¿Es la celulitis dolorosa? Cuando se presenta en un grado avanzado y se muestra dura o edematosa, la celulitis duele en muchas ocasiones. Quienes padecen este último tipo suelen tener exceso de peso, además de retener líquidos, causando así problemas en la circulación sanguínea. Analizamos causas, grados de esta acumulación de grasa en el cuerpo y posibles soluciones.

Factores que pueden hacer empeorar la celulitis

La celulitis puede aparecer a cualquier edad, siendo más típica en la mujer por sus condiciones físicas. En cambio, en el caso del hombre se da en un porcentaje menor, debido a que su organismo predispone la grasa subcutánea en unidades más pequeñas con respecto a la mujer.

Aunque no en todos los casos unos determinados factores actúan por igual en un cuerpo u otro, por lo general estas causas empeoran la aparición de la celulitis:

  • La toma excesiva de cafeína, ya que repercute directamente en la reducción de los vasos sanguíneos, dificultando la circulación y la correcta oxigenación de los tejidos, además de favorecer la retención de líquidos.
  • Los anticonceptivos, que pueden adelantar el proceso celulítico en un estado de gravedad mayor, por provocar una alteración hormonal, asociada a este padecimiento.
  • Usar ropa ajustada, ya que esta dificulta la circulación de la sangre.
  • Mantener posturas inadecuadas, como cruzar las piernas, que afecta también al torrente sanguíneo.
  • Una mala alimentación, donde se consuma excesiva sal, que conlleva a retener líquidos. El consumo de alcohol y tabaco, que repercute en la buena circulación sanguínea. La ingestión constante de productos procesados o elevados en azúcar, que fomenta la acumulación de grasas. También un exceso diario en el consumo de proteínas o la falta de verduras y frutas en la dieta son causantes de que empeore la celulitis.
  • Llevar una vida con demasiado estrés y ansiedad aumenta los riesgos de padecer este problema.
  • Tener una vida sedentaria, sin la práctica de deporte frecuente, puede provocar que aparezca en un grado avanzado durante la juventud.

La celulitis puede doler… dependiendo del grado

La celulitis se distingue por presentarse de diferentes tipos y en distintos grados. Teniendo en cuenta que puede darse de forma generalizada o localizada (dependiendo, muchas veces, del exceso de peso), dura o blanda (en función de si se ha llevado una vida sedentaria o si se practica deporte), así como la también conocida edematosa, que es menos frecuente pero dolorosa (caracterizada por presentarse junto a la obesidad y en pacientes jóvenes), los grados se clasifican de la siguiente manera:

  • Grado I: es la típica que aparece durante la juventud. Estéticamente es la menos visible, ya que se requiere efectuar una gran presión para visualizar los pequeños hoyuelos que la caracterizan.
  • Grado II: en este grado la celulitis se hace más perceptible visualmente al ejercer una menor presión sobre la zona donde se localiza.
  • Grado III: a medida que avanzamos gradualmente, es más sencillo divisarla. Es así como en este grado se puede percibir frente a un espejo. En cambio, en posición de descanso, cuando se está tumbada en la cama, se hace menos evidente.
  • Grado IV: es el estadio más avanzado, en el que se suele sentir dolor con el mínimo roce, notándose la piel de área afectada más dura. Se caracteriza además por presentar edemas y sufrir retención de líquidos. Es perceptible en cualquier circunstancia, sin requerir una mínima presión en la zona.

La celulitis puede llegar a ser un problema de salud que transciende al plano psicológico, afectando a la autoestima. Llevar una vida saludable y practicando deporte de manera usual puede prevenir su aparición o degradación. Además, existen diferentes tratamientos estéticos y medicoestéticos que logran reducirla e, incluso, eliminarla, como sucede al aplicar el anticelulítico reductor y el anticelulítico intensivo. Técnicas indoloras y no invasivas que devuelven el equilibrio a la estructura del tejido adiposo.