El acné es una patología común en la adolescencia, sin embargo, cuando se llega a la etapa de los 25 a los 30 años y se sigue padeciendo, este se denomina acné hormonal. Tal y como su nombre indica, está relacionado con las hormonas y afecta a casi un 30% de la población femenina y entre un 5% y un 7% a los hombres.

Esta molesta dolencia puede provocar brotes acneicos con la formación de granos en la edad adulta. Las zonas más afectadas suelen ser la zona de la mandíbula y el cuello. Por suerte, existen varios tratamientos estéticos para ponerle freno.

¿Qué es el acné hormonal?

Como hemos apuntado, el acné hormonal o tardío afecta a un 40% de la población, y de ese porcentaje, la gran mayoría son mujeres (75%-85%). Especialmente lo sufren aquellas que padecen problemas en los ovarios, como el síndrome de los ovarios poliquísticos.

La principal causa del acné son las hormonas. Cuando las glándulas sebáceas de nuestro cuerpo maduran en la adolescencia, se manifiestan provocando acné. En este momento el organismo produce demasiadas hormonas masculinas (andrógenos) que potencian la producción de sebo en estas glándulas y fomentan la aparición de granitos y espinillas.

¿Por qué aparece? Así afectan las hormonas a tu piel

Si bien el acné adolescente es común, al pasar los 25 años solo un 40% de la población sufre brotes acneicos, y entre un 75% y un 85% son mujeres. Sin embargo, en los hombres las hormonas se estabilizan mucho más. Este acné hormonal afecta más a las mujeres debido a que las hormonas siguen cambiando, de forma particular entre los 20 y los 40 años y luego durante la menopausia.

Hay tres factores principales que provocan esta variación de las hormonas en la mujer: el ciclo menstrual, el embarazo y la menopausia.

Una mujer durante todo el mes sufre alteraciones hormonales que oscilan y entre los días 14 y 28 del ciclo, la progesterona aumenta y se estimula la producción de sebo. Los niveles de progesterona y estrógenos están en su punto más bajo y la testosterona presenta un nivel mayor que las hormonas femeninas, esto causa más producción de sebo y por lo tanto más probabilidad de tener acné.

Otro momento en el que las hormonas están más alteradas y el cuerpo sufre estrés es el embarazo. En especial durante los tres primeros meses, las hormonas están variando de forma continua y es en este momento donde puede surgir con más frecuencia el acné. Si en este momento no se padece, es raro que más tarde se sufra.

Por último, en la menopausia el cuerpo de la mujer sufre profundos cambios. Cada vez se produce menos progesterona y estrógenos, y los niveles bajos de ambas pueden provocar sofocos, ciclos menstruales irregulares y diferentes problemas dérmicos como el acné.

Cómo acabar con el acné hormonal

Para tener este tipo de acné controlado, hay una serie de recomendaciones que se deben seguir, si bien es cierto, que lo más importante y recomendable es acudir a un profesional médico estético para que evalúe la situación y aplique el tratamiento más adecuado.

  • Una dieta rica en fitoestrógenos. Son hormonas naturales que se pueden encontrar en alimentos como vegetales, soja y legumbres. Además, el ejercicio diario, una vida activa y beber mucha agua mantendrá el cuerpo y la piel más sanos.
  • No utilizar productos comedogénicos. Son aquellos que pueden provocar inflamación con la aparición de puntos negros y es mejor evitarlos. A causa de la textura de este tipo de sustancias, pueden obstruir los poros y fomentar impurezas.
  • Acudir al médico estético para que examine la piel a fondo y proponga un tratamiento como los siguientes que se realizan en clínicas especializadas:

Oxigenación

Mediante este tratamiento se consigue limpiar la piel en profundidad. Se expone la piel a un nivel alto de oxígeno para que las imperfecciones puedan extraerse con facilidad, si este método se acompaña de una mascarilla puede resultar más efectivo.

Peeling químico facial

Este tipo de peeling dependerá de la afectación del acné, por lo que se utilizarán unos u otros productos. Una vez limpiada a fondo la cara y sin grasa se realizan pases por las zonas más afectadas con el producto indicado para eliminar las impurezas y fomentar que no reaparezcan.

Ácido hialurónico

Este ácido funciona rellenando la zona de la piel donde se inserta, en este caso puede ayudar a reducir las cicatrices provocadas por el acné hormonal.

Factores de crecimiento plaquetario

Este tratamiento se realiza mediante la infiltración de plasma rico en plaquetas que se extrae de la sangre del paciente. De esta manera se eliminan marcas creadas por el acné.

Como hemos analizado, el acné hormonal es bastante más habitual de lo que puede parecer, sobre todo en las mujeres. Lo causan las fluctuaciones hormonales, especialmente en momentos donde las hormonas están más alteradas, pero la buena noticia es que hay una gran variedad de tratamientos estéticos eficaces para frenarlo.