La piel del rostro se ve sometida a muchísimo estrés a diario. El frío, el calor, los cambios bruscos de temperatura, las expresiones faciales, la gravedad y un largo etcétera son los responsables de que el paso del tiempo haga mella en tu rostro. Cuando comienzas a darte cuenta del paso del tiempo normalmente ya has pasado los 35 y entonces piensas ¿puedo rejuvenecer el rostro a los 40 años?

Lo ideal sería cuidarla desde los 20 para retrasar al máximo posible los signos del envejecimiento, pero lo cierto es que hasta que no te aproximas a los 40 no le das tanta importancia. ¿Qué tipo de cosmético utilizar? ¿Existen trucos para que la piel recupere la luminosidad? ¿Funcionan realmente los cosméticos específicos o da igual qué utilizar mientras sea una crema? ¿Es cierto eso de las cremas específicas en función de cada tipo de piel o puedes utilizar cualesquiera?

Todas estas preguntas tienen una respuesta clara. Existen cremas específicas para pieles maduras y para pieles jóvenes, al igual que también existen cosméticos para pieles grasas, secas, pieles con líneas de expresión o con arrugas y un largo etcétera.

Trucos para el cuidado diario de la piel

Hay varias pautas imprescindibles como son la higiene diaria por la mañana y por la noche, hidratación, fotoprotección y un peeling como mínimo una vez al mes, dependiendo del tipo de peeling escogido. Todo ello con los productos adecuados mejorará la textura, luminosidad y calidad de tu piel.

Limpiar el rostro

Tanto por la mañana como por la noche es fundamental limpiar el rostro: por la noche para quitar los restos de maquillaje, polvo, bacterias y la polución a la que estás sometida durante todo el día y por la mañana para preparar la piel para un día nuevo y limpiar la grasa y las toxinas que eliminas durante la noche.

Es esencial utilizar un producto que no irrite, que sea adecuado para tu tipo de piel y posteriormente aclarar la piel con agua tibia.

Tonificar

El tónico es el gran olvidado y eso es debido a que pocas personas conocen su función real: se encarga de mantener la humedad en tu piel y es esencial usarlo a diario.

Contorno de ojos y labios

Ahora sería el momento indicado para que te apliques un contorno en las áreas más finas de tu rostro: labios y ojos. Debes escoger el producto adecuado para que te ayude a difuminar las molestas líneas de expresión.

Hidratación

Tras tonificar, si tu piel necesita algún tipo de cuidado extraordinario es el momento idóneo, si no, sería el momento de que te apliques una crema hidratante adecuada a tus necesidades.

Protección

Esta acción durante el verano por lo general se hace bastante bien, pero hay que tener en cuenta que los rayos solares están ahí durante todo el año, por tanto, debes utilizar un factor de protección solar los 365 días del año. El sol es uno de los factores de envejecimiento prematuro más extendido por ello si realmente quieres lucir una piel bonita has de protegerla frente a la radiación UVA y UVB.

Para estar bella por fuera no solo has de cuidar tu exterior, sino que también tienes que cuidarte por dentro. No debes olvidar que somos agua, por tanto tu cuerpo ha de estar hidratado. Las frutas y las verduras van a incorporar la cantidad de nutrientes y vitaminas que necesitas para que la piel se mantenga firme y elástica.

Elimina los azúcares, consume frutas y verduras frescas, cereales integrales y proteínas sin grasas, además de practicar un poquito de ejercicio al menos tres o cuatro veces por semana.

Tratamientos específicos para el cutis a los 40

Todo lo que se ha hablado hasta ahora es para realizar una rutina diaria en casa, pero en numerosas ocasiones necesitas la ayuda de tratamientos especializados. Para obtener un mejor resultado deberías combinar los tratamientos medico-estéticos con los cosméticos.

Cuando la piel está realmente muy deshidratada y con arrugas profundas, se puede optar por tratamientos específicos de mesoterapia facial con ácido hialurónico para que se pueda recuperar y reestructurar el volumen de la piel, además de hidratarla en profundidad.

Los hilos de PDO y las suturas Silhouette te pueden ayudar a tensar aquellas zonas más castigadas. Son reabsorbibles y restablecen el colágeno de forma progresiva y gradual. Por otro lado, los productos como Radiesse realizan un efecto lifting y, además, tienen la capacidad de estimular la producción de colágeno y elastina, además de rellenar depresiones y reintegrar volúmenes.

Otro de los productos más utilizados es Ellanse, que es un novedoso relleno dérmico que induce la formación de colágeno y disminuye la flacidez del cuello y del rostro. Aplicado en los pómulos puede dar un mayor volumen y un aspecto de piel joven y renovada. Mantiene la piel tersa y elástica y también se puede utilizar para el rejuvenecimiento de manos y escote.

Gracias a todos estos tratamientos no querrás quitarte años, sino aprovechar tu experiencia y lucir la edad que tienes con buena cara. Te mereces ser tu mejor versión cada día.