La depilación de las axilas con cera es una práctica que debe hacerse con especial cuidado. La zona axilar destaca por contener una gran cantidad de ganglios. Estos forman parte del sistema inmunitario del cuerpo y tienden a inflamarse cuando existe una infección.

Cuando se aplica cera en esa zona, pueden ocurrir pequeños percances que podrían desencadenar en la inflamación de los ganglios. Por este motivo, siempre se aconseja la mano de un profesional.

¿Es malo depilarse con cera las axilas?

Hay que señalar que hay casos excepcionales en los que no se recomienda esta práctica. Por ejemplo, personas que presentan una determinada enfermedad o ante la toma de medicamentos que podrían desembocar en la inflamación de esta zona.

Pero por lo general, no se puede definir como algo malo depilarse las axilas con cera. Hay que tener en cuenta que esta parte del cuerpo es muy sensible, por lo que se requiere gran precaución a la hora de manipularla.

Es imprescindible que la persona no realice por su cuenta la depilación en este área debido a su fragilidad. Acudir a un profesional estético es crucial, con el fin de tener un control exhaustivo ante la aplicación de cera.

¿Qué sucede cuando este tipo de depilación se hace de forma incorrecta?

La cera puede no ser beneficiosa por varios motivos:

  • Los pelos se encarnan y su extracción puede ser costosa.
  • Es dolorosa si lo comparamos con otros métodos depilatorios.
  • Produce irritación, causa lesiones y quemaduras.
  • Puede llegar a inflamar los ganglios linfáticos por su proximidad.

Cada axila contiene alrededor de treinta ganglios linfáticos. Estos pueden dañarse al retirar la cera de la piel que los recubre. Una mala maniobra puede crear una microlesión en la piel, dando como resultado la inflamación.

Por otro lado, al eliminar de esta forma el vello, este tiende a debilitarse, teniendo dificultades para superar la membrana de la epidermis. Cuando esto sucede, se suele inflamar la zona, apareciendo pústulas y provocando dolor y escozor. En estos casos será necesaria una consulta al médico, ya que puede llegar a ocasionarse una infección bacteriana.

El uso de la cera se acompaña generalmente de dolor, aunque, con el tiempo, muchas personas se acostumbran al mismo. No todas las pieles se adaptan bien al contacto con la cera. En muchas personas se da una reacción alérgica en forma de sarpullido, seguida de picazón. Esta aparece en forma enrojecida, generalmente con puntos rojos.

Uno de los peligros a tener en cuenta cuando se manipula la cera es la temperatura. Sin duda, para la depilación se requiere que esté caliente, pero hay que encontrar un calor que no sea tan abrasivo para la esta zona, debido a su fragilidad. Suele ser un efecto común de la quemadura el oscurecimiento de la piel cuando no se ha aplicado correctamente. Esta es la consecuencia menos deseable, estéticamente hablando, para las personas que usan este método depilatorio.

Precaución cuando se hinchan los ganglios axilares

Es sencillo adquirir la cera para el proceso depilatorio. Muchas personas pueden ver factible realizar esta práctica en sus casas, suponiéndoles un ahorro económico. Pero, ¿merece la pena correr el riesgo de una infección por una incorrecta depilación? El mismo intento de llevarlo a cabo implica asumir la posibilidad de acudir a una consulta médica por infección.

Evitar un susto y un periodo de recuperación incómodo es posible, siempre que uno se ponga en manos de un profesional. La zona axilar es verdaderamente muy delicada, por contener un número muy alto de ganglios, necesarios para la defensa del organismo frente a todo tipo de infecciones.

Cuando los ganglios se inflaman, la primera reacción es de pánico, ya que estos se asocian a enfermedades graves. Pero esto no es siempre así. Los seres humanos somos susceptibles de un número amplísimo de infecciones, que pueden provocar la inflamación de ganglios en diversas partes de nuestro cuerpo.

El sistema linfático se incluye en el sistema inmunitario del organismo. Este se activa ante la amenaza de una infección vírica o bacteriana, exteriorizándose mediante la inflamación de los ganglios. En lo que respecta a la depilación con cera, esta puede producir una pequeña lesión en la piel, ocasionando rojeces. A su vez, y si la persona se rasca o se toca con las manos sucias, corre el peligro de infectarse, respondiendo ésta con la inflamación de ganglios.

Siempre se aconseja preguntar al médico ante cualquier duda que surja, sobre todo si se experimenta malestar corporal.

¿Hay que evitar la depilación de axilas con cera?

En principio, la depilación con cera no es recomendable para gran parte de la población que, por diferentes motivos, muestra mucha sensibilidad o forma parte de un grupo de riesgo ante enfermedades infecciosas.

La posibilidad de hacerse una herida próxima a los ganglios supone una desventaja en personas que sufren enfermedades que afectan a su sistema inmunológico. Ante un diagnóstico como la diabetes o si el paciente tiene mala circulación, se desaconseja por completo esta práctica. Del mismo modo, hay que tener especial precaución con la toma de ciertos medicamentos, sobre todo los que alteran las defensas del organismo.

Para evitar cualquier problema y garantizarse la seguridad de una correcta depilación, sin afectar directamente a la salud, el mejor método es la depilación láser. Con ella, la persona se asegura un procedimiento indoloro, que no conlleva efectos secundarios.

El láser está recomendado, precisamente, para la depilación en pieles sensibles. Además tiene un gran beneficio, no tener que someterse a la depilación de forma frecuente, ya que elimina el vello desde la raíz, evitando su futura aparición. Tras las sesiones que decida el profesional, el usuario no tendrá que preocuparse de los problemas aquí tratados, especialmente en lo que respecta al sistema linfático.

La depilación definitiva es elegida cada vez más por las personas que buscan comodidad y una mejor estética, anteponiendo su salud.

Depilarse con cera es un método que se ha empleado durante mucho tiempo, pero que no siempre ha dado los resultados esperados, sobre todo cuando ha motivado infecciones en los ganglios linfáticos de las axilas. No a todas las personas se les recomienda este tipo de depilación, por eso el láser es la alternativa idónea para la mayoría.