Las arrugas en el cuello y en el escote dan cuenta del paso de los años y de la entrada en la edad madura. Son difíciles de disimular porque se muestran en un lugar muy visible. Sin embargo, es posible luchar contra el envejecimiento. La clave está en la prevención y en los tratamientos que mejoran el aspecto de la piel del cuello.

¿Pueden prevenirse las arrugas formadas en el cuello?

La piel del cuello es delicada y sensible, y por ello es tan vulnerable al paso del tiempo. Con los años pierde firmeza y elasticidad, lo que se traduce en la aparición de arrugas. Ahora bien, es de vital importancia su prevención y cuidado para evitar su formación:

1. Cuidar la piel del cuello como la del rostro

Para ello, hay que extender la crema reafirmante que se aplica a la cara hasta el escote con movimientos ascendentes durante varios minutos hasta su completa absorción.

2. Exfoliación todas las semanas

De esta manera, se consiguen suprimir las células muertas para que la epidermis absorba bien los nutrientes, además se activa la microcirculación y la oxigenación de los tejidos.

3. Alimentación saludable y equilibrio interno

Los nutrientes que se toman son determinantes para la salud de la persona y, por supuesto, afectan al aspecto de la piel. Por tanto, resulta necesario llevar una dieta que sea equilibrada y sana, beber dos litros de agua al día para mantener una buena hidratación al tiempo que conviene aprender a gestionar el estrés y las emociones.

4. Protegerse del sol

El sol es fuente de energía, pero sus rayos son perjudiciales para la piel si no se toman las precauciones necesarias. De ahí que, para retrasar el envejecimiento, es crucial utilizar el protector solar de factor 50. Así, aparte de las arrugas se previene la aparición de manchas en la piel.

5. Un plan de ejercicios

Se pueden realizar ejercicios localizados en la zona para reforzar la musculatura del cuello y prevenir su flacidez. Por ejemplo, uno de ellos es colocar las manos en la parte alta de la nuca haciendo fuerza con los brazos al tiempo que se levanta la cabeza hacia atrás. Otro es tensar una sonrisa exagerada hasta que se tensen los músculos del cuello.

6. Cosméticos adecuados

Al igual que existen soluciones para eliminar las arrugas, también están los tratamientos que ayudan a prevenirlas. De hecho, lo aconsejable es retrasar la aparición de estas líneas de expresión utilizando los cosméticos adecuados. Las cremas hidratantes y reafirmantes son excelentes para ello, al igual que las que tienen un aporte extra de colágeno y de ácido hialurónico.

En función del tipo de piel, es aconsejable un tipo u otro de cosmético. Lo importante es que la epidermis se hidrate correctamente, se mantenga limpia y bien oxigenada. Así, tanto el cuello como el escote lucen más tersos y jóvenes.

Consejos para reducir las arrugas del cuello

Como se ha explicado, la prevención es crucial para mantener joven la piel del cuello y del escote. Sin embargo, el envejecimiento es inevitable, con lo que las arrugas y líneas de expresión al final aparecen. Eso sí, con los cuidados adecuados, son menos intensas y visibles.

Por eso, además de soluciones que previenen su aparición también es recomendable optar por tratamientos que facilitan su desaparición. Al hilo de ello, conviene señalar lo importante que es utilizar una opción u otra en función del tipo de arruga, porque todas no son iguales.

Las primeras arrugas que aparecen son las dinámicas. Se crean a partir de la repetición de ciertos movimientos. Con el tiempo se convierten en estáticas. Estas últimas surgen con el paso del tiempo porque la piel se descuelga, pierde elasticidad y tonicidad. El envejecimiento y el estilo de vida son factores determinantes al respecto.

Para conseguir disipar las arrugas existe una amplia variedad de tratamientos de medicina estética.

1. Hilos tensores

Se trata de una técnica no intrusiva, indolora y que no precisa cirugía. Es pura magia, puesto que los hilos tensores se insertan con una aguja, sin originar ninguna cicatriz, y así se tensa y rejuvenece la piel. El resultado es inmediato.

2. Radiofrecuencia

En este caso, la técnica de la radiofrecuencia ofrece resultados similares a los de un lifting, pero sin precisar cirugía. Existen varios sistemas, algunos utilizan una cánula que se introduce debajo de la piel para contraer los tejidos. En otros casos, se hace a través de la epidermis. Dependiendo del tipo de arruga y del estado de la piel se podrá utilizar un sistema u otro, aunque todos ofrecen buenos resultados.

3. Mesoterapia facial

La mesoterapia facial siempre ha sido una buena opción para tratar la flacidez. Se aplican microinyecciones que permiten revitalizar el cutis del rostro y del cuello.

Además de estos tratamientos, existen otras técnicas como los ultra sonidos, aplicaciones con láser o los peelings químicos.

En definitiva, lo importante es que las arrugas en el cuello se pueden prevenir con ejercicios, una vida saludable y tratamientos adecuados. Y, tras su aparición, se pueden erradicar con las soluciones que la medicina estética dispone para ello.