Si hidratar la piel es importante durante todo el año se hace especialmente conveniente en verano. Ten en cuenta que tomar el sol puede reportar beneficios a tu salud, pero las precauciones y consejos son esenciales. Siempre debes utilizar protección solar en tu piel antes y durante los baños de sol. Tomar el sol te ayuda a generar Vitamina D, mejora el aspecto de tu piel, estimula tus defensas y mejora tu ánimo. Pero no hacerlo de manera adecuada puede dañar tu piel. Para evitarlo, vamos a darte unos sencillos consejos.

¿Cómo hidratar mi piel tras un día de playa?

Tras la exposición solar es imprescindible reponer la hidratación de tu piel. ¿Qué pasos debes seguir? Es importante que tengas en cuenta los siguientes tips:

Limpiar tu piel en profundidad

Tanto si has tomado el sol en la playa como en la piscina el primer paso consistirá en limpiar tu piel de residuos como la sal, cremas solares y el cloro. Para hacerlo en profundidad puedes usar exfoliantes corporales y faciales. De esta forma, preparas la piel para el siguiente paso: la hidratación en profundidad. Eliminarás no solo los restos de sal o cloro, sino que la dejarás libre de impurezas y células muertas.

Toma una ducha refrescante

Una ducha fría va a mejorar la circulación de tu piel, baja su temperatura y ayuda a absorber los principios activos de las lociones hidratantes que vas a aplicar después.

Hidratar tu piel

Ahora, en este segundo paso, nos detenemos. Debes saber que lo más adecuado es que utilices una loción o crema adaptada a tu tipo de piel. Tanto en tu cara como en tu cuerpo. Tu piel puede ser seca, sensible, grasa, mixta o normal. Tenlo en cuenta, y la profundidad e hidratación serán más duraderas.

Para pieles atópicas también existen geles y cremas especiales. Para tu cutis igualmente utiliza una hidratante que sea adecuada para tu tipo de piel. No es diferente al resto de la piel de tu cuerpo. La piel debe hidratarse también desde el interior, por tanto, debes beber agua, zumos de frutas y verduras naturales como zanahoria, naranja o frutos del bosque.

Ten en cuenta que una buena crema o loción debe contener aceites vegetales naturales que aporten lípidos para nutrir en profundidad, antioxidantes para regenerar la piel y mantener el colágeno, y factores hidratantes para mantener la elasticidad.

Prolongar el bronceado

Si, además, deseas que el bonito tono que vas cogiendo al tomar el sol se mantenga un poco más, puedes utilizar una crema hidratante especialmente formulada para tal fin. Las cremas y lociones que incorporan aloe vera natural tienen esta acción y las puedes usar porque, además, hidratan en profundidad, calman las pieles sensibles y la refrescan.

Las quemaduras solares

¡Evítalas! Sabes que son dañinas. Si te quemas la piel por el sol es a causa de no protegerla bien, o porque has tomado el sol demasiado tiempo; también las horas centrales del día pueden provocar daños como quemaduras. Pero si te encuentras con enrojecimiento de la piel al llegar a casa, ¿qué debes hacer?

Existen cremas especiales para este tipo de quemaduras, puedes aplicar diversos remedios caseros como gel de aloe vera o aplicar una bolsa de manzanilla. Ambos son antinflamatorios naturales y alivian el picor. Toma una ducha fría y baja la temperatura de la piel con el agua fresca (nunca hielo). De esta forma al aplicar la crema anti quemaduras, o la loción calmante será más efectiva.

Ahora ya sabes cómo hidratar tu piel tras tomar el sol este verano. Protege durante, limpia en profundidad después, refresca, hidrata, nutre y calma tu piel tras un día de playa, y lucirás un bonito bronceado en una piel sana.