La depilación láser se presentó como un fenómeno que ya se ha convertido en el tratamiento estético más demandado. Existen varios tipos de depilación láser, aunque es posible que cuando escuches el término te venga tan solo uno a la mente. Conoce las características de cada uno de ellos, aunque la decisión de cuál es el más indicado para ti la tomará un profesional. El tipo de piel y de vello serán dos factores a tener muy en cuenta.

Tipos de depilación láser

Los avances en la tecnología han posibilitado que cada vez existan más tipos de depilación láser que se adapten a las características de la piel de cada persona. Mujeres y hombres demandan cada vez más este tipo de tratamiento estético. ¿Cuáles son las opciones?

Láser de diodo

Es uno de los más demandados en nuestros centros Hedonai. Se utiliza en pieles bronceadas y fototipos de I a V con una longitud de onda de 810 nanómetros. Es decir, es perfecto para eliminar el vello más grueso, que es el que suelen tener las personas con pieles oscuras o muy bronceadas.

Se puede regular su intensidad dependiendo de las necesidades de cada paciente, y lo mejor es que no genera molestias ni riesgos para la salud. Eso sí, se recomienda, dependiendo de la piel, que no se tome el sol una semana después de su aplicación.

Láser alejandrita

Se usa para tratar pieles con fototipos de II a IV con el pelo oscuro o castaño. Su longitud de onda es de 755 nanómetros. Se puede decir que es uno de los más efectivos para pieles claras y vellos finos. Lo elimina de manera permanente y ayuda a prevenir la foliculitis y el vello enquistado.

No se conocen efectos secundarios, más que los comunes y leves que se pueden dar tras cualquier tratamiento de láser sobre la piel: enrojecimiento o un poco de hinchazón. Estos deben desaparecer a las pocas horas.

Láser rubí

Se indica para fototipos claros que van del I al III y con vello oscuro.

Si tienes la piel adecuada para someterte a este láser, tendrás resultados duraderos y satisfactorios. Además, las máquinas con las que se aplica este método, cuentan con un sistema de refrigeración de la piel para evitar quemaduras e hinchazón.

Láser soprano

Este también es uno de los tipos de depilación láser que encontrarás en nuestros centros Hedonai. Se trata de un láser diodo en el que se usa una técnica diferente a través de varios pulsos de baja energía y alta repetición. Se recomienda principalmente para pieles muy sensibles o con foliculitis. Se utiliza este método en las primeras sesiones para ir debilitando el vello.

Luz Pulsada Intensa (IPL)

Es conocido más comúnmente como fotodepilación, siendo una tecnología simple, suele irritar la piel y ser un poco dolorosa. Podemos decir que es uno de los métodos de depilación láser más obsoletos.

Láser Lightsheer

Se trata de una tecnología innovadora que, por supuesto, tenemos disponible en nuestros centros Hedonai. Es un láser diodo que se puede aplicar en cualquier parte del cuerpo, incluso en aquellas zonas que requieren mayor precisión, como puede ser el labio superior.

La ventaja es que permite tratar todo tipo de vello en cualquier tipo de piel, con molestias mínimas y con resultados permanentes. Requiere de unos cuidados mínimos tras el tratamiento, lo cual lo convierte en uno de los tipos de láser más cómodos y eficaces.

Láser Neodimio Yag

A través de este láser se consigue eliminar el vello más profundo que haya en nuestra piel. Es uno de los mejores sistemas para evitar  su crecimiento posterior. No obstante, cuenta con la desventaja que solo puede ser aplicado en vello oscuro y grueso, y en pieles oscuras.

La diferencia con otros tipos de depilación láser, como el diodo por ejemplo, es que en pieles más oscuras se ofrece una mayor protección y mejores resultados.

Ahora que ya conoces los tipos de depilación láser que hay, te habrás hecho una idea de cuál es la mejor para ti en base a tu piel y tu vello. No obstante, te recomendamos que eches un ojo a nuestra guía de depilación láser y te pases por nuestros centros autorizados para que un profesional te oriente para una mayor seguridad en el tratamiento.