Con el paso del tiempo perdemos firmeza en este tejido que nos envuelve, y estimular el aumento de colágeno para la piel provocará que luzcamos saludables y con una piel jugosa.

El colágeno es una mezcla esencial de proteínas, antioxidantes y vitaminas; es la encargada de mantener firmes y bien unidas partes de nuestro organismo tan importantes como la piel o los músculos. Esto se debe a su increíble poder conectivo.

Beneficios del colágeno para la piel

El paso inexorable del tiempo, las condiciones ambientales que nos rodean, las diferentes exposiciones que sufrimos, así como nuestros hábitos de consumo, afectan e inciden en la producción o disminución de este elemento.

A medida que perdemos esta sustancia comienzan a aparecer manchas en la dermis, flacidez, arrugas etc. Sin embargo, existen formas con las que contribuir a la producción de esta importante proteína, alargando sobremanera su vida útil y, con ello, tu juventud y belleza. ¿Sabes cuáles son todos sus beneficios?

1. Nos protege de agentes externos

Este elemento nos protege del frío, el sol o la contaminación ambiental. Del mismo modo, le aporta humedad y se ocupa de los nutrientes que alimentan a nuestra dermis.

2. Reduce arrugas y líneas de expresión

El colágeno reduce las temidas líneas de expresión y mejora la elasticidad y firmeza de la piel.

3. Elimina el acné

Aunque esta afección se asocia a la adolescencia y a los cambios hormonales, en la edad adulta también puede aparecer. El colágeno para la piel ayuda a reducir la aparición de granitos o a disminuir cicatrices.

4. Cura y sana heridas

Este elemento acelera el proceso de cicatrización.

5. Ataca a la celulitis y flacidez

Sus propiedades mejoran la firmeza y tensión de la dermis y además, combate la piel de naranja. El colágeno es excelente para la piel flácida y ofrece excelentes resultados.

¿Cómo evitar la reducción de colágeno en la piel?

El colágeno reduce las líneas de expresión y mejora la elasticidad de la piel.

¿Cómo evitar la reducción de colágeno?

1. Reduce la exposición al sol

La exposición al sol es una de las causas principales de la pérdida de colágeno. Por eso hay que evitar las horas en las que el sol calienta con más fuerza y, siempre, con protección. Es necesario utilizar cremas con un elevado factor de protección incluso para salir a la calle.

2. Realiza ejercicio

La actividad física es vital para la salud en general y para la producción de colágeno para la piel en particular. Una vida sedentaria reduce la producción de esta proteína y de otros elementos esenciales. El ejercicio promueve el flujo sanguíneo, la secreción de hormonas y la oxigenación; lo que se traduce en innumerables beneficio para nuestra salud.

3. Agrega alimentos ricos en colágeno a tu dieta

Una dieta equilibrada es sustancial para todos los aspectos de nuestra vida. Consumir una alimentación variada y balanceada brindará a tu cuerpo evidentes beneficios.

Por ejemplo, consumir alimentos que contengan el aminoácido denominado Lisina estimulará considerablemente la producción de este prótido.

Alimentos que contienen Lisina

  • Huevos
  • Nueces
  • Sardinas
  • Bacalao
  • Queso parmesano
  • Carnes de pollo y pavo
  • Legumbres como las lentejas

Del mismo modo, es vital consumir Vitamina C ya que también incide en la producción de esta molécula proteica y es necesaria para otorgarle fuerza y estabilidad.

Alimentos que contienen Vitamina C

  • Tomates
  • Naranjas
  • Mangos
  • Arándanos
  • Plátanos
  • Brócoli
  • Espinacas
  • Coles de bruselas

Otra fuente indispensable para mejorar la elasticidad de la piel son la Vitamina E y la Vitamina A.

Alimentos que contienen Vitaminas E y A

  • Leche
  • Zanahoria
  • Aguacate
  • Frutos secos
  • Aceite de oliva

Así cambia tu piel al tomar colágeno todos los días

  • Nutre, protege y regenera los tejidos, articulaciones, huesos, piel, etc.
  • Disminuye el dolor articular.
  • Ayuda a mantener una piel, huesos y articulaciones más sanos y fuertes.
  • Evita dolencias como la osteoporosis o la artrosis.
  • Compensa y reduce los efectos del envejecimiento.
  • Ayuda a controlar el sobrepreso.
  • Mejora la recuperación tras el parto
  • Evita la hipercolesterolemias

¿Cuándo aparecen los efectos?

Lo recomendable es tomar este producto (en cualquiera de sus formatos) durante tres meses. Después debemos descansar y tras el intervalo indicado se podrá retomar su consumo.

Los cambios en la piel suelen aparecer después de esos tres primeros meses de tratamiento. Es entonces cuando la piel se ve más tersa, más luminosa, incluso más suave.

colágeno para la piel, conoce sus beneficios

El colágeno en polvo estimula y facilita la regeneración de la proteína.

Cómo aplicar colágeno para mejorar la piel

  • Crema facial: aplicando una crema enriquecida con esta molécula proteica conseguirás una dermis mucho más suave y humedecida; le darás un aspecto rejuvenecido.
  • Cápsulas de Colágeno Hidrolizado: es el complemento alimenticio idóneo para personas con bajos niveles de colágeno. Su consumo favorece y mejora los signos de la edad e impulsa la recuperación del tejido óseo. Ayuda a frenar el envejecimiento de la piel y favorece la síntesis natural proteica. Además, mejora la elasticidad de la dermis y reduce manchas.
  • En polvo: aporta resistencia y flexibilidad a los tejidos puesto que reduce y retrasa los efectos del desgaste y la pérdida de esta proteína. Ayuda a estimular y facilitar la regeneración de la proteína en las articulaciones, huesos, tejido cartilaginoso y, por supuesto, piel. Reduce la pérdida de masa y descalcificación ósea y previene lesiones y traumatismos.
  • Colágeno líquido: efectivo para mejorar el aspecto de la dermis, el cabello y las uñas. Favorece el mantenimiento normal de los huesos, el funcionamiento normal de los músculos, la síntesis de proteínas y la reducción de la fatiga y el cansancio.
  • Cápsula natural de colágeno concentrado: con este complemento estaremos reponiendo el colágeno perdido a lo largo del día y estaremos apoyando y promoviendo la regeneración celular para despertarnos con una piel más firme y suave.

Da igual el formato, lo fundamental es tomarlo. Lo esencial es que preguntes a tu médico o especialista para que te asesore y te aconseje cuál es el que más te conviene.

Los cuidados que le brindemos a nuestra piel se reflejarán con el tiempo. Por eso lo que hagas hoy se notará mañana. A una dieta equilibrada y a la práctica de algún tipo de deporte debemos sumarle este tipo de productos que favorezcan nuestro bienestar y aspecto físico.