La doble limpieza facial coreana es un tratamiento que se apoya sobre principios farmacológicos y biológicos.

En Corea cuentan con técnicas realmente efectivas de limpieza facial. La diferencia básica con la aplicada tradicionalmente en Occidente es que esta se basa en dos pasos en vez de uno: primero aplicaremos un producto oleoso que elimine la porción grasa y, después, uno jabonoso para eliminar las células muertas e impurezas.

¿Qué es la doble limpieza facial coreana?

Los pasos en los que se basa la limpieza facial coreana en realidad tiene una explicación química totalmente comprobada: las sustancias grasas solo se pueden mezclar con otras sustancias grasas, y las acuosas, solo con otras acuosas. Además, para retirar una sustancia grasa hay que utilizar otra en la que se pueda disolver, y lo mismo con una sustancia acuosa.

Las dos fases de la limpieza facial coreana siempre son iguales: retirar las sustancias grasas sobrantes con un producto y las acuosas con otro.

Pasos para realizar una doble limpieza facial coreana

Este tratamiento se puede hacer en cualquier momento, tanto de día como de noche. Pero el mejor momento es cuando retiramos los restos de maquillaje por la noche, y justo antes de utilizar los tratamientos nocturnos específicos para nuestro tipo de piel, como las cremas hidratantes.

Para realizar esta doble limpieza facial coreana deberás seguir los siguientes pasos:

Paso 1: Aplicar dos productos limpiadores

Para limpiar la piel, es necesario utilizar dos productos limpiadores en lugar de uno, siempre en este orden:

  • Producto de base oleosa: Se extiende un limpiador de aceite sobre la piel seca con las manos, ya que el propio calor corporal ayuda a diseminar el producto. No hay que frotar y se debe hacer siempre en la misma dirección. Después, hay que aclarar con agua tibia.
  • Producto de base acuosa: el limpiador de base acuosa también se debe poner con las manos. Se insiste en la zona de la frente, nariz y barbilla, y posteriormente se seca con ligeros toques mediante una toalla, sin frotar.

Paso 2: Aplicar el tónico

Aunque la piel ya estará perfectamente limpia, es necesario completar la doble limpieza facial con un tónico. Así se preparan los poros, cerrándose, para asimilar mejor los productos de belleza que sean aplicados después.

Paso 3: Usar sérum y cremas hidratantes

La cosmética coreana apuesta por la personalización del tratamiento tras el proceso de limpieza. Por ello es necesario escoger el sérum, cremas hidratantes, mascarillas, lociones esencias y demás productos según el tipo de piel. Es importante que tenga los ingredientes específicos para el tipo de dermis a tratar, logrando así equilibrarla. No ha de olvidarse que es mejor utilizar la mascarilla, sérum o loción-esencia y después la crema hidratante.

Para esta rutina de limpieza es fundamental seguir el orden de los pasos y aplicar el producto específico para la piel en el último lugar. Ese será el momento en el que el cutis estará más receptivo y, por tanto, el producto tendrá más efectividad.

Sea cual sea el tipo de piel la doble limpieza coreana mejorará su textura, consiguiendo una piel más iluminada y con más vitalidad. Esta rutina de belleza es especialmente efectiva para la piel grasa o pieles mixtas deshidratadas, por la excelente purificación que brinda. Y, además, optimiza la absorción de los productos específicos para cada tipo de piel.