La alimentacion es clave para combatir la celulitis, aunque no siempre lo tengamos en cuenta. Teniendo en cuenta que se trata de un problema bastante común que afecta al 99 % de las mujeres y, aunque en menor medida, también a algunos hombres. Es importante conocer las causas por las que se produce y en qué consiste exactamente, así como la alimentación adecuada que ayuda a disminuirla.

No obstante, no es más que una cuestión estética, aunque puede provocar incomodidad, especialmente y por motivos obvios en verano. Lo más común es que la celulitis aparezca en las piernas, pero también es posible encontrarla en la zona abdominal y en los brazos. Los factores que provocan la aparición de este problema son diversos. Pueden ir desde el factor genético hasta el estrés, pero mantener una alimentación sana y equilibrada es realmente importante en lo que a esto respecta.

Cómo influye nuestra dieta en la aparición de celulitis

Considerando que la celulitis es un proceso de retención de agua, toxinas y grasas que se instalan en la epidermis dando lugar a la pérdida elasticidad de las venas (y generando, por ende, el estancamiento del flujo sanguíneo), podemos afirmar que la alimentación y una vida saludable son aspectos clave en su prevención. Las células encargadas de almacenar grasa, llamadas adipocitos, sufren con este problema una atrofia y alteran la circulación en las zonas afectadas quedando así los residuos y la grasa bajo la piel.

Alimentos que sí o sí debes evitar siempre

De esta forma, es evidente que en el caso de que queramos evitar la aparición de celulitis será preciso evitar ciertos alimentos, los cuales te detallaremos a continuación:

  • La sal: consumir más sodio del que el cuerpo necesita provoca la indeseable retención de líquidos, que es una de las principales causas de la celulitis. Debes evitar por este motivo alimentos con alta concentración de sal. Por ejemplo, las comidas preparadas; los aperitivos como los cacahuetes, las patatas fritas, el maíz tostado… o los alimentos conservados en salazón, por ejemplo.
  • La cafeína: puede parecer contradictorio, ya que la mayor parte de tratamientos por vía tópica contienen cafeína. Sin embargo, cuando se toma por vía oral puede producir la aparición de celulitis o potenciarla. Por esto si tomas dos cafés o dos refrescos de cola al día tus arterias se endurecerán y aumentarán los niveles de insulina en sangre, almacenándose así los azúcares en el organismo en forma de grasa.
  • Las grasas saturadas: es cierto que es necesario tomar pequeñas cantidades de grasa, ya que ayudarán a tu organismo a absorber ciertas vitaminas como la E, por ejemplo. Pero si se consumen grasas en exceso aumentaría el nivel de radicales libres, dando paso a la degradación de las fibras de la piel y, por ende, a la aparición de piel de naranja.
  • Los azúcares: el dulce no solo se convierte en grasa, sino que además produce una reacción metabólica mediante la cual el colágeno se vuelve más rígido, proceso llamado glicación. De esta forma, tu piel perderá firmeza dando paso a la temida y antiestética celulitis.

Por último, y aunque suene obvio, cabe destacar que es preciso que para evitar la aparición de la piel de naranja debes evitar el consumo tanto de tabaco como de alcohol.

Alimentos que ayudan a reducir la celulitis

​Así como es importante evitar ciertos alimentos si no queremos que aparezca la piel de naranja, también es cierto que existen otros que es recomendable incluir en nuestra dieta por sus propiedades reductoras, tonificantes, drenantes y activadoras de la circulación. A continuación, te haremos un listado de algunos de ellos. No obstante, debes saber que también puede resultar eficaz y recomendable la ingesta de algún complemento nutricional.

  • Fucus: al contener yodo orgánico tiene efecto adelgazante debido a su actuación directa sobre la glándula del tiroides y mediante la cual se activa el catabolismo de las grasas. Pero además, también contiene minerales y oligoelementos que estimulan el metabolismo ayudando a eliminar los desechos y aumentando los cambios osmóticos.
  • Té verde: su contenido en xantinas y polifenoles ayuda a aumentar el gasto metabólico activando la quema de grasas e impidiendo que se acumulen en las paredes de los vasos sanguíneos o el hígado.
  • Omega 3: estos ácidos grasos esenciales actúan como activadores del PPAR alfa, que es el factor responsable de la inducción de los genes encargados de la oxidación lipídica y la termogénesis.
  • Piña: el componente estrella es la bromelaína, con propiedades antiinflamatorias y diuréticas que proporcionan una acción anticelulítica y antiedema en casos de retención de líquidos.
  • Centella asiática: esta planta brinda una acción elastificante de los vasos sanguíneos y una acción antiedematosa, así como estimula la activación fibroblástica, reducciendo la rigidez del colágeno y estimulando su síntesis.

Ejemplo de dieta anticelulítica

Además de tener en cuenta los alimentos anteriormente mencionados y recomendados, vamos a ponerte un ejemplo del menú correspondiente a un día completo.

  • Desayuno: café con leche y tostada con aceite y tomate.
  • Media mañana: fruta. Una naranja, por ejemplo.
  • Comida: judías verdes con patatas cocidas y aliñadas con aceite y limón, acompañadas de un besugo a la plancha, puedes añadirle si lo deseas ajos y guindillas. Y de postre, un yogurt, desnatado a poder ser.
  • Merienda: al igual que a media tarde, toma una fruta, una pera en este caso, por ejemplo.
  • Cena: crema de calabacín y espaguetis con almejas. Puedes tomar una pieza de fruta como postre.

Como puedes ver, combatir y prevenir la celulitis es pan comido. Simplemente tendrás que ser plenamente consciente de que la alimentación es primordial para este problema estético.

Ahora ya sabes los alimentos que debes evitar si no quieres que aparezca la temida piel de naranja, así como los que se recomienda consumir. Ten presente que a la alimentación tendrá que acompañarla un estilo de vida saludable, para lo cual se recomienda practicar ejercicio o recurrir a algún tratamiento anticelulitis para reforzar y mejorar aún más lo resultados.