Mitos como que el colágeno engorda o si se debe tomar a partir de la tercera edad suelen confundir a muchas personas. Por eso, es hora de hablar con claridad acerca de esta proteína que fabrica el organismo y que, con el tiempo, va disminuyendo progresivamente.

Mitos y verdades sobre el colágeno

Son muchos los mitos y verdades que circulan por Internet sobre el colágeno. Muchas personas desconocen la función de esta proteína en el cuerpo, así como su forma de producirla y adquirirla. A continuación, analizamos sus propiedades más desconocidas.

¿El colágeno engorda?

Obviamente, no engorda. El colágeno forma parte del organismo, produciéndose con el fin de mantener la epidermis hidratada y elástica. Este componente es el responsable del aspecto juvenil que tiene la piel durante las primeras décadas de vida. A partir de los 30 años, el organismo pierde la capacidad de producir colágeno, decayendo su cantidad de manera progresiva conforme se van cumpliendo años. Por eso van apareciendo los signos de la edad, tales como arrugas, manchas y la piel se torna áspera y falta de brillo.

¿Puede aumentarse su producción?

Por fortuna, sí, mediante técnicas específicas, como el tratamiento Bio Nutri Lift. Con una cánula se aplican productos biológicos, entre los que destaca el ácido hialurónico. Desde un punto de anclaje se van combinando los productos con planos de depósito. Esto ayuda a estimular el colágeno, logrando de manera rápida una sensación tensora en la piel que, a modo de lifting, irá mejorando progresivamente, a medida que el organismo sigue recuperando la producción del colágeno.

¿Sirve tomarlo como suplemento?

Este es un falso mito, ya que no existen suplementos de colágeno, sino más bien tratamientos que ayudan a su producción. En vez de ingerir este tipo de complementos sin base científica, lo más recomendable es acudir a una clínica de estética, donde el especialista determine el tratamiento específico en cada caso, ya sea mediante la radiofrecuencia facial o mediante los hilos tensores, que favorecen la elasticidad de la piel.

¿Su uso favorece la eliminación de la expresión de tristeza en el rostro?

Claro que sí. Una vez que el especialista en estética determine qué tratamiento específico le corresponde a cada paciente, sea cual sea la elección, se producirá un efecto lifting inmediato que corregirá los signos de envejecimiento, favoreciendo una epidermis suave y tersa, devolviéndole el brillo tan característico de una piel hidratada.

¿Hay que aplicarse el colágeno al llegar a la tercera edad?

Por supuesto que no. Aunque sí es cierto que durante la tercera edad también ayuda a rejuvenecer la piel, lo recomendable es iniciar un tratamiento a partir de los 35 años, ya que aproximadamente por la tercera década se comienza a producir menos esta proteína, dando como consecuencia los primeros signos del paso de los años.

¿Hace sentir más energía?

Este mito ronda alrededor del procolágeno, una sustancia líquida que se utiliza para fomentar la producción de colágeno. Ciertamente no aporta más energía al organismo, pero a largo plazo permite que el envejecimiento avance de forma más lenta.

¿Existe un colágeno vegetal que sirve de suplemento para el ser humano?

No existe un colágeno vegetal. Solo el ser humano puede producirlo. Con la ayuda de tratamientos estéticos se puede potenciar su producción.

El colágeno es una proteína muy necesaria para el organismo. A pesar de los mitos, no puede negarse que es imprescindible para mantener una piel rejuvenecida. Para esto, debes olvidarte tomar colágeno mediante suplementos alimenticios, ya que no hay mejor opción que acudir a una clínica estética.