Las piernas son una de las partes más bonitas pero, en algunas ocasiones, de las más olvidadas de nuestro cuerpo. Exfoliar las piernas es el primer paso para conseguir unas piernas perfectas. 

Mediante una exfoliación se eliminan las impurezas de la piel, dejándolas con un tacto mucho más suave y libres de piel muerta. También es una forma de darles luminosidad, para que su aspecto sea mucho más bonito. Además, se trata de una técnica recomendada antes de la depilación, ya que permite que el vello corto, que todavía no ha salido o se ha enquistado se prepare para ser depilado.

¿Cuáles son los beneficios de exfoliar la piel?

La exfoliación es una práctica de cuidado corporal esencial para la piel por múltiples motivos, entre ellos, los siguientes. 

Piel sin impurezas

Las células muertas de la piel se acumulan en la capa exterior, y una exfoliación permite acceder a una capa de la dermis que es mucho más suave y con un aspecto más joven y saludable.

Técnica aliada de la depilación

La exfoliación previa a la depilación es uno de los pasos más recomendables, sea cual sea el tipo de depilación que se vaya a acometer. Es vital para prevenir los pelos enquistados, con las consecuencias negativas para el aspecto y salud de la piel que ello conlleva.

Potente antimanchas

La prevención de la aparición de manchas en la piel es posible, en parte, gracias a la realización de periódicas exfoliaciones. Una exfoliación realizada cada 15 días es muy eficaz para evitar estas manchas, además de aquellas que están asociadas al acné.

Efecto antiinflamatorio

Exfoliar correctamente las piernas debería ser un cuidado rutinario para contar con una piel verdaderamente sana. De otro modo se pueden producir inflamaciones en las capas superiores de la piel, provocando un mal aspecto como el de los conocidos como parches secos.

Potenciador de otros tratamientos

Además de ser una aliada de la depilación, también potencia otros tratamientos, como pueden ser los destinados a broncear la piel, reducir la celulitis o luchar contra el exceso de grasa. La exfoliación es el perfecto complemento de muchas otras técnicas de belleza.

Acción antienvejecimiento

Tras la exfoliación, quedan a la vista capas de la dermis que son más suaves y cuentan con un aspecto más joven. A esto se une el hecho de que una buena exfoliación previene el envejecimiento de la piel, gracias a que una limpieza profunda permite que las capas de la dermis se oxigenen.

Cinco consejos para exfoliar las piernas de manera sencilla

Exfoliar las piernas correctamente es una tarea sencilla, pero siguiendo estos consejos sus beneficios se verán potenciados, y se convertirá en una acción rutinaria y cómoda de impecables resultados.

Preparación previa al exfoliado

Antes de exfoliar la piel, es importante que esta esté humedecida para que el producto que se vaya a utilizar sea más efectivo y no cause daño. Igualmente, es recomendable que la piel no haya sido expuesta al sol en las últimas 24 horas, ya que podrían surgir irritaciones. Si ha habido una depilación el mismo día, se recomienda esperar otro día para realizar una exfoliación posterior, para que la piel no sufra.

Métodos de exfoliación

Existen diversos métodos de exfoliación, así como productos que pueden usarse. Desde los que se pueden adquirir en supermercados o tiendas especializadas de estética a los elaborados en casa con ingredientes naturales.

En cuanto a la forma de aplicación de los productos para exfoliar, lo más habitual es utilizar las manos en contacto directo con la piel a exfoliar, aunque se puede recurrir a un guante de crin que incremente el efecto exfoliante. Esta manopla es un accesorio realmente útil, ya que se encarga de eliminar a la perfección las impurezas de la piel gracias a su textura rugosa y áspera. A ello se une su poder drenante, por lo que resulta doblemente útil masajear la piel con él si se pretende disminuir la presencia de la celulitis.

Cómo se exfolia la piel paso a paso

Una vez que se tiene el producto exfoliante y se ha elegido el método, es importante llevar a cabo movimientos circulares sobre la piel previamente humedecida. Este movimiento no debe durar más de un par de minutos para no irritar la piel. Se deben evitar las zonas íntimas y hacerlo de abajo arriba, desde la zona del tobillo hasta el muslo. Una vez terminado, se retira el exceso de producto con agua tibia y una toalla.

Frecuencia de exfoliado

Exfoliar las piernas una vez a la semana es suficiente cuando se trata de pieles normales; en cambio, si la piel es grasa será necesario realizar este procedimiento dos veces por semana.

Hidratación

Una vez que se termina el ritual de exfoliado, es muy importante una correcta hidratación mediante crema hidratante o aceite corporal. La piel estará mucho más receptiva tras el exfoliado a este tipo de productos y absorberá sus propiedades.

Exfoliar las piernas es un hábito que se debe incorporar a cualquier rutina de belleza en relación con la piel. Se puede llevar a cabo antes de la ducha y no supone mucho tiempo, pero sus beneficios sí son muchos.