Tener acné en la espalda, además de ser antiestético, es incómodo y molesto para quien lo sufre, y si se suman los picores derivados del calor del verano llega a resultar muy desagradable. La solución en verano es llevar ropas frescas que no se pegue al cuerpo , pero ¿qué hacemos el resto del año con el llamado bacne (back y acne, en inglés)? El mejor remedio es intentar controlar la aparición de granitos en la espalda y si ya han salido, encontrar el mejor tratamiento para recudir sus marcas.

Motivos por los que aparece el acné en la espalda

Existen varias y muy diferentes razones por las que empieza a salir acné en distintas zonas del cuerpo, en particular la espalda. Aunque, en ocasiones puntuales, algunos granos aparecen sobre la piel en puntos extraños como orejas, nariz o piernas… esto sucede poco, siendo la mayoría de veces la parte trasera la que sufre su presencia. Según el lugar donde surjan esos granitos, el motivo será diferente:

  • El estrés: se manifiesta a través del cuerpo con dolores, alergias y también aparición de acné. Un estado constante de nervios, aceleración o simplemente, no parar durante el día puede provocar una mayor producción de grasa derivada de ese estrés corporal.
  • Las grasas y la sudoración: justo ese sebo en exceso y acumulación origina células muertas, bacterias y suciedad en la espalda que termina en el nacimiento de las espinillas. Además, esto puede estar relacionado con tener sudoración constante, en caso de que se haga deporte con frecuencia o se esté trabajando a altas temperaturas durante horas.
    Ya que precisamente, esa es otra causa del acné: el sudor. Si la piel no toma el aire o no transpira correctamente, la espalda mediante el uso de ropas ligeras y de material transpirable, el resultado son la aparición de granitos.

Otras causas relacionadas

La genética, medicamentos y alimentación. Sin ir más lejos, si los progenitores u otros familiares ya tienen granitos en su cara y otras zonas corporales, la genética puede ser la única culpable de haber heredado ese acné en las mismas partes.

No obstante, otra razón totalmente distinta está en llevar una mala alimentación a diario. Algunos nutrientes en su exceso consumo, como los hidratos de carbono, pueden alterar los niveles de azúcar y así, potenciar el acné. Del mismo modo, una dieta basada en muchas grasas saturadas o glucosa puede llevar a ese fin.

Por último, ciertos medicamentos como los antidepresivos tienen entre sus efectos secundarios la aparición de granitos en la espalda.

Cómo reducir las erupciones para mantener la espalda libre de granitos

  1. Primero, los expertos recomiendan utilizar una exfoliación suave y sin excesos al menos una vez a la semana con los productos adecuados. Estos no deben dañar la barrera cutánea de la piel, ya que se podría originar un efecto rebote. La idea no es extender la infección, sino dar un masaje correcto y eficaz al objetivo.
  2. Luego, es importante una hidratación continua utilizando cremas o productos jabonosos por la mañana y por la noche. Aplicar un jabón especial de efecto antiséptico en la parte dorsal para combatir el acné debe ser una tarea diaria.
  3. En tercer lugar, durante las duchas también es beneficioso el uso de una esponja suave para lavar y eliminar lo mejor posible la suciedad de la espalda. Recurrir a un objeto específico de ayuda para llegar a todas las zonas de ella es igualmente aconsejable.
  4. Por último, durante el día es muy importante que la piel adquiera la transpiración que necesita. Así, puede desprenderse de las células muertas y otras partículas sobrantes. Lo mejor para esto es usar camisetas que sean transpirables en zonas claves como la dorsal o axilas. La ropa apretada complica esa función, igual que llevar muchas capas de tejidos durante horas.

Cura para eliminar las cicatrices del acné

Se puede recurrir a los remedios naturales, pero también a los tratamientos estéticos y dermatológicos, que son los realmente efectivos a largo plazo. Entre los primeros están tanto los aceites como los suplementos que alivian las molestias ocasionadas por la presencia del acné. Por ejemplo, se recomienda el uso del aceite de árbol de té mediante un masaje suave. También el empleo de productos que contengan un buen porcentaje de zinc y ácido glicólico o ácido salicílico.

Otros remedios caseros son elaborar una mascarilla con bicarbonato de sodio mezclado con agua. También se puede recurrir a las excelentes propiedades del limón con su ácido cítrico y la miel con su acción contra anti-bacteriana. Una infusión de menta es beneficiosa porque el mentol es anti-inflamatorio o los retinoides de la clara de huevo ayudan con el crecimiento de células epiteliales.

Con estos sencillos suplementos naturales se pueden mejorar los efectos negativos del acné, pero igualmente es importante recurrir a tratamientos clínicos profesionales. En los peelings se emplean ácidos como el salicílico o el peróxido de benzoilo para luchar contra las marcas que dejan los granitos. Unas cuatro sesiones son suficientes para un primer objetivo de cura. Dejan los poros libres de impurezas y puntos negros.

Además, el uso de determinados productos cosméticos recetados por un especialista médico estético es otro punto a favor de la causa para la eliminación.

Así, combinando remedios y tratamientos junto a los consejos ya expuestos del día a día, es posible limpiar la espalda de los molestos granos que impiden lucir un cuerpo espléndido en verano. Los dos pasos son averiguar la posible causa del acné en la espalda y posteriormente, aplicar todas estas soluciones.