El ácido hialurónico tiene diversos usos en medicina estética y se ha convertido en uno de los tratamientos más utilizados frente al envejecimiento de la piel. Entre otras cosas por la gran hidratación que aporta a la piel, dándole luminosidad y volumen. Otro de los motivos es que los efectos secundarios del ácido hialurónico son mínimos e incluso inexistentes.

En ocasiones se ve en medios de comunicación o en internet, que tienen peligrosos efectos secundarios pero son fruto de bulos, rumores o desinformación acerca del producto. De hecho, es uno de los tratamientos más seguros en la actualidad y, siguiendo al pie de la letra las indicaciones de los médicos, no debería causar problemas. El hecho de que sea tan seguro se debe a que es una sustancia que está presente en nuestro organismo de manera natural.

Lo más importante a tener en cuenta para realizarse un tratamiento de ácido hialurónico es que sea realizado por especialistas y que el producto cumpla todas las normativas.

Efectos secundarios del ácido hialurónico

Como decíamos se trata de un tratamiento seguro, que apenas presenta efectos secundarios y es muy poco probable el rechazo por parte del paciente.

Los efectos secundarios más comunes son:

  • El enrojecimiento de la zona, es común que la zona esté enrojecida o que se produzca una irritación local tras el tratamiento. Esto es totalmente normal y se debe a las propias inyecciones.
  • Leve hinchazón en la zona donde se ha aplicado el ácido.
  • Dolor o pequeñas molestias tras la infiltración.
  • Pueden aparecer hematomas tras la infiltración. Aunque estos no suelen durar, desapareciendo normalmente como mucho en un plazo de varios días.

Pero, en cualquier caso, son efectos normales tras el tratamiento. Estos también varían mucho según la zona y cada persona. Por ejemplo, las pieles sensibles se pueden enrojecer un poco más o las molestias en los labios pueden ser más notorias. Pero en cualquier caso, son comunes, livianas y no deben preocupar. Además, desaparecen al poco tiempo.

Recomendaciones tras una infiltración de ácido hialurónico

Para poder llevar a cabo una recuperación correcta y evitar problemas derivados, se debe conocer lo que no hay que hacer tras una infiltración de ácido hialurónico. Cabe destacar que el primer punto y lo que debe prevalecer en cada caso son las indicaciones propias de los expertos, es decir, del médico estético y de la clínica donde se ha realizado el tratamiento.

Cuidar correctamente la piel y la zona en cuestión

Si se emplean productos no adecuados o no se protege la zona de la infiltración, puede ser perjudicial. Además, los cuidados suelen estar basados en la aplicación de una rutina con cremas que aporten hidratación a la piel de una composición suave y ligera. Se debe evitar utilizar jabones agresivos para limpiar el rostro.

Evitar las prisas

Siempre hay que evitarlas y tras la infiltración de ácido hialurónico más si no se da un tiempo a la piel para que se adapte, absorba el tratamiento y reaccione a él, se puede lograr un efecto contrario al buscado. Por ello, es importante escuchar a los expertos y dar las sesiones indicadas sin prisa.

Evitar la automedicación

Esto es una contraindicación tras cualquier intervención médica, aunque sea leve como esta. Es vital que se tome el recetario que haya indicado el médico para poder aliviar la inflamación o dolor si lo hubiera y nunca automedicarse.

No exponerse a altas temperaturas durante cierto tiempo

En este punto también será conveniente preguntar al médico cuánto se debe esperar. Pero inmediatamente después de las infiltraciones no es recomendable exponerse a saunas o temperaturas muy elevadas ya que podría interferir con el ácido hialurónico. También es recomendable evitar la exposición al sol durante un tiempo, el especialista en cuestión especificará el mismo.

No utilizar maquillaje

Hay que evitar el uso de maquillaje y cosméticos durante el tiempo inmediato al tratamiento, es aconsejable para que no se filtre e interfiera con el ácido.

No usar exfoliantes

La piel debe descansar y acostumbrarse al ácido hialurónico, por ello no se debe realizar una rutina exfoliante que cause microrroturas.

Evitar practicar deporte el mismo día de la intervención

Al igual que las temperaturas altas o el uso del maquillaje, el deporte altera la piel, ya que se produce, además de un esfuerzo, una sudoración constante que puede afectar a la efectividad del ácido. El esfuerzo puede conllevar que el tratamiento no tenga el efecto esperado.

Seguir las recomendaciones médicas

Este apartado es lo que hay que evitar a toda costa tras una intervención estética. Lo principal es atender las indicaciones del especialista para que el resultado sea el esperado.

Entonces ¿tiene algún tipo de contraindicación el ácido hialurónico?

Los errores anteriormente comentados son, en realidad, las contraindicaciones de usar el ácido hialurónico, ya que si estas se cumplen puede dar lugar a reacciones inadecuadas.

Además, no es recomendable aplicarlo en pacientes con fuertes alergias, tampoco a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. O en zonas donde se presente alguna infección o inflamación. En cualquier caso, lo mejor es consultar con el especialista médico y seguir sus recomendaciones.

Si no se siguen las indicaciones del personal médico sanitario o se cae en los errores citados, puede dar lugar a microfisuras o una menor duración del ácido hialurónico. Por eso es crucial que se pregunte al médico sobre los pasos adecuados a seguir y atender las instrucciones que marca una vez se ha realizado el procedimiento.

Ante las sesiones de ácido hialurónico, dependiendo de la zona que se vaya a aplicar, y la cantidad de producto en cada sesión, el médico puede hacer indicaciones específicas para cada una.

Por otra parte, es muy importante destacar que, si se siguen las indicaciones adecuadamente y no se cometen ninguno de los errores y aparecen efectos secundarios de cualquier tipo, se debe acudir al médico para que de la solución indicada.

Aplicarse un tratamiento de ácido hialurónico es una manera segura y eficaz de rellenar arrugas o de aumentar el tamaño de labios, entre otras cosas. No deben preocupar los efectos secundarios siempre y cuando se sigan las indicaciones del médico y no se cometan los errores clásicos.