Si quieres lucir una piel radiante seguro que te preguntas si puedes hacerte un peeling en verano porque seguro que has oído como se recomendaba este tipo de tratamientos solamente para épocas otoñales o invernales. Sin embargo, actualmente y dado que los tratamientos estéticos y cosméticos han avanzado al unísono de la tecnología y la ciencia, podemos decir que sí, que es posible hacerse un peeling en esta estación de sol y calor.

Esta técnica se basa en eliminar de manera acelerada las capas de piel (epidermis) que contiene células muertas o con imperfecciones obteniendo limpieza, nutrición, hidratación, acción antiseborréica y despigmentante y consiguiendo una piel nueva y luminosa.

En verano, tu piel puede lucir más rugosa y áspera así como sin brillo y deshidratada tanto por los efectos del frío durante los meses de invierno, como por el calor y los rayos solares propios de esta época del año. Ten en cuenta que sin tratamientos adecuados la capa córnea (células muertas) se desestructura y se va haciendo más gruesa.

Por este motivo, te recomendamos los peelings para poder revertir este proceso y que tu piel se muestre iluminada y con un mejor aspecto. ¿Quién no quiere mostrar una piel perfecta en verano?

¿Qué tipos de peelings puedes hacerte en verano?

Como te hemos comentado actualmente existen peelings que se pueden aplicar en verano y, con ellos, obtienes unos resultados espectaculares.

Ten en cuenta que hoy en día en cosmética y medicina estética se usan y aplican nuevos productos de avanzada tecnología como los ácidos frutales combinados con ácido ferúlico, que tiene propiedades antioxidantes; el ácido láctico, que elimina la capa córnea de la piel así como las imperfecciones; el ácido mandélico, que produce un efecto aclarante y rejuvenecedor en la piel. Cada día los especialistas lo recomiendan más, eso sí, debes ponerte en manos expertas para que todo salga a la perfección.

¡Hablemos del peeling de verano y de sus características especiales!.

Características del peeling de verano

Para que veas los beneficios que puedes llegar a obtener, aquí te enumeramos una serie de características de este tratamiento de belleza:

  • Se puede realizar en todo tipo de piel, sobre las pieles blancas y las más sensibles.
  • Tiene un efecto exfoliante y antienvejecimiento.
  • Mejora la hidratación y nutrición de tu piel preparándola para el verano.
  • Mejora la textura de tu piel e incluso elimina pequeñas líneas de expresión.
  • Aporta firmeza y protege la capa dérmica que contiene elastina y colágeno en tu piel, esto hace que te ayude a proteger el ADN de tu piel.
  • Aumenta y potencia la acción de vitaminas C y E en tu piel.
  • Actúa en la capa córnea epidérmica no produciendo una reacción inflamatoria en tu piel, al contrario, es un peeling que disminuye la inflamación: está indicado en pacientes con acné.
  • Elimina restos de la piel acumulados durante el invierno así como las células muertas.
  • Es una exfoliación indicada si tienes que acudir a un evento especial en verano.
  • Obtiene resultados muy positivos como una piel iluminada y radiante, con una tolerancia muy buena y sin efectos negativos para tu piel.
  • Permite mantener tu actividad social y laboral de forma inmediata porque no existen efectos adversos.
  • Se puede combinar con cremas especiales, por ejemplo, de ácido retinóico, para potenciar sus efectos, siempre bajo control del especialista .
  • Se puede realizar periódicamente para una mayor potenciación de los resultados.

Un último beneficio: este tratamiento mejora la efectividad de las cremas de protección solar sobre tu piel, porque, como te comentamos en el siguiente apartado, es necesario usar protección solar. ¿Cómo lo hace? Pues porque tiene efectos fotoprotectores sobre tu piel.

¿Hay algún cuidado especial cuando te haces un peeling en verano?

Sí, pero muy sencillo. Es importante proteger tu piel porque los rayos de sol en esta época del año inciden más directamente en ella, incluso sin ir a la playa. Por tanto, se recomienda usar una crema de protección solar SPF 50.

Pero no solamente es por protegerla a causa del peeling, además, los rayos del sol hacen que te puedan salir manchas oscuras como consecuencia de una mayor producción de melanina y, si estás intentado tener un tono de piel uniforme y sin manchas, ¡no vayas a dejar que el sol arruine todo tu esfuerzo!

Es un sencillo gesto que, además, hoy en día la industria cosmética nos ha hecho más fácil porque existen cremas, geles y lociones faciales de protección máxima muy agradables de aplicar, sin ser pringosas, y que hidratan y cuidan tu piel además de darle máxima protección. De hecho, te recomendamos a usar esta protección en verano te hayas hecho un peeling o no.

Como ves, hacerte un peeling de verano no solamente es recomendable, sino que va a producir resultados muy beneficiosos para tu piel en esta época del año. En realidad, la preparas para esta época de sol, calor y deshidratación. Lucir una piel iluminada, radiante, uniforme, más joven, suave y sin manchas es posible y recomendable. ¡Ponte en manos de profesionales especializados y verás los beneficios de un peeling en verano!