Conocer qué son las petequias es aconsejable a todo el mundo, pero en especial para todas aquellas personas que tengan muchas manchas o lunares en la piel. Estas pequeñas manchas de color rojizo son siempre redondas. Son lesiones vasculares con contenido hemático extravasado en la piel, como si se tratasen de puntos de colores.

A simple vista, es una alteración de la piel que aparece de color rojo y que, gradualmente, va adquiriendo un color púrpura. En sus etapas finales, puede verse en un color azulado o incluso morado oscuro. Según los médicos, hay que analizar las causas por las que aparecen para poder determinar enfermedades subyacentes o clarificar su benignidad.

Causas de la aparición de petequias

En sí, son un signo de enfermedad hematológica, relacionadas con un bajo recuento de plaquetas (trombocitopenia). También pueden aparecer si se aplica una presión extrema a los tejidos. Se caracterizan por no decolorarse al aplicar presión y, de por sí, suelen aparecer con frecuencia ante problemas de coagulación. Otras causas pueden ser los problemas hepáticos, la falta de vitaminas o incluso los golpes y pinchazos intensos. En muchas ocasiones, van ligadas a la celulitis.

Las causas infecciosas podrían estar detrás

Algunas de las causas infecciosas de la aparición de las petequias están relacionadas con enfermedades como el citomegalovirus, la Neiseseria meningitidis, el tifus, la escarlatina, endocarditis o incluso la malaria. Por otro lado, también hay causas no infecciosas para explicar su aparición. Algunas de ellas son la hipocalcemia, la enfermedad celíaca, el síndrome de púrpura trombocitopénica idiopática, la eritroblastosis fetal, el lupus o la deficiencia en vitamina K. Además, su aparición también se puede deber a los efectos secundarios de determinados fármacos como la Warfarina, el naproxeno, la heparina, aspirina, la cortisona o incluso la penicilina. Tratamientos contra el cáncer, como la quimioterapia y la radioterapia, también pueden propiciar su aparición

Cómo tratar estas manchas rojas en la piel

Para poder eliminarlas con remedios naturales, se puede hacer uso de plantas medicinales o tratamientos físicos que ayuden a mejorar la circulación sanguínea. Como en muchas ocasiones aparecen por un traumatismo intenso, lo mejor es aplicar una compresa muy fría en la localización exacta para disminuir la inflamación producida.

La alimentación ayuda

Por otro lado, también es importante llevar a cabo una alimentación rica en vegetales que pueda proporcionar la cantidad de vitamina K necesaria para la coagulación adecuada. Por ejemplo, sería ideal preparar batidos verdes con vegetales crudos, como espinacas, pepino, apio, espárragos y manzana. Además, la fibra puede ayudar a expulsar los líquidos que muchas veces quedan retenidos alrededor de las petequias. El tomillo puede ser una planta medicinal totalmente apta para poder desinflamar y abordar esta alteración. Tan solo habría que dejar reposar unas hojas en alcohol de vino durante varias semanas y posteriormente aplicarse sobre la zona.

Otros remedios naturales

También, es importante aplicar las hojas de aloe vera para poder desinflamar y ayudar a que circule la sangre adecuadamente. Además, es recomendable combinarlo con aceite esencial de árbol de té verde realizando un suave masaje. Con solo unas gotas al día puede ayudar enormemente.

Los tratamientos estéticos

Con respecto a tratamientos médico estéticos, la electrocoagulación o el tratamiento con láser para eliminar la extravasación sanguínea es una buena solución para este tipo de problemas en la piel. También, en muchos casos, puede tratarse la celulitis (también causante de esta alteración) con tratamientos como radiofrecuencia o presoterapia. La mesoterapia también está indicada para mejorar aspectos como la retención de líquidos y la celulitis. En todo caso, dependerá de la causa subyacente el que se aplique un tratamiento u otro.

No cabe duda de que las petequias constituyen una alteración que no debe dejarse pasar desapercibida. Por eso, es imprescindible que un médico especialista pueda orientarnos y darnos el diagnóstico definitivo, para aplicar los remedios y tratamientos con el fin de eliminarlas.