Es habitual preguntarse cuándo hace efecto el ácido hialurónico una vez que se ha inyectado. Los rellenos faciales son tratamientos rápidos y prácticamente indoloros que hidratan y dan volumen a la piel. Sus efectos estéticos son reversibles y, dependiendo de la edad, pueden durar entre 8 meses y un año.

El efecto del ácido hialurónico en la cara

Tu cuerpo genera ácido hialurónico de forma natural. La flacidez y la pérdida de volumen e hidratación se deben a que el cuerpo pierde su capacidad para producirlo. Por este motivo, el ácido hialurónico es uno de los pilares básicos cuando se habla de relleno y rejuvenecimiento.

La forma de aplicarlo es mediante pequeñas inyecciones, y las áreas en las que más se utiliza son las patas de gallo, la frente, labios y pómulos, es decir, en las líneas de expresión. El procedimiento no suele exceder de una hora, pero el tratamiento en sí no suele superar los 30 minutos tras aplicar la anestesia.

Duración de los efectos del ácido hialurónico en el rostro

Este tratamiento puedes realizarlo durante todo el año, puesto que, por norma general, no tiene ningún efecto secundario. Puedes apreciar sus beneficios de manera inmediata y su efecto se pierde de forma progresiva, por lo que en torno a los ocho o diez meses, según la técnica empleada, la dosis, el metabolismo del paciente y el mantenimiento diario, será necesario reaplicar.

Lo ideal es no dejar pasar demasiado tiempo entre una y otra sesión, pues así conseguirás no volver nunca al estado inicial. La mejor recomendación es realizar una visita periódica a nuestros especialistas para que supervisen el avance y pauten las sesiones con mayor acierto, ya que en ciertos casos se podría realizar un nuevo tratamiento a los tres meses.

Duración de los efectos del ácido hialurónico en el cuerpo

Al igual que se utiliza en el rostro, el ácido hialurónico también se puede utilizar para el tratamiento de artritis u otras enfermedades asociadas a las articulaciones. Es un producto muy codiciado tanto en medicina estética como en medicina regenerativa.

No hay que olvidar que forma parte del líquido sinovial y que, a lo largo del día, se degrada un tercio, aunque también se recupera de manera parcial. Con el paso del tiempo, la destrucción es mucho más rápida que su recuperación.

Se pueden realizar infiltraciones en las cápsulas sinoviales para favorecer la lubricación de la articulación y reducir el desgaste del cartílago. Esto minimizará el dolor asociado a la artrosis y otras patologías con síntomas análogos.

Como es un producto biodegradable, no suele haber un problema de rechazo, pero, precisamente por ello, es necesario repetir las infiltraciones cada cierto tiempo. Además, el ácido hialurónico mantiene al colágeno en su sitio, lo que implica que tiene una función tanto estructural como estética, manteniendo la piel rellena y tersa.

Ácido hialurónico en inyecciones o cosméticos

En definitiva, el ácido hialurónico es una de las moléculas más eficaces, versátiles e importantes. Si te lo inyectan en las articulaciones, aumentará su lubricación y te ayudará tanto a reducir el dolor como a conservar el cartílago.

Por otro lado, si se inyecta bajo la epidermis, rellenará las arrugas del rostro e impulsará la generación natural de ácido hialurónico. Como es un producto biodegradable, es necesario inyectarlo de forma periódica, aunque esta periodicidad variará de una persona a otra.

Puedes utilizarlo de forma tópica en distintos cosméticos, pero nunca será tan inmediato y efectivo como una inyección. Por otro lado, no te aporta ningún beneficio si lo consumes, porque es un polisacárido que se metaboliza como cualquier otro azúcar. Por eso, lo más efectivo es acudir a una clínica profesional para que un médico te realice un tratamiento eficaz.