La retención de liquidos en hombres es un hecho, aunque suele ser más común en la mujer debido a cuestiones hormonales, son muchos factores que los provocan.

Mantener el equilibrio orgánico es necesario para evitar los síntomas que produce este padecimiento, al que a veces no se le da la importancia que requiere.

Retención de líquidos en hombres: estas son las zonas donde más se acumulan

El hombre, si lo comparamos con la mujer, sufre en menor medida de retención de líquidos. Muchas veces, debido a alteraciones ambientales o medicamentosas, el cuerpo puede mostrar dificultades de excreción. Lo mismo sucede cuando aparece una deficiencia en los riñones o un problema circulatorio.

Entre las características de la retención está una evidente hinchazón que, en algunos de los casos, se puede apreciar a simple vista en determinadas zonas del cuerpo. Esta acumulación en los diferentes tejidos puede originar dolor y molestia.

Partes del cuerpo más afectadas

  1. En las piernas y tobillos. Por lo general, se siente una gran pesadez al acumularse el líquido en ellas. Por eso, permanecer mucho tiempo en pie o estar expuesto durante un largo periodo al calor producirá esta molestia en aquellos hombres propensos a retener líquidos. La fatiga se incrementa con la aparición de este problema, sobre todo si se padece de sobrepeso.
  2. Manos y pies. Las manos tienden a enrojecerse, al mismo tiempo que se hinchan, dificultando la agilidad de los movimientos. En el caso de los pies, la sensación de pesadez se puede volver en dolor al permanecer parado. El calor suele ser el culpable más común en estas circunstancias, en las que también influyen una mala circulación, así como las causas nombradas anteriormente.
  3. En los brazos. Suele ser más típico sentir la acumulación de líquido en los brazos cuando el sujeto permanece acostado. El agua se desplaza a estas extremidades, produciendo, en algunos casos, bastante dolor. Se puede hallar algo de alivio en un cambio postural, al inclinarse.
  4. En el abdomen. Una vida sedentaria propicia un aumento de la talla que, puede verse alterada, aún con más volumen, por la retención de líquidos. En este sentido, es normal verse con un abdomen hinchado ante la falta de actividad física y una insuficiente masa muscular. A este problema se le pueden añadir síntomas como acumulación de gases y problemas digestivos, a veces causados por una deficiente alimentación.

Cómo acabar con la retención de líquidos si eres hombre

Es posible eliminar la retención de líquidos manteniendo unos hábitos saludables, a pesar de que se padezcan ciertos problemas de salud que produzcan este síntoma. La prevención es lo más adecuado, sobre todo, cuando existe una propensión a ello.

Algunos trucos para acabar con los líquidos son los siguientes.

La práctica del deporte suave, como norma fundamental

El sedentarismo es culpable de la inflamación y la mala articulación, por eso, hacer ejercicio suave, como caminar durante, al menos, treinta minutos, es muy necesario.

Beber agua y productos diuréticos

El agua, ya sea en infusiones, zumos caseros e, incluso, café, de forma rutinaria, es indispensable. No hay que temer por la ingesta de agua, ya que esta no es la consecuencia de retener líquidos. Todo lo contrario, con la ayuda del agua se facilita la función de los riñones, activándose además la circulación sanguínea. Además, tomar productos diuréticos también ayuda en gran medida a su eliminación.

Los poros de la piel, que también cumplen con su función excretora, tienden a hidratarse y permanecer saludables, ayudando, mediante el sudor, a eliminar esos líquidos no deseables del organismo.

Elevar los tobillos y realizar movimientos circulatorios

Si la persona está acostumbrada a estar muchas horas de pie, es preciso el descanso, manteniendo los pies en alto, para desinflamar los tobillos, que suelen ser los más afectados. Además, hacer movimientos circulatorios aumentará el flujo sanguíneo en esta zona.

Masajear la parte afectada

El masaje sirve para activar la circulación y reducir la consecuente inflamación que interviene en la acumulación de líquidos.

Duchas de contraste: agua fría y caliente

Este es otro método para logra una mejor afluencia de sangre. También ayuda a sanear los poros de la piel y disminuir cualquier proceso inflamatorio.

Reducir el consumo de sal y azúcar

Tanto el azúcar como el sodio son grandes enemigos ante este padecimiento. Deben primar la fruta y la verdura frente a los alimentos precocinados o a la comida rápida, con altos niveles de sodio.

Tratamientos recomendados

Uno de los más demandados es la presoterapia, que consiste en la eliminación de líquidos mediante el calor propiciado mediante botas especiales, que hacen sudar determinadas partes del cuerpo para este fin.

El hombre padece, al igual que la mujer, la retención de líquidos, aunque en menor medida. Afortunadamente, existen posibilidades de combatir este inconveniente.