La celulitis en los hombres es una realidad. No solo es un problema típico de las mujeres, y aunque en menor medida, el género masculino también lo padece. Las causas son muy variadas, aunque la principal hace referencia al sedentarismo y el sobrepeso.

Es cierto que en el hombre, la celulitis no suele notarse tanto como en el sexo opuesto. Pero en ambos casos existe la posibilidad de tratarla.

Causas de la aparición de celulitis en hombres

Mientras que los orígenes de la celulitis en la mujer son debidos a problemas hormonales, específicamente por la pérdida de estrógenos, el hombre no presenta esta circunstancia, debido a que su organismo produce en menor medida dicha hormona.

En el caso masculino se dan causas que no siempre presentan las mujeres:

  • Diferencias en la dermis. Los hombres tienen una piel más gruesa; esto hace que los efectos de la celulitis no se muestren tan claros, a pesar de padecerlos. Por eso, no es típica en ellos la famosa piel de naranja que se presenta en la mujer.
  • Cuando existe un consumo de grasa abundante, el organismo necesita guardar aquella que no puede asimilar. Esto provoca que esta sea acumulada en zonas del cuerpo, haciendo que sea complicado eliminarla tiempo después, dando lugar a la conocida celulitis. Aunque en la mujer funciona igual, las zonas de almacenamiento corporal cambian.
  • El factor hereditario es otra causa en la aparición de celulitis en el hombre. En este sentido, se producen diferentes tipos, según su desarrollo, yendo de la blanda a la edematosa. Así, es más probable una causa hormonal o la falta de tono muscular, además de una piel más fina de la común.
  • La escasa movilidad y una actividad diaria sedentaria fomentan su aparición. El tono muscular es lo que permite al hombre prevenirse de la celulitis. Pero cuando hay una falta de músculo, por lo general, suele ser propicia la grasa y, por ende, más posibilidades de generarse.

Celulitis en hombres: áreas corporales más afectadas

Debido a sus diferentes complexiones, la celulitis no se presenta por igual en el hombre que en la mujer. En esta, suele darse, generalmente, en los glúteos y las piernas, mientras que en aquellos suele hacer acto de presencia en el abdomen, debido a la acumulación de grasas.

Las zonas que más suelen afectar al sexo masculino son las siguientes:

  • El abdomen. Como se ha expresado anteriormente, es la zona más propicia en el hombre para que aparezca la celulitis. Hay que tener en cuenta que es la parte del cuerpo que mayor acumulación de grasa presenta, en referencia al género masculino.
  • Los muslos son otra zona muy propicia, sobre todo en aquellos dados al sedentarismo. Permanecer sentados por muchas horas al día es motivo de que se vayan acumulando nódulos adiposos, que favorecen esta circunstancia. Un trabajo de oficina o un problema de movilidad van a aumentar las posibilidades.

Técnicas para combatir la celulitis

Existen muchas posibilidades para tratar la celulitis. Todos los tratamientos son aptos tanto para el hombre como para la mujer. Algunos resultan evidentes, pero no está de más enumerarlos:

  • Una dieta saludable, baja en grasas saturadas, donde resalte el consumo de verduras y fruta, así como carnes magras.
  • Ejercicio diario y fitness, con el fin de combatir el sedentarismo y reducir la grasa de muslos y abdomen. Además, con la actividad física se mejora la circulación sanguínea, oxigenando el cuerpo y manteniéndolo sano.
  • La mesoterapia es un método estético muy recurrido. Se trata en aplicar microinyecciones con distintos medicamentos, que consiguen reducir los nódulos grasos.

La celulitis en el género masculino puede ser tan común como en la mujer, si no se practica una vida saludable. Factores genéticos pueden estar implicados, pero existe tratamiento.