad, nos estamos refiriendo a las bolsitas que aparecen en la piel y que le dan una apariencia similar a la de la piel de una naranja. Estas se forman por la acumulación de grasas en la zona del tejido subcutáneo. Es aquí donde entra en juego la cafeína, ya que su consumo produce retención de líquidos y esto contribuye a aumentar los efectos de los depósitos de grasa. Así, no solo el café favorece la formación de celulitis sino, en general, todos los alimentos que contengan cafeína.

Sin embargo, el café debe diferenciarse del resto de alimentos con cafeína, ya que tiene otras utilidades que le convierten en un superalimento en materia de tratamiento de celulitis.

Hay que tener en cuenta que no solo la cafeína es la culpable del aspecto de tu piel, sino que la celulitis puede ser debida también por una mala alimentación e hidratación, por temas genéticos o por un estilo de vida sedentario. Aquellas personas más propensas a la retención de líquidos también son más susceptibles a tener celulitis.

Nótalo en tu piel: exfoliante de café

Como bien hemos mencionado, la propiedad antioxidante del café es buena para poder liberar toxinas. Aún así no solo sirve para eliminar la celulitis, sino que también puede ayudar a mejorar el aspecto de tu piel en general. Si observamos los componentes de las mil y una cremas anticelulíticas podemos ver como la mayoría incluyen la cafeína como ingrediente. Así, si no quieres dejarte el dinero en cremas y productos químicos, el café es el remedio casero y barato que necesitas. Pero si quieres algo más eficaz a corto plazo siempre puedes probar algún anticelulítico intensivo.

La receta mágica

Para poder preparar el exfoliante en tu casa solo necesitas café, aceite de oliva y agua. El procedimiento es el siguiente:

1. Mezclar una taza de café molido (la cantidad puede variar según la zona que se quiera tratar) con 3 cucharaditas de agua caliente. Remover hasta que quede una pasta y agregar 3 cucharadas de aceite de oliva. Dejar reposar entre 10 y 15 minutos

2. Antes de aplicarlo en la zona conflictiva hay que limpiar bien el área con agua caliente.

3. Aplicar el exfoliante haciendo movimientos circulares en dirección de las agujas del reloj.

4. Enjuagar con agua tibia, combinada con fría. Secar con palmaditas y toalla suave.

Como conclusión, es importante destacar que hay que conocer el café y saber cuáles son sus múltiples propiedades y funcionalidades. Un buen amigo como exfoliante, pero tu enemigo en temas de retención de líquidos y celulitis.