La zona T de la cara, situada en la zona central, es la más propensa a la acumulación de grasa ya que tiene una cantidad mayor de glándulas sebáceas. Es una zona muy susceptible a la aparición de los temidos brillos, puntos negros y espinillas, por lo que debemos prestar especial atención a su cuidado.

Al ser una zona conflictiva y que preocupa especialmente, profundizaremos en este tema y te hablaremos de los tratamientos específicos para tratarla.

Cuál es la zona T de la cara

La tan mencionada y temida zona T abarca las líneas comprendidas entre la frente, nariz y barbilla. ¿Por qué tiene este curioso nombre? la respuesta está en que  si sigues la línea entre esas zonas, se forma una T. La línea horizontal de la frente sería la parte de arriba de la T y la unión de la nariz y barbilla en sentido vertical forma la base de la T. Esta zona es más acusada en personas con el tipo de piel mixta.

Dada la concentración de glándulas sebáceas en esta zona, la producción de grasa será mayor, por lo que debemos prestar unos cuidados especiales en esta zona y utilizar productos o tratamientos específicos.

Controla la grasa de la zona T de tu rostro

  • Elimina la grasa de la comida. Sustitúyela por grasas saludables y alimentos ricos en omega-3, proteínas, antioxidantes y vitaminas. Buenos ejemplos de este tipo de alimentación son: semillas (chía, sésamo…), fruta, verduras de hoja verde…También son importantes las grasas saludables que encontrarás en alimentos como el aguacate, los frutos secos o el salmón, entre otros.
  • Hidratación. Muchas mujeres piensan que si tienen la piel grasa o mixta con brillos en la zona T no necesitan hidratarse. Esto es un completo error, todos los tipos de piel necesitan hidratación y cuidados, lo único que debes tener en cuenta es utilizar productos específicos. Un ejemplo serían las cremas oil free, cremas evanescentes o de absorción rápida, de textura ligera, sin aceites…
  • Limpieza diaria. Un paso fundamental para tener una piel sana y libre de impurezas y brillos. Pasamos todo el día tocándonos la cara y con una exposición constante a los agentes externos como el humo, la polución o el polvo. Esa suciedad va quedando incrustada en los poros y obstruyéndolos con el consiguiente aumento de grasa e impurezas. Una buena limpieza facial diaria logrará mantener a raya los brillos y reducirá la aparición de espinillas y puntos negros.
  • Bebe mucha agua. Mantener el cuerpo hidratado es un básico de belleza. Si te mantienes hidratada por dentro, tu piel tendrá una apariencia más nutrida y sana en el exterior.

Tratamientos indicados para la zona T

Mascarillas

La utilización de mascarillas específicas al menos 2 veces al mes es un requisito fundamental si quieres lucir una piel limpia. Sus ingredientes activos tienen la capacidad de penetrar en la piel limpiando y purificando desde el interior. No olvides utilizar una mascarilla que sea específica para el cuidado de la zona T, la piel grasa o la piel mixta.

Oxigenación

El tratamiento de oxigenación está especialmente recomendado para pieles que sufren problemas de acné, grasas, con impurezas o que han perdido la luminosidad. Al tratarse de un tratamiento con oxígeno sus efectos consiguen que la piel tenga un aspecto rejuvenecido, se renueven las células y se estimule la producción de colágeno. Entre sus muchos beneficios, podemos destacar 3 que están más centrados en el cuidado de la zona de la que estamos hablando:

  • Elimina y remueve las impurezas y células muertas de la piel.
  • Ayuda a eliminar los puntos negros y espinillas
  • Estimula la absorción de productos cosméticos.

Peelings

​Una buena exfoliación es primordial para eliminar impurezas y suciedad de la piel. Lo ideal es realizarla al menos una vez por semana, pero, si no tienes tiempo, intenta hacerla como mínimo dos veces al mes. Estarás contribuyendo a la oxigenación de la piel facilitando así la renovación celular.

Existen muchos tratamientos con peeling, desde cosméticos exfoliantes que puedes utilizar tú misma en casa hasta tratamientos con específicos para la piel grasa o mixta que puedes hacerte en tu salón de belleza.

Una opción muy acertada para tratar este tipo de pieles es el peeling químico de ácido glicólico. Con este tratamiento se consigue una suave exfoliación de la piel que unificará la tez, controlará la secreción sebácea y mejorará la textura de la piel dotándola de luminosidad. Es un tratamiento de lo más recomendado para las mujeres que sufren con los brillos permanentes, la acumulación de grasa y suciedad en la piel y las impurezas.

La zona T es temida por muchas mujeres ya que es una parte muy visible del rostro, pero mantenerla a raya y en buen estado es tan sencillo como seguir estos consejos. Cuida tu alimentación, utiliza productos específicos, limpia tu piel y realízate un tratamiento de forma periódica.