La recuperación postparto en verano preocupa a las mujeres que han afrontado la maternidad en la época estival. Muchas mamás dan a luz en verano y, ¿sabes qué?, también tienen múltiples ventajas. Sin duda, el buen tiempo, el menor estrés de la vida diaria y otros aspectos son fundamentales para aprovechar al máximo esta estación. Conoce algunos consejos para recuperar la figura y la salud durante el verano tras el parto.

Recuperando la figura en verano tras dar a luz

Tu cuerpo es un gran conjunto de mecanismos que va a luchar por adaptarse a determinadas situaciones. Después del embarazo, es normal sentir el cuerpo más agotado, especialmente durante los 45 días siguientes. Puedes sufrir incluso los llamados “entuertos” o contracciones que provocan que tu útero vuelva a su tamaño anterior. Es posible que padezcas insomnio, sofocos, que algunos días tengas una cierta tristeza… pero es importante que intentes poner el máximo de tu parte para recuperarte.

Dieta equilibrada

Sin duda, las hormonas están disparadas, ¡un hándicap para el control y recuperación del peso! La alimentación es una poderosísima herramienta para comenzar a establecer un balance equilibrado hormonal. El desequilibrio puede llegar a producir un aumento excesivo de peso. ¿Por dónde debes empezar? Por suprimir los alimentos con kilocalorías vacías.

Los alimentos que están poco industrializados y que se pueden obtener directamente de la naturaleza van a ser lo que, con mayor preferencia, debes tomar. Algunos ejemplos son las verduras, las hortalizas y las frutas. Por otro lado, si tomas alimentos de origen animal, debes escoger aquellos que se hayan criado de forma ecológica. Por ejemplo, siempre es mejor escoger huevos que provengan de gallinas que hayan estado en libertad o carnes que provengan de un animal que haya pastado hierba. Este punto es de suma relevancia porque así evitaras muchos tóxicos que hoy se encuentran en los alimentos y que, por consecuencia, pueden alterar las hormonas.

Suprime los alimentos excesivamente industrializados, como puede ser la bollería, las galletas, los alimentos light y todos aquellos que tengan excesivos edulcorantes y conservantes.

También tendrás que controlar los antojos. Recuerda que el mejor snack de la tarde puede ser una fruta. En caso de que sientas un poco de “bajón”, puedes recurrir al cacao 100 % natural sin azúcares añadidos, ya sea para condimentar un trozo de fruta o un lácteo. Procura también escoger aperitivos saludables y marcar las horas de las comidas para no llegar con excesiva hambre a la comida o cena.

Recuerda beber abundante líquido, preferentemente agua, para recuperarte pronto. Puedes preparar zumos caseros o incluso tomar infusiones de té con hielo para afrontar mejor el calor mejor. En todo caso, escoge helados de hielo más que helados cremosos si tienes este tipo de apetencias.

Ejercicio

Sin duda, recuperar el vientre a base de tonificar los músculos adyacentes es más que importante. Los ejercicios de Kegel pueden ayudarte a recuperar la tonicidad del vientre, evitar incontinencias, fortalecer ligamentos y recuperar la flexibilidad. Estos ejercicios están indicados para verano, especialmente porque puedes realizarlos en casa.

Procura evitar las horas de mayor calor. Puedes hacer actividades en el agua, como el aquagym, que pueden fortalecer la musculatura. Asimismo, las caminatas por las mañanas o a últimas horas del día también están muy indicadas. Además, siempre puede acompañarte tu bebé. Eso sí, recuerda cubrirle bien con una gorrita, sombrilla y ropa adecuada, además de la respectiva crema solar.

También puedes realizar ejercicios de estiramientos en casa, como los basados en el yoga o en pilates. Actualmente existen muchos cursos online de estas dos actividades, así que ¡consigue pronto tu esterilla para empezar!

Cómo tonificar la piel y el tejido celular subcutáneo

¿Sabías que tienes disponibles muchos tratamientos médico – estéticos que pueden ayudarte a recuperar la figura después del parto? Recuerda que desde la primera semana ya te puedes poner en manos de profesionales para empezar con ellos. Siempre y cuando no estés lactando a tu bebé o ya hayas dejado de hacerlo podrías realizar algún tratamiento médico estético.

La conocida mesoterapia con cellutrix es un método que elimina la celulitis y, además, puede aumentar la tonificación de la piel. Sin duda, provoca un poderoso efecto degradante de grasas y drenante, por lo que los resultados son más que eficaces. Además, lleva incorporadas distintas fórmulas de compuestos, como aminoácidos, ácido hialurónico y otros para poder aportar más vitalidad a los tejidos.

Por otro lado, la radiofrecuencia también puede ser la solución. Es un método que puede ayudar a eliminar la grasa del abdomen, mientras aporta un efecto lifting. Sin duda, es una de las terapias más enfocadas a disminuir la flacidez del tejido, así como a aportarle mayor vitalidad.

Ante todo, debes procurar tener paciencia. Es una etapa en la que tu cuerpo vuelve a la calma y puede necesitar de un cierto tiempo.

Lo mejor es que también, si puedes, recurras a la lactancia, puesto que así puedes ayudar a equilibrar las hormonas que van a tonificar el vientre y devolverte el peso adecuado. Sin duda, visita a tus profesionales para que te indiquen qué tratamientos adaptados debes realizar para recuperarte lo antes posible.