Los puntos negros se pueden tratar de forma muy eficaz tanto en casa como en los centros de estética, donde muchos clientes acuden para saber cómo cerrar los poros abiertos. Y es que la polución, las acumulación de células muertas, el estrés y el exceso de grasa hace que prácticamente todos tengamos los poros excesivamente dilatados. ¿Cómo puedes eliminarlos con remedios naturales? ¿Qué tratamientos ofrecen los centros de estética? Descubre cómo eliminarlos para siempre.

¿Qué son los poros abiertos?

Los poros ayudan a que tu piel transpire sin problemas. También, tienen la función de hacer que el sebo producido por las glándulas sebáceas llegue a la epidermis, sirviendo como una crema hidratante que te mantiene la elasticidad en tu piel. Por lo que son algo natural que nunca van a desaparecer. Sin embargo, en ocasiones se dilatan más de la cuenta. ¿Por qué?

Poros dilatados: esta es la causa de que no se cierren

A veces los poros se quedan más dilatados de la cuenta por diversos motivos: la contaminación ambiental, un exceso de sebo,el estrés, el tabaco, la falta de sueño, las saunas o baños de vapor en exceso o una acumulación de células muertas. El resultado una piel que no resulta fina y que se ensucia y se infecta con mucha más facilidad. Esto propicia en algunos casos, no siempre, la aparición de acné.

La edad también es un factor a tener en cuanta a la hora de tener unos poros más dilatados de lo normal. La piel pierde elasticidad y además ya no se regenera con tanta facilidad lo que da lugar a unos poros más grandes. Además, la piel se vuelve más gruesa y, por lo tanto, los poros no se cierran tan fácilmente.

El sexo también condiciona. Los hombres tienen los poros más abiertos ya que su piel produce más grasa. En cuanto a las mujeres, los poros dilatados suelen aparecer durante el ciclo menstrual, cuando sus hormonas están en pleno proceso de cambio. También, aparecen durante la menopausia. Al disminuir los estrógenos y aumentar la testosterona, se segrega más grasa y, por lo tanto, unos poros más dilatados.

Cómo cerrar los poros abiertos

Rutina de belleza con remedios naturales.

  • Exfoliación: realiza una exfoliación una vez a la semana, mínimo (siempre y cuando tu piel no sea excesivamente seca o sensible). Lo mejor es hacerlo con un exfoliante suave que no te irrite la piel. También, puedes hacer la exfoliación con cepillos manuales o eléctricos específicos para la piel del rostro.
  • Mascarillas caseras: la mascarilla absorbe el sebo y las impurezas permitiendo que los poros se puedan volver a cerrar. Las mascarillas de arcilla son las más indicadas. Utilízalas dos veces por semana, si tu piel no es excesivamente seca.
  • Limpieza facial diaria: no te olvides de una rutina diaria de limpieza con desmaquillantes que no contengan demasiado componente oleoso. También, puedes hacer una limpieza con agua y jabón sin detergente para que no agreda la piel y para que no elimine el sebo en exceso, ya que puede crear el efecto rebote. Después de la limpieza se aconseja aplicar un tónico.
  • Hidratación: hidrata bien tu piel por la mañana y por la noche, incluso si la tienes grasa. De hecho, la piel grasa es la más propensa a tener poros dilatados. Usando los productos adecuados no tendrás ningún problema.
  • Lleva hábitos saludables: una alimentación sana y equilibrada, rica en verduras y frutas, eliminar el tabaco para siempre, evitar el alcohol, hidratarse lo suficiente bebiendo mucha agua cada día y durmiendo las horas suficientes pueden ayudarte a que tus poros no se dilaten en exceso.
  • Maquillaje camuflaje: para disimularlos usa un maquillaje que cubra y disimule los poros abiertos. Es importante usar una base antes del maquillaje que ayude a disminuir la grasa y optar por maquillajes compactos en lugar de líquidos que ensucian más los poros.

Tratamientos estéticos para poros abiertos

Para acabar con los poros abiertos, además de estos tratamientos caseros, existen tratamientos estéticos en centros de belleza como el peeling facial. Este procedimiento sirve para renovar las capas superficiales de la piel de forma rápida, segura y efectiva. Además, hay distintos tipos de peelings químicos faciales, de fenol, de ácido salicílico (para pieles jóvenes y grasas), ácido láctico (suave y efectivo) o de ácido glicólico (son bastante efectivos), dependiendo de la piel de la persona. Por lo que es un tratamiento apto para todo tipo de personas, también para ti.

Los poros abiertos son un síntoma de que tu piel necesita más cuidados de los que pensabas. Aunque, disminuir el tamaño de los poros resulta algo difícil, con unas cuantas rutinas de belleza en casa puedes conseguirlo. Y si necesitas algo aún más efectivo, puedes optar por acudir a un centro de belleza conocido y reconocido en el sector.