La retención de líquidos en las piernas o en otras zonas del cuerpo se trata de uno de los problemas que suele afectar en su mayoría a mujeres. Además, suele ser uno de los que más preocupa ya que va unido al control de peso. Es el propio organismo el que se encarga de regular y equilibrar nuestros niveles de agua en diferentes cavidades. Por ello, cuando este equilibro no funciona de forma óptima, se produce esta obstrucción en el organismo..

Pero, ¿qué es exactamente? Se trata de una acumulación de líquidos, en exceso, en nuestros tejidos corporales. Si te es muy difícil bajar de peso o subes de forma casi imperceptible, quizás este problema sea parte de tu día día.

Retención de líquidos en las piernas ¿cuál puede ser su causa?

Es importante saber que esta acumulación en nuestros tejidos y la mala circulación del sistema linfático, suelen traducirse en piernas o manos hinchadas, debido al efecto de la gravedad.

Ahora bien, ¿cuáles son las principales causas que lo producen? Continúa leyendo, ya que son varias las causas que provocan este problema.

  • Una mala hidratación. Beber, al menos, un litro o litro y medio de agua al día es imprescindible para contrarrestar estos efectos.
  • La alimentación también juega un papel fundamental. Un estado de sobrepeso o un mal control de lo que comemos a diario puede desembocar en un almacenamiento de líquidos en exceso. Sobre todo si consumimos alimentos con alto contenido en sal.
  • El sedentarismo, otro enemigo de la retención de líquidos. Si pasas muchas horas sin moverte o no practicas ningún tipo de deporte, son aspectos negativos que aceleran la retención de líquidos en nuestro organismo. Del mismo modo que ocurre si pasamos muchas horas de pie.
  • Los cambios hormonales, como los propios del embarazo o de la ovulación, también afectan, sobre todo el embarazo. Se trata de una época en la que el cuerpo atraviesa una serie de cambios hormonales que, en muchas ocasiones, tienen como consecuencia este problema.
  • El consumo de medicamentos tales como los estrógenos, corticoides y medicamentos para la tensión, entre otros.
  • Además, las enfermedades propias del corazón, los problemas circulatorios congénitos, las alteraciones del tiroides y las enfermedades relacionadas con los riñones o el hígado también son otras de las causas de esta retención.

Recuerda que este problema no solo afecta a las personas mayores, sino también a los jóvenes con vidas sedentarias y malos hábitos de alimentación.

Síntomas de la piernas hinchadas

Es recomendable tener en cuenta de qué manera se va a manifestar este problema, ya sea una patología genética o no. Estos son sus principales síntomas:

  • Un aumento constante de peso sin ningún motivo evidente.
  • Que nuestros tobillos y piernas se hinchen más de lo normal.
  • Un aumento de grasa abdominal.
  • Una reducción en el número de veces que miccionamos al día.

10 trucos para acabar con la retención de líquidos

Y, una vez que sabemos qué nos pasa, ¿cómo lo solucionamos? Te ofrecemos una serie de trucos para decir adiós a tus piernas hinchadas.

  1. Uno de los remedios principales que debemos tener en cuenta es disminuir el consumo de sodio. Di adiós a los aditivos y disfrutar de los alimentos tal y como son.
  2. Empieza a activarte y ponte una rutina diaria de deporte. De esta forma se activará tu circulación y, al mismo tiempo, tu actividad renal. Puedes empezar con estos trucos para quemar calorías sin esfuerzo y posteriormente enfocarte en deportes que te ayuden a acabar con este problema. Si pasas muchas horas trabajando sentado, intenta levantarte cada cierto tiempo y andar un poco.
  3. No uses tanta ropa ajustada, por ejemplo pantalones pitillo. Las prendas ajustadas no ayudan a una correcta circulación y el uso de vestuario holgado también ayuda a la hora de prevenir la aparición de varices.
  4. Acostúmbrate a beber agua de manera habitual todos los días. Esto beneficiará tu actividad renal y te ayudará a eliminar líquidos. Muchas infusiones diuréticas con plantas como el té verde o la alcachofa también ayudarán a regular este proceso.
  5. Aliméntate bien e incluye en tu menú alimentos ricos en potasio. Hay frutas y verduras que contienen este mineral y son ideales para mejorar este proceso de eliminación que te hará acabar con las piernas hinchadas.
  6. Evita estar muchas horas de pie o llevar una vida totalmente sedentaria.
  7. Coloca las piernas en alto. Esto ayudará a mejorar tu circulación y evitará la acumulación de líquidos en tus piernas.
  8. Evita el tabaco y el alcohol. Se trata de sustancias nocivas para un funcionamiento adecuado de nuestros riñones, aparato circulatorio y del hígado.
  9. Ayúdate de alimentos diuréticos que ayuden a la eliminación de líquidos. Son, sobre todo, las infusiones con ingredientes como la alcachofa, el cardo, el té verde, entre otros.
  10. Si tienes problemas de sobrepeso, intenta bajarlo con ayuda de un profesional.

No olvides controlar tus subidas de peso y beber abundante agua, son dos pasos esenciales para acabar con la retención de líquidos y no tener las piernas hinchadas.