En verano, la piel necesita aún más cuidados que en invierno. Por eso, utilizar crema after sun es fundamental, ya que nuestra piel está muy expuesta al sol, se broncea y puede llegar a quemarse. Una buena hidratación marca la diferencia entre una piel sana y radiante y una seca y dañada. Este tipo de crema es un aliado crucial para los meses de verano, una manera de hidratar en profundidad y cuidar de tu piel tras un baño de sol.

Hidratante o after sun. ¿En qué se diferencian?

Las cremas hidratantes mantienen la hidratación del cuerpo y ayudan a que vuelva a un estado óptimo. Sin embargo, el after sun permite que la piel se rehidrate, es decir, que recupere la hidratación que ha perdido al estar expuesta al sol y evita la descamación, ese proceso tan molesto que aparece tras el moreno, que provoca que la piel muerta se vaya desprendiendo. Además, baja la temperatura corporal que ha aumentado por el sol y prolonga el bronceado, ya que al mantener la piel más hidratada y sana, permite que mantenga su color moreno durante más tiempo.

De qué están compuestas

La composición del after sun es lo que lo convierte en una crema perfecta para recuperar la piel tras tenerla expuesta al sol. Suele llevar menta, que tiene efecto calmante y evita el enrojecimiento; también aloe vera, una planta muy utilizada en el cuidado de la piel para hidratar y reparar el tejido tras la acción del sol.

El siguiente ingrediente es el alfa-bisabolol, un compuesto derivado de la manzanilla que permite tratar quemaduras y actúa como antiinflamatorio. El D- pantenol, promueve la formación de nuevos tejidos y funciona como regenerador. Por último, encontramos el extracto de caléndula, que calma y cicatriza, ayudando a reparar los efectos de los rayos UV.

En cuanto a los componentes de las cremas hidratantes, hay mucha más variedad y una gran gama de olores y acabados. Su principal objetivo es hidratar la piel a diario, por eso no encontraremos todos los compuestos anteriores para regenerar o proteger la piel. Es común encontrar fórmulas con aloe vera o D- Pantenol, que actúan como hidratantes para mantener una piel joven. Pero sobre todo, están compuestas por almendras, leche de coco o karité, hidratantes muy potentes. Algunas incluyen aceites esenciales para aportar más aroma.

Por qué utilizar after sun después del sol

Tras la exposición al sol, no solo cuando se quema la piel, hay que utilizar este producto para regenerar, recuperar e hidratar la piel. En verano, el sol, el agua del mar y de la piscina, perjudican gravemente tu piel, por eso, tras una jornada veraniega disfrutando del sol, debes aplicar crema after sun. Sus propiedades calmantes y regeneradoras hacen que la piel se rehidrate por completo, la ayudan a regenerarse y evitan la descamación de la misma.

Por otra parte, usarlo siempre es una forma de mantener una piel más sana y más bronceada, porque este producto ayuda a mantener y alargar el moreno en la piel.

Además, tras un día tomando el sol, la temperatura corporal aumenta y este producto ayuda a reducirla, facilitando que la piel se calme, recupere su estado natural y no se enrojezca ni se reseque.

Por último hay que destacar que ayuda a reparar el fotoenvejecimiento. El sol envejece la piel, pero este efecto se puede parar. La clave está en la hidratación y este producto rehidrata la piel en profundidad tras la afectación de los rayos del sol.

Cómo aplicar correctamente el after sun

Para beneficiarte de todas las ventajas anteriormente señaladas, es muy importante que apliques la crema after sun de manera adecuada. Es muy sencillo, pero con estos pasos siempre podrás sacarle el máximo partido.

Lo primero que hay que saber es que no se recomienda utilizar after sun del año anterior, porque puede haber perdido sus propiedades.

En cuanto a la rutina a seguir, apunta los siguientes consejos:

  1. Aplica una cantidad generosa de crema after sun tras la ducha. Es el mejor momento para hacerlo ya que la piel se encuentra ligeramente húmeda.
  2. No tengas miedo a pasarte, ya que su textura es muy ligera y se absorbe rápidamente.
  3. Aplícalo en todo el cuerpo, incluso en las zonas que no han estado expuestas directamente al sol.
  4. Recuerda que hay que utilizarlo siempre que se tome el sol, y no solo cuando se sufran quemaduras.

El cuidado de la piel es una parte fundamental para mantenerla sana y joven, por eso en verano el uso de crema after sun después de tomar el sol es tan importante. Mantendrás tu piel cuidada, hidratada y con un aspecto inmejorable.