Las cartucheras son una de las zonas corporales que más preocupan a las mujeres ya que es la parte del cuerpo en la que se concentra una mayor acumulación de grasa. Las causas, como veremos más adelante, son fisiológicas y hormonales. Es un problema que puede verse agravado según el estilo de vida que llevemos (alimentación, falta de ejercicio, etc) y que puede eliminarse cambiando los hábitos y con tratamientos estéticos específicos.

¿Qué es esa acumulación de grasa en las caderas?

Se conoce como cartucheras o pistoleras a la zona que abarca los muslos y glúteos del cuerpo de la mujer. Es una zona en la que la grasa se almacena con mayor facilidad. Uno de los motivos radica en que esa zona es la encargada de atrapar la grasa y localizarla con el fin de evitar el daño a otros tejidos del organismo.

La acumulación de grasa y celulitis son dos problemas que vienen de la mano. La explicación es que al haber un aumento de la grasa en determinada zona del cuerpo, dicha zona suele ser más propensa a la aparición de celulitis.

La otra causa de su aparición es hormonal, de ahí se explica que las mujeres la padezcan y los hombres no.

¿Por qué las mujeres tienen cartucheras y los hombres no?

Las mujeres tienen casi un 10 % más de grasa que los hombres, ¿por qué? La respuesta se encuentra en las hormonas. La mujer tiene una mayor cantidad de estrógenos cuyas funciones hacen que nuestro cuerpo esté preparado para el embarazo y la lactancia. La retención de grasa en la mujer comienza con la llegada de la menstruación. Esto ha dado lugar a numerosos estudios que han llevado a algunos científicos a afirmar que la grasa acumulada por la mujer formará parte de la leche materna y será conducida por ésta para formar el cerebro del bebé.

Esta cantidad mayor de estrógenos interfieren directamente en la capacidad que tiene nuestro organismo en quemar calorías tras la comida. Y son estas calorías no quemadas las que se acaban convirtiendo en grasa acumulada, también llamada grasa circulante.

Los hombres acumulan en menor medida las grasas en su cuerpo, ya que éstas no vienes dadas por trastornos hormonales, su aparición radica en otras cuestiones como el ritmo de vida: alimentación, sedentarismo, consumo de tabaco y alcohol… En el caso de los hombres, aparece en la edad adulta y se suele concentrar en la zona abdominal, dando lugar a un mayor volumen en la zona de la barriga.

¿Por qué salen las cartucheras?

Podemos hablar de una cuestión fisiológica y hormonal en cuanto a la aparición de las molestas cartucheras, pero hay una serie de factores que contribuyen a acrecentar su aparición. Estos son los que más influyen:

  • Alimentación: una dieta alta en grasas y/o azúcares no contribuye a tener un buen estado de salud en general. En el caso de la acumulación de grasa, el consumo de alimentos de este tipo no hace más que agravar el problema y hacerlo aumentar.
  • Sedentarismo: la falta de ejercicio físico aumenta las posibilidades de padecer un problema de grasa localizada y celulitis en la zona de las cartucheras. Muchas horas sentada, prendas ajustadas o trabajos sedentarios son algunas de las causas más frecuentes. Para combatir este problema intenta incluir breves descansos en el trabajo cada hora aproximadamente y aprovéchalos para mover las piernas, hacer estiramientos o una pequeña secuencia de ejercicios.
  • Factores genéticos: este es un factor que cada vez cuenta con mayores evidencias que demuestran que los genes determinan una predisposición mayor para desarrollar este tipo de problemas. Esto quiere decir que genéticamente somos más susceptibles a desarrollar el problema, pero no quiere decir que no podamos poner medios para evitarlo o paliarlo, en la medida de lo posible.
  • Problemas de retención de líquidos: la retención de líquidos provoca aumento de peso e hinchazón. Para evitar que el problema vaya a más e influya en el tamaño de la zona de las cartucheras, son recomendables los drenajes linfáticos. Estos masajes drenantes pueden realizarse bien de forma manual o con aparatología. En el caso de un tratamiento estético, lo recomendado es el tratamiento con presoterapia. La actuación sobre las linfas conseguirá aliviar el problema de la retención y tendrá unos resultados notables desde el principio.

¿Cómo eliminarlas?

¿Qué medidas podemos tomar para eliminarlas o evitar su aparición? Veamos alguna de ellas:

  • Alimentación sana: en primer lugar, es muy importante desterrar por completo de nuestra alimentación las grasas no saludables y los azúcares. Por grasas no saludables nos referimos a la bollería, y productos industriales, fritos, etc. En su lugar, sustituye esos alimentos por grasas saludables como la del aguacate, pescado azul, frutos secos, semillas (chía, lino…), legumbres y, cómo no, el aceite de oliva.
  • Vida activa: en este punto, además del ejercicio, incluimos la eliminación de bebidas alcohólicas y gaseosas, tabaco, sedentarismo…
  • Hacer ejercicio: la actividad física es una de los hábitos más saludables que podemos implementar en nuestra rutina diaria. Si no estás acostumbrada a hacer deporte o no sabes por dónde empezar, no te pierdas estos ejercicios para acabar con la grasa que se acumula en las caderas. Cuando establezcas una rutina y lleves un cierto tiempo realizándolos, notarás los resultados, tanto en la firmeza de la piel como en la reducción del volumen y la grasa.
  • Tratamientos estéticos: los tratamientos en cabina son grandes aliados para combatir problemas de este tipo. En el caso de las cartucheras, la recomendación es realizarse un tratamiento de mesoterapia, que es un tipo de tratamiento estético para eliminar cartucheras sin cirugía. Es un procedimiento totalmente inocuo con una duración de unos 30 minutos por sesión. Un tratamiento muy eficaz a la hora de mantener la firmeza de la piel y reducir la grasa y celulitis localizada.

Como has podido comprobar, las cartucheras o pistoleras son un problema que las mujeres estamos destinadas genéticamente a sufrir. Pero al igual que hay factores que lo agravan o predisponen a su aparición, también hay soluciones y métodos para eliminarlas para que no tengas que sufrir más con este antiestético problema.