¿Has notado que en el último año tu piel presenta más espinillas, especialmente en la zona de la boca y la barbilla? Si es así, el culpable es el maskacné, un fenómeno que ha surgido como consecuencia del uso continuado de la mascarilla. ¿Pero qué es exactamente, cómo se produce y de qué manera podemos tratarlo? 

¿Qué es el maskacné?

El maskacné, también conocido como maskné, es un término que se ha creado uniendo las palabras ‘mascarilla’ y ‘acné’. Según los expertos, es un tipo de acné que surge por el uso prolongado de la mascarilla que nos hemos visto obligados a utilizar a causa del coronavirus.

Este tipo de acné aparece porque la mascarilla no permite que nuestra piel respire y esta carece de la oxigenación necesaria. A la vez, el roce provocado en la piel por la tela de la mascarilla aumenta el riesgo de proliferación de bacterias de nuestra dermis. Así se consigue que los poros se obstruyan y aparezcan los molestos granos.

Las pieles que se ven más afectadas por el maskacné son las pieles grasas. El calor provocado por la falta de oxigenación que produce la mascarilla aumenta la formación de grasa. Al no poder ser expulsada porque los poros están obstruidos, se crean granitos exteriores. En las pieles más gruesas estos granitos se presentan en forma de micro pápulas. Además, las pieles que sufren los síntomas de la rosácea también son susceptibles a padecer el maskacné.

Por otro lado, cabe mencionar que el estrés y la ansiedad favorece la aparición del maskacné, ya que altera las glándulas sebáceas y potencia la aparición de sebo. De hecho, se cree que el cortisol, la hormona que produce el estrés, es causante de los brotes de acné, por lo que no sería diferente en el caso del maskacné.

No hay duda pues que los factores que provocan el maskacné son:

  • La piel grasa o con rosácea.
  • La temperatura y falta de oxigenación provocadas por el uso prolongado de la mascarilla.
  • El roce de la mascarilla con la piel.
  • El estrés y la ansiedad.

como prevenir el maskacné

Prevenir el maskacné es posible si sigues estas recomendaciones

Mientras estemos obligados a llevar mascarilla en nuestro día a día, estamos expuestos a la aparición del terrible maskacné. ¿Hay alguna forma de evitarlo o prevenirlo? ¡Claro que sí!

  • Higiene constante con jabón suave. La limpieza de la piel es esencial, tanto antes como después del uso de la mascarilla. Lo más recomendable es usar un jabón suave, a ser posible sin químicos agregados y que sea respetuoso con los lípidos de la piel. Para las pieles grasas será necesario usar un jabón con ácido salicílico.
  • Hidratación. La hidratación juega un papel muy importante en la prevención del acné. Debe hacerse con sustancias ligeras que refuercen la barrera cutánea y no sean densas y espesas para la piel, como podría ser el caso de aceites o cremas muy pastosas. Se trata de que nuestra piel se sienta ligera, hidratada y preparada para afrontar cualquier ataque. Hidrata la piel al menos media hora antes de ponerte la mascarilla y tras la limpieza que hagas cuando te la quites.
  • Purificar. Dado que con el uso de la mascarilla nuestra piel carece del oxígeno suficiente y se almacenan residuos en los poros, se hace necesaria una purificación profunda. Esta eliminará impurezas y permitirá que la piel respire y se sienta fresca.
  • Usa maquillajes ligeros. El uso de la mascarilla propicia que los productos de maquillaje obstruyan los poros aún más. Por ello te recomendamos usar bases suaves o incluso una BB cream.

Además de estas recomendaciones, un correcto uso de la mascarilla puede ayudar a prevenir la aparición de maskacné. Piensa que hay puntos como las orejas y la nariz en las que debe haber una mayor presión para una correcta sujeción. Intenta que la mascarilla toque la menor área de piel posible y cámbiala siempre según las recomendaciones del fabricante.

¿Cómo eliminar el maskacné?

¿Y si ya estás sufriendo de maskacné? En este caso, también hay solución, ya que existen distintos tratamientos que pueden ayudarte a eliminarlo. Uno de ellos es el peeling químico facial, que limpiará impurezas y permitirá que tu piel respire. Gracias a la renovación celular de las capas más superficiales de la piel eliminará este incómodo tipo de acné a través de diferentes sesiones.

Por otro lado, la mesoterapia facial puede ser una buena opción si quieres poner fin al maskacné, siempre y cuando no haya infección, ya que en ese caso habría que tratarla previamente. 

Se trata de una inyección de vitaminas, ácido hialurónico y antioxidantes que puede ayudar a recuperar el aspecto original de la piel de tu rostro. Además de combatir los efectos de llevar mascarilla, también te ayudará a mejorar la elasticidad de la piel y reducir las arrugas.

Por tanto, aunque no podemos decir ‘no’ a la mascarilla, sí que podemos prevenir el maskacné y tener nuestra piel brillante y sin granitos. Toma buena nota de cómo combatir este tipo de acné una vez ha aparecido en tu rostro y no renuncies a lucir una piel bonita.