La carboxiterapia consiste en una técnica aplicada para combatir la flacidez, grasa localizada y celulitis. Mejora la piel y reduce la grasa, siendo un método mínimamente invasivo. Se basa en la aplicación de gas dióxido de carbono con pequeñas infiltraciones en los tejidos afectados por vía subcutánea.

Puede parecerse a la mesoterapia pero guarda sus diferencias, que analizaremos detenidamente más adelante.

¿Qué es la carboxiterapia y cuáles son sus aplicaciones?

El dióxido de carbono (CO2se trata de un gas natural incoloro e inodoro desprendido en la respiración, que es producido de forma natural por humanos, animales de tierra y plantas. Su uso es muy seguro siendo muy utilizado en múltiples aplicaciones médicas.

Al aplicar este gas en las zonas que queremos mejorar, da como resultado la oxigenación de las células corporales. Además, mejora la circulación sanguínea y se reduce la grasa acumulada. Esto hace que se rebaje la celulitis y las marcas de cicatrices y estrías haciendo que se noten menos.

Crea mejor apariencia en la piel porque aumenta el colágeno en ella. Los tejidos son más firmes con esta terapia, haciendo que la piel parezca que ha rejuvenecido y esté más tersa. Por ello, es un tratamiento recomendable en cara, ojeras, cuello, estómago, brazos, nalgas y piernas.

Microinyecciones de dióxido de carbono

No es un tratamiento doloroso puesto que el pinchazo se hace con microagujas para hacer el mínimo daño posible. Lo normal es no sentir mucho más que un pequeño enrojecimiento o escozor en la zona, como mucho.

Las microinyecciones localizadas se hacen con un equipo con control de dosis, velocidad, temperatura y tiempo de infección en función del tratamiento y caso. Se usa actualmente para reducir grasa, mejorar la piel, combatir estrías y celulitis.

Una cosa tan sencilla como infiltraciones de dióxido de carbono debajo de la piel puede ayudar a solucionar los problemas antes mencionados con eficacia. El organismo es capaz de segregar serotonina, catecolaminas e histamina para dar lugar a la dilatación vascular y relajación del tejido subcutáneo.

En algunos casos tiene un efecto parecido a realizar ejercicio físico ya que el cuerpo genera serotonina tras ejercitarse. Pero algo que no hace el deporte y sí esta terapia es mejorar los resultados en la grasa subcutánea.

Este tratamiento puede ser complementado con masaje subdérmico microalveolar o presoterapia. Cualquiera de ellos ayuda a aumentar la difusión de gas a tejidos adyacentes.

En todo caso, mejora la calidad de la piel, alivia síntomas de celulitis como la pesadez y reduce el volumen de la zona.

Lo mejor es que con todas estas ventajas es igualmente una terapia sencilla de aplicar, aunque solo pueden hacerlo expertos, que son los que pueden controlarlo todo perfectamente debido a sus conocimientos

carboxiterapia

La carboxiterapia puede ser complementarse con un masaje subdérmico microalveolar o presoterapia

Diferencias entre carboxiterapia y mesoterapia

Aunque en términos de método, resultados y condiciones a tratar pueden parecer similares, el método no. La mesoterapia corporal lo que en realidad inyecta son vitaminas, medicamentos y minerales, siendo una técnica indolora con buenos resultados en flacidez, celulitis y obesidad localizada.

¿Cómo se realizan estos tratamientos?

Dependiendo de la zona que vayas a tratar, se suelen requerir de 5 a 10 sesiones, valorable según el efecto terapéutico que se busca. Pueden ser más. Es recomendable hacer unas 2 sesiones semanales. No hay que guardar reposo tras las sesiones, pero sí se debe evitar la exposición directa al sol en los siguientes 2 días.

Actúa de diferente forma contra estrías, ojeras y celulitis. Por ejemplo, en las ojeras mejora la red capilar de los párpados inferiores con una inyección pequeña haciendo que desaparezca el color azulado u oscuro en ojeras.

Contra las estrías propicia la reparación del colágeno. Contra la celulitis aumenta los niveles de pH y crea una falta de suministro de oxígeno para que el cuerpo reaccione dilatando sus vasos sanguíneos, incremente los niveles de oxígeno y active el metabolismo.

¿Se pueden aplicar en cuerpo y cara?

La mesoterapia puede ser facial o corporal. La mesoterapia facial borra líneas de expresión, arrugas, da luminosidad al rostro y mejora la flacidez en cara, escote y cuello. La corporal se hace en zonas localizadas para reducir celulitis, flacidez y grasa.

La carboxiterapia también se utiliza en rostro y cuerpo, devolviendo la vitalidad y elasticidad del rostro que se pierden con la edad. En cuerpo también reduce flacidez, grasa y celulitis.

¿Tiene algún tipo de riesgo?

No hay que preocuparse si después de las infiltraciones se tienen dolor, pinchazos, sensación de frío, sensación de calor, hormigueos o hematomas, ya que es algo que puede suceder en algunos casos tras la carboxiterapia.

Este tratamiento ha de ser realizado por profesionales médicos cualificados y con experiencia. Aunque cada vez haya más centros de belleza que ofrecen este servicio, es recomendable ir a centros médicos especializados.

Antes de decantarse por carboxiterapia y mesoterapia la persona se ha de informar muy bien sobre el profesional que va a realizarlo, qué conocimientos y experiencia tiene y dónde se va a hacer este tratamiento. Se han de estudiar todos estos datos y tomar una decisión acorde a ellos.