Las estrías son una de las grandes preocupaciones de las mujeres. Aunque no suponen ningún riesgo para nuestra salud, resultan muy antiestéticas. Las estrías moradas aparecen en nuestra piel cuando se daña la capa interna de la misma, y por eso debemos diferenciar entre cuando están de un color morado -rosáceo y blanco.

¿Estrías moradas? Estás a tiempo de eliminarlas

Las estrías presentan dos fases: la primera, cuando están de color morado y, la segunda, cuando tienen un color blanco. Si queremos deshacernos de ellas, es preciso hacerlo mientras están en la primera fase, pues luego resulta muy difícil eliminarlas.

Estas cicatrices pueden producirse por diversos motivos como puede ser durante el embarazo, en la adolescencia o con los cambios bruscos de peso. Así pues, las zonas que tienen más riesgo de presentar estrías son: los brazos, el vientre, pecho, glúteos y muslos.

Es necesario estar pendiente de nuestra piel y vigilar cualquier cambio que aparezca en ella. Cuando las estrías están en su primera fase de desarrollo es más fácil combatirlas, esto se debe a que presentan ese color morado o rojizo que indica que existe un flujo sanguíneo en esa zona. Pero, ¿qué tipo de tratamientos podemos seguir para eliminar las estrías? A continuación te exponemos los más efectivos para tratar estas imperfecciones de la piel.

  1. Tratamiento láser: se trata de un tipo de intervención que debe llevarla a cabo un médico. Esta técnica no es dolorosa y lo que se consigue es estimular la producción de melanina, elastina y colágeno, siendo estas dos últimas las proteínas responsables de la elasticidad de la piel.
  2. Microdermoabrasión: esta técnica se considera una de las más eficaces para la eliminación de estrías, incluso para aquellas de color blanco o con una mayor antigüedad. Para eliminar las estrías, lo que el dispositivo hace es soplar cristales en la zona afectada, de modo que, se realiza como una especie de pulido en la piel eliminando la capa afectada y haciendo que se regenere una nueva capa con más flexibilidad.
  3. RRS HA Strimatrix: son infiltraciones de vitaminas, ácido hialurónico no reticulado, silicio y diferentes aminoácidos. Gracias a estos compuestos se consiguen regenerar las depresiones y flacidez que presenta la piel en la zona de las estrías. Se trata de un tratamiento muy eficaz que se realiza en varias sesiones. Lo recomendable es someterse a cinco sesiones, una por semana.
  4. Abdominoplastia o miniabdominoplastia: por ser uno de los tratamientos más invasivos y costosos, debería realizarse como última opción. Se trata de una técnica quirúrgica que elimina las estrías presentes en el abdomen a través de una cirugía, dejando como resultado una pequeña cicatriz similar a la de una cesárea que queda escondida debajo de la ropa interior. Con la abdominoplastia también se consigue eliminar la grasa y la flacidez del abdomen.
  5. Radiofrecuencia, es un tratamiento estético con el que vamos a activar la producción de colágeno y elastina con lo que regeneramos el tejido afectado por las estrías o que ha producido las mismas. Una batería de sesiones , por lo general una a la semana consigue de forma indolora un muy buen resultado.

Cuidados diarios para evitar su aparición

Sin duda, la mejor manera de no tener que preocuparse por la aparición de las estrías es manteniendo una rutina diaria para evitar que se produzcan. Aunque, como ya hemos visto, deshacerse de las estrías moradas puede resultar relativamente fácil, nos ahorraremos muchas preocupaciones si empezamos a cuidarnos desde ya, ¿Qué cuidados deberías introducir en tu rutina diaria?

  1. Hidratar: este punto es fundamental. Se debe utilizar una crema hidratante en las zonas más propensas a la aparición de las estrías. Las cremas que contengan manteca de cacao, manteca de karité o aceite de germen de trigo son las más indicadas para ello debido a la fuerte hidratación que proporcionan. Se recomienda aplicarlas tres veces al día realizando masajes circulares. Tampoco debemos olvidarnos de hidratarnos por dentro, está demostrado que beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día mejora la flexibilidad y la elasticidad de nuestra piel, así que no te olvides de llevar tu botella de agua a todas partes.
  2. Ejercicio: en los casos de pérdida o aumento de peso, lo ideal es hacerlo progresivamente para que la piel vaya cediendo poco a poco. En este sentido, el ejercicio es nuestro gran aliado. Con 3 sesiones por semana estaremos aumentando la circulación de nuestra piel y tonificándola.
  3. Exfoliar: al exfoliarnos, estamos estimulando nuestro sistema linfático, mejorando la circulación y eliminando estrías, todo al mismo tiempo. Podemos exfoliar nuestra piel de diversas maneras: en la ducha, usando algún gel específico para ello, utilizando una esponja vegetal, o en seco con un cepillo.

Para concluir, es importante recordar que realizar una rutina de cuidados para la prevención de las estrías es el mejor remedio para garantizar la salud de nuestra piel y evitar la aparición de tan indeseables marcas. No obstante, si estas ya han aparecido y quieres saber cómo quitar las estrías de forma eficiente, recuerda hacerlo siempre de la mano de profesionales debidamente cualificados.