Los agentes externos como los cambios bruscos de temperatura o el sol perjudican a nuestra piel y, como consecuencia, aparecen las imperfecciones en las zonas más sensibles como el escote, la cara y las manos. Pero existen diferentes tipos de peeling que pueden devolver el brillo y naturalidad a tu piel. ¡Descúbrelos todos!

Estos son los tipos de peeling más comunes

Un peeling es un tratamiento para tu piel que consiste en una exfoliación más o menos intensa en función de diferentes factores como el propio tipo de piel y el estado en que se encuentre. Elimina las células muertas y regenera la piel, lo que se traduce en una reducción de imperfecciones, manchas y cicatrices.

Peeling químico de fenol

Peeling químico facial de uso médico, eficaz y seguro. El nivel de acción de este peeling es más profundo que otros más superficiales, por ello la renovación celular o exfoliación que produce es mayor, y el efecto en la piel es más rápido y espectacular.

Es un peeling recomendado a partir de los 30-35 años para mantener la piel sana, luminosa y protegida frente a agresiones externas. Con la aplicación del peeling en forma de mascarilla durante 4 sesiones se reducen arrugas superficiales, manchas y signos del envejecimiento.

Peeling químico de ácido glicólico

Este tipo de peeling químico proporciona una suave exfoliación de la piel que tonifica la tez, controla la secreción sebácea y mejora la textura de la piel dotándola de luminosidad. Para aplicarlo se utiliza un cóctel compuesto por varios ácidos tamponados, es decir, mezclado con alcohol. Así se puede tratar cada piel de manera personalizada.

Peeling químico de ácido salicílico

Es un peeling químico superficial que elimina las células muertas de la superficie de la piel. Con este tipo de peeling se consigue un brillo saludable y juvenil, al suavizar las arrugas finas y mejorar el color de la piel. Primero se realiza una limpieza de la piel para eliminar todo el sebo y los restos de células de la superficie. Una vez que ya está limpia, se aplica el producto. Está indicado para todo tipo de pieles.

Peeling químico de vitamina C

Es un peeling químico superficial que contiene una solución de ácido salicílico, que consiste en una exfoliación suave y superficial de la piel. Se aplican varios despigmentantes en forma de mascarilla, que deben permanecer en el rostro durante 5 horas, retirando gran cantidad de pigmento acumulado en la piel y mejorando así su apariencia.

Peeling TCA

El peeling con ácido tricloroacético se basa en un químico exfoliante que actúa directamente sobre las proteínas cutáneas. Así, provoca un efecto querato coagulante sobre las manchas que haya en la piel. Se aplica en pincelación o en mascarilla.

Este peeling consigue la renovación epidérmica a través de la síntesis de colágeno. Además, proporciona una mayor uniformidad en la distribución de la melanina de la piel, lo que se traduce en una reducción de la intensidad de las manchas de color café.

Peeling despigmentante

El peeling despigmentante es un tratamiento que puede devolver a la piel su color, tersura y elasticidad natural eliminando las manchas causadas por la exposición solar. Actúa como acelerador de la exfoliación de la piel, adelanta la laminación de las células muertas y regenera las restantes. Con ello se consigue que la piel produzca colágeno de manera natural.

En función del tipo de lesión que presente la piel, el tratamiento puede ser superficial (con ácido láctico o ácido glicólico), medio (para el tratamiento de manchas moderadas) o profundo (como el peeling de fenol, para el tratamiento de manchas severas).

Peeling para cicatrices

El peeling para cicatrices es un tratamiento no quirúrgico que está indicado para atenuar la presencia de las cicatrices en la piel. Para ello se utiliza la exfoliación química de la piel, que estimula su regeneración.

El tratamiento puede tener varios niveles de intensidad (superficial, medio o profundo) en función de las imperfecciones del cutis que se presente. Está indicado para todo tipo de cicatrices, incluídas las provocadas por el acné.

Peeling antiacné

El peeling antiacné es el tratamiento indicado para cerrar los poros de la piel, hidratarla y luchar contra las espinillas y los puntos negros. Con el uso de un compuesto químico (ácido láctico, ácido salicílico o ácido glicólico) se consigue renovar las capas más superficiales de la piel.

Este tratamiento está indicado para el acné moderado y la piel grasa, preferiblemente en personas adultas. Su uso en jóvenes está supeditado a la opinión del médico especialista.

Estos son algunos de los peeling que existen en la actualidad para tratar diferentes imperfecciones de la piel. El uso de uno u otro dependerá de aquello que se quiera mejorar en el cutis, siempre bajo supervisión de un especialista en medicina estética.