Las varices son un problema que afecta a un gran número de personas sin importar la edad. Pueden aparecer en cualquier etapa de la vida, aunque existen factores que las incrementan. Siguiendo los consejos de especialistas se pueden prevenir y mejorar su apariencia.

¿Qué son las varices?

Las también denominadas venas varicosas son dilatación de los vasos sanguíneos (venas) por alteración de las válvulas que se existen en todas ellas, ello provocará retención o éxtasis sanguíneo y acumulación de sangre en todo su territorio. Existe por tanto inflamación y edema además de acúmulo de sangre . Al mismo tiempo los vasos presentarán un aspecto retorcido, visible para el ojo humano.

Aunque pueden darse en cualquier parte del cuerpo, suelen ser más comunes en las piernas.

Síntomas que pueden aparecer con las varices

La insuficiencia venosa periférica es causa de múltiples molestias para quien la sufre. No solo implica una apariencia inestética, sino que el dolor y el cansancio se hacen habituales cuando se padecen.

Si se permanece mucho tiempo de pie, las piernas empiezan a presentar una acumulación de sangre. El cansancio comienza a hacer mella en esta posición inmóvil. A partir de esta molestia, suele darse dolor en la zona afectada, al punto de sentir un gran malestar cuando la pierna es rozada con lo más mínimo.

Por la noche serán habituales los calambres que provocarán que el descanso no sea reparador, no descansaremos lo suficiente.

Cuando se está en una misma postura durante mucho tiempo, aunque sea sentado, es normal que aparezca hormigueo. El picor continuo es también común en la zona de los tobillos, junto con el edema y la inflamación. Dada la exposición de la variz y la sensibilidad que suele producirse en la epidermis, es imprescindible no rascarse demasiado, ya que podrían darse heridas que podrían infectarse fácilmente, debido a la alteración circulatoria.

Con el avance de la enfermedad, el color de la piel donde existan varices va tornándose más oscuro. Los eczemas aparecen con mayor frecuencia, al mismo tiempo que las durezas. Las úlceras son el resultado de la dificultad que tiene el organismo para sanar una infección, que puede aparecer tras el rascado o de manera espontánea.

¿Cómo podemos evitar su aparición?

Las varices son el resultado un problema circulatorio evidente. El cuerpo humano funciona como una bomba de sangre. El corazón es el motor principal, que consigue hacer circular la sangre hasta cada rincón del organismo. Con ese impulso la sangre llegará hasta el punto más distal de nuestro cuerpo, es decir, los pies y dedos de los pies , transportando el oxígeno en los glóbulos rojos . Es en las extremidades inferiores donde la sangre necesita un impulso para volver a subir, no existe un motor secundario sino que son las válvulas venosas las encargadas de cerrar el flujo retrógrado y por tanto hacer que la sangre vuelva a subir.
Las alteraciones en estas válvulas no facilitan este proceso y al final se terminan creando los problemas visibles que se mencionaron anteriormente.

Para facilitar el flujo de la sangre y combatir así la aparición de la insuficiencia venosa periférica, es preciso atender las siguientes recomendaciones:

  • Dar largos paseos. El sedentarismo es una de las grandes epidemias del mundo moderno occidental, por lo que caminar más e incorporar una rutina diaria de paseos le vendrá bien a tus miembros inferiores, ya que activarás la circulación de la zona.
  • Mantener una dieta sana, como la mediterránea, es crucial. La circulación periférica agradece la ingesta de fruta, especialmente de la roja, como la fresa, arándanos y frambuesas. La cebolla también es buena por su alta cantidad de flavonoides. Evitar los alimentos ricos en grasas, específicamente las saturadas, así como los procesados industriales, ayuda a mantener una buena salud.
  • Nada de tabaco ni alcohol. El primero deteriora significativamente las venas y las arterias, mientras que el segundo termina por endurecerlas, dificultando el flujo sanguíneo.
  • La hidratación es muy importante. Favorece la circulación y elasticidad de las venas, especialmente si se alterna el agua fría con la caliente, provocando con el chorro un movimiento ascendente, de los pies a las pantorrillas.
  • Cruzar las piernas no es positivo para el correcto flujo de la sangre, tampoco tomar mucha sal, ya que retiene líquido, dando lugar a tobillos hinchados. Ingerir ácidos grasos omega 3, mediante nueces y pescado previene las varices.

Consejos y cuidados que se deben seguir cuando padeces de varices

En caso de que las varices estén presentes, se pueden llevar a cabo determinados cuidados para aliviar sus síntomas.

  • En la zona donde se sienta mucho picor, hidratar mediante el uso de cremas adecuadas. Así se estará evitando la aparición de futuras infecciones.
  • Perder peso es recomendable si se tienen kilos de más. A mayor peso, mayor presión sobre las venas.
  • Cuidar la exposición al calor y al sol, ya que dilatan los vasos sanguíneos, produciendo una mayor hinchazón.
  • Las medias de compresión favorecen la circulación, sobre todo cuando más cerca están de las rodillas.