Las manchas marrones en la piel pueden aparecer por diversas razones. Hay que tener en cuenta el tamaño y la sensación que producen al tacto, si presentan abultamiento o son pigmentaciones en la piel.

Las causas de estas pueden ser muy variadas, desde el efecto de haberse expuesto al sol de manera prolongada a la respuesta del organismo hasta un problema de origen interno. Sea cual sea la causa, y según las circunstancias por las que se den, es posible tratarlas para lograr hacerlas desaparecer o disimularlas un poco.

Manchas marrones en la piel: las causas de su aparición

Es necesario entender qué significan cada una de las manchas oscuras que se dan en la epidermis. Aunque en muchos casos son benignas, en otros se remiten a causas que deben ser tratadas médicamente, ya que van más allá de una razón estética.

Manchas por exposición solar

El lentigo solar, como su nombre indica, es el resultado de una exposición a la luz solar. Esta altera la melanina, que contiene las células de la piel, cambiando su pigmentación y ocasionando pequeñas máculas de color marrón.

En principio, no tienen por qué suponer un riesgo para la salud, pero se debe tener en cuenta que la exposición directa a los rayos ultravioletas provoca hiperpigmentación y puede causar alteraciones en la piel precursoras de malignidad.

Las más conocidas, como consecuencia de la luz solar, son las pecas y los lunares comunes.

  • Las pecas, aunque tienen un origen genético, se fomentan con los rayos UV. Son más comunes en personas de piel blanca.
  • Los lunares pueden aparecer desde el nacimiento, presentándose en todas las personas. También es posible adquirirlos a cualquier edad, siendo necesario revisarlos, en caso de que cambien su estructura.

Manchas por envejecimiento

Las manchas forman parte del envejecimiento corporal. Con los años, van haciéndose visibles en aquellas zonas del cuerpo que han estado en contacto con el sol. Suelen ser simétricas y llegan a alcanzar 2 milímetros de diámetro, tornándose muchas de ellas a una tonalidad oscura.

Manchas por enfermedad o patologías

Desgraciadamente, existen enfermedades que afectan a un número cada vez más amplio de la población. Estas, junto a diversas patologías, producen efectos en la piel, evidentes en muchos casos.

  • Los melasmas forman parte de este grupo y se causan por cambios hormonales, más presentes en el género femenino. Son normales durante la menopausia y el embarazo. También los encontramos ante cambios en la tiroides o como consecuencia de la toma de anticonceptivos. Tienen forma de parche y se exteriorizan más con la exposición solar.
  • La acantosis nigricans se define por oscurecer partes de la piel del cuello, ingles y axilas, engrosando esas zonas de la epidermis. Padecer de trastornos endocrinos y hormonales parecen ser las causas de estas manchas, además de reacciones medicamentosas.

Tips para prevenir las manchas oscuras en la dermis

Teniendo en cuenta que muchas de las causas de la aparición de estas manchas están motivadas por el sol, la primera recomendación se encamina a protegerse del mismo, no exponiéndose por mucho tiempo. Especialmente, las personas con una epidermis más clara deben cuidarse más de los rayos UV, por representar un factor de riesgo por cáncer de piel. Por ello es imprescindible utilizar un protector solar incluso en invierno.

También, si hay sospecha del efecto de un medicamento sobre la piel, el paciente deberá ponerse en contacto con su médico para exponerle sus dudas. Disimular las manchas de la piel es posible. Aunque existen muchas causas por las que aparecen, pueden ser tratadas con el fin de preservar una buena estética, siendo necesario vigilar su evolución de forma periódica mediante la visita regular a la consulta de un dermatólogo.