Actualmente, son muchas las personas que buscan métodos para eliminar grasa abdominal sin necesidad de someterse a intervenciones quirúrgicas. A continuación, hablaremos de algunos de estos tratamientos, pero es imprescindible combinarlos con unos buenos hábitos saludables. El ejercicio diario y la dieta variada son dos elementos imprescindibles si queremos que la grasa abdominal sea eliminada por completo.

Además, hay que tener en cuenta que la grasa localizada en la zona del abdomen no es solo una cuestión de estética. También hay que tener en cuenta que un exceso es un indicador de mala salud y hace que aumente el riesgo de padecer algunas enfermedades.

¿Por qué se produce la grasa abdominal o localizada?

Nuestro cuerpo tiene una mayor tendencia a acumular grasa en algunas zonas concretas entre las que destaca el abdomen. Así, esta es una de las primeras zonas en las que engordamos si no nos estamos cuidando debidamente. De hecho, en nuestro cuerpo existen dos tipos de grasa: la que se deposita bajo la piel en el tejido celular subcutáneo y la metabólicamente activa o grasa parda. Esta última es la que se sitúa en la zona del abdomen y de no eliminarse rápidamente, se deposita sobre los órganos y produce complicaciones.

Tanto es así que uno de los indicadores de salud es medir el perímetro de la cintura. Si este se encuentra por debajo de 102 centímetros en el caso de los hombres y por debajo de 88 en el caso de las mujeres, no habrá de qué preocuparse. Si el perímetro es superior, se recomienda disminuirlo cuanto antes porque se aumenta el riesgo de padecer ciertas enfermedades. Entre ellas, destacan la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares y también puede afectar a algunas actividades como la sexual en el caso de los hombres.

Métodos para eliminar la grasa abdominal

Seguidamente, puedes ver algunos de los cuidados o tratamientos que te permitirán eliminar la grasa localizada o al menos disminuirla. Estos que te contamos no requieren la intervención quirúrgica, por lo que no tenemos que enfrentarnos a los riesgos propios de ese tipo de intervenciones. Son los siguientes:

Estilo de vida saludable

Una dieta correcta que no contenga más calorías de las recomendadas diariamente es esencial. Además, cada uno de los alimentos debería ser saludable, evitando los ultraprocesados y alimentos refinados con un exceso de azúcares. Lo mejor que se puede hacer para comer sano es utilizar frutas y verduras de temporada, poniendo especial atención en ingerir las 5 piezas recomendadas diariamente. Por otra parte, es imprescindible realizar ejercicio físico de forma regular. Es imprescindible realizar de 20 a 30 minutos de ejercicio al día, aunque sea un deporte ligero como caminar o bailar. El tipo de ejercicio a realizar ha de ser cardiovascular mezclado con ejercicios de fuerza. La combinación nos permitirá movilizar y quemar la grasa más fácilmente con actividades tipo bicicleta, correr, caminar rápido, bailar o nadar. Sin olvidar, la importancia de una buena hidratación. Es importante, beber como mínimo 2 litros de agua al día.

Tratamientos con presoterapia

Esta técnica se basa en un drenaje linfático utilizando aire, para lo que la persona debería utilizar un traje neumático. Este traje puede utilizarse sobre todas las zonas del cuerpo o seleccionar aquella que queremos tratar específicamente, como el abdomen. La presión de aire se realiza con sentido ascendente, de modo que se consigue activar la circulación sanguínea, el sistema linfático y también romper acumulaciones de grasa. Esto permitirá podrán desenmascarar toxinas que después se eliminan gracias a la circulación linfática.

Mesoterapia corporal

Este tratamiento consiste en infiltrar de forma superficial algunos principios activos que actuarán en las zonas de celulitis y grasa localizada. En estas inyecciones se introducen sustancias químicas procedentes generalmente de vegetales. Estas sustancias son principios activos como vitaminas, minerales y aminoácidos que ayudan a la eliminación de la grasa. Además, también ayuda a rejuvenecer la piel y eliminar arañas vasculares o celulitis.

Sonohidrolipólisis

También conocida como hidrolipoclasia. Es un tratamiento que se basa en la infiltración de suero hipoosmolar y posterior aplicación de ultrasonidos donde existe un exceso de tejido graso. Estos ultrasonidos, que se emiten con un equipo de cavitación, generan una vibración capaz de romper la membrana de los adipocitos (células de grasa) y el tejido graso de esa zona. Así, los restos de células destruidas se eliminan a través de la circulación sanguínea y linfática, cuya última etapa es la orina. Si bien es necesario aplicar anestesia, la recuperación es inmediata y los resultados pueden verse tras 4 sesiones de 90 minutos.

Venus Legacy

Este tratamiento se realiza con una plataforma de radiofrecuencia que emite un campo magnético. Este campo provoca un calentamiento de la zona de trabajo y eso termina disminuyendo la grasa localizada en la zona aplicada. Además, también ayuda a la tonificación del cuerpo y crea un efecto lifting donde se aplique. Sirve para estimular la curación de las células cutáneas y, por tanto, rejuvenece el aspecto cutáneo.

Radiofrecuencia corporal – Tecnolipoplastia Focal

En este caso, vamos a administrar energía sobre la piel, pero aplicada a través de la electricidad y ondas electromagnéticas. Este tipo de energía va a favorecer la destrucción de las células adiposas siendo su eliminación de forma sencilla a través del sistema linfático.

LPG Endermology

En este caso, se realiza un masaje con ayuda de una máquina que tiene unos cabezales que ayudan a movilizar la grasa. Es un tratamiento adecuado para casos no muy extremos y es una gran ayuda para las zonas más difíciles. Se recomienda especialmente para combinar con unos buenos hábitos de alimentación y ejercicio.

Vela Smooth

Este aparato combina la vacumterapia junto con luces infrarrojas y radiofrecuencia. La idea es aplicar calor, succionar las zonas de la piel y también combina con un masaje mediante rodillos. Estas tres partes logran un efecto sinérgico para la eliminación de grasa al destruir las células de grasa, movilizarla y estimular el sistema linfático y circulatorio.

En definitiva, estos métodos para eliminar grasa abdominal sin acudir a la cirugía son muy efectivos. Son una opción muy considerable para reducir la grasa localizada e iniciar unos hábitos de vida saludables que nos ayuden a mantener la figura. Así conseguiremos sentirnos mejor por razones estéticas, pero también aumentaremos la salud.