Solemos pensar que las manchas en la piel por el sol son la consecuencia de la exposición continuada a la luz directa del sol. Sin embargo, existen más causas y factores para su aparición que debemos tener en cuenta también para evitarlas. En la última parte de este post te contaremos cómo puedes evitarlas. Pero antes debes saber que existen distintos tipos de manchas por el sol, sus causas son muy distintas también, y por tanto debes seguir un tratamiento distinto para cada tipo de mancha solar. Además, recuerda que, una vez aparecen, no pueden eliminarse sin cirugía, pero sí las puedes disimular o evitar que aparezcan nuevas.

Cada una requiere un tratamiento específico, por lo que para cada tipo te contaremos cómo detectarlas, cómo disimularlas y evitar que aparezcan más. También hay algunas que aparecen solo en verano y te diremos cómo evitarlas.

Tipos de manchas en la piel por el sol

Las soluciones que te vamos a dar se pueden aplicar tanto en casa como por parte de un médico, pero es importante que sepas detectar de qué tipo de mancha se trata, aunque antes de autodiagnosticarte acude a un especialista.

Pecas o efélides

Son típicas de personas de piel clara, y cabello rubio o pelirrojo. Es decir, fototipos más claros. Aparecen normalmente en las zonas expuestas al sol, o bien se oscurecen o multiplican al exponerse al sol. En invierno puede que incluso lleguen a desaparecer.

Melasmas (cloasma en el embarazo)

Suelen aparecer en el rostro formando paños en mejillas, en la frente o en el labio superior. Se deben a alteraciones hormonales como durante el embarazo, la menopausia o con el tratamiento con anticonceptivos orales, y generalmente aparecen o empeoran con la exposición solar.

Lunares o nevus

Los lunares, también conocidos como nevus melanocíticos, normalmente tienen componente genético y ya se tienen de nacimiento. Si aparecen lunares nuevos, cambian de tamaño, color, o si provocan picor intenso o dolor es mejor comunicarlo al médico.

Léntigos solares

Son máculas con bordes regulares, que brotan por una exposición solar intensa o larga en el tiempo. Aparecen con más facilidad en personas con mayor edad. Aparecerán en las áreas que han estado más expuestas, como pueden ser rostro, escote, manos o brazos. Normalmente son benignos, pero existe una pequeña probabilidad de que se vuelvan malignos.

Queratosis actínica

Es una lesión precancerosa que también tiende a aparecer en estas zonas muy expuestas. Por ello, es fácil confundirla con el resto de manchas solares. Pero la queratosis actínica tiene un tono más rosado y con descamación. avisa lo antes posible a un dermatólogo, ya que se elimina con crioterapia, un proceso muy sencillo. Deberás utilizar cremas fotoprotectoras específicas para evitar que vuelvan aparecer.

Pigmentación postinflamatoria

Aparece siempre junto a una inflamación de la piel como el acné, irritaciones o alergias. Son pequeñas manchas que se producen solo tras exponer la piel al sol.

Micosis o pitiriasis versicolor

Se debe a un hongo, por lo que a menudo se conoce como «hongo de la playa». Se reconoce por manchas blancas pequeñas en la piel, que se van extendiendo. Lo contraen más fácilmente personas con el sistema inmune debilitado.

Soluciones para las manchas de la piel por el sol

Aparte del maquillaje, para cada tipo de mancha existen soluciones específicas muy distintas. Ahora que ya sabes cuál puede que sea tu tipo de mancha solar, te explicamos cómo tratarla.

Trata las pecas o efélides

Para evitar que aparezcan, basta con aplicar protector solar de factores altos. Existen muchas cremas faciales de día con factores de protección altos, a partir del 30 (o, en verano, a partir del 50) que te vendrán bien. También trata de evitar la exposición directa al sol cuando sea posible.

Evitar pecas permanentes es más complicado: puedes aplicarte cremas o peelings despigmentantes, o bien consultar con el dermatólogo o médico estético para someterte a un tratamiento láser o con fuentes de luz.

Evita el melasma o cloasma

Puedes evitar que aparezcan usando protección solar y también evitando fuentes de calor como la calefacción a altas temperaturas o el horno. Si ya han aparecido, puedes utilizar una crema para aclarar la piel a base de hidroquinona, aunque debes utilizarla durante menos de cuatro semanas. También existen otras cremas que pueden ser efectivas, como el Vitanol A y otras cremas blanqueadoras.

Cuida los lunares o nevus

Ya hemos visto que en algunos casos debes consultar al médico, pero si se trata de lunares hereditarios de nacimiento no puedes hacer nada. En cualquier caso, no apliques cremas blanqueadoras o despigmentantes. Aplica protección solar en las zonas que tienes lunares, sobre todo si han aparecido nuevos.

Protege y acaba con los léntigos solares

Protege las zonas expuestas al sol con crema solar y utiliza cremas con antioxidantes a lo largo del año. En casos más avanzados, puedes utilizar una crema despigmentante para acabar con ellos.

Acaba con la queratosis actínica

Consulta tu dermatólogo, ya que se elimina con crioterapia, un proceso muy sencillo. Deberás utilizar cremas fotoprotectoras específicas para evitar que vuelvan aparecer.

Evita o elimina la pigmentación postinflamatoria

Si padeces acné u otras enfermedades inflamatorias cutáneas usa un protector solar adecuado para tu piel. En el mercado existen protectores adecuados para pieles grasas o pieles con alergias. Búscalas o pregunta en tu farmacia.

Si ya padeces estas manchas, se pueden eliminar con retinoides y ácido kójico.

Acaba con la micosis o pitiriasis versicolor

Pueden eliminarse aplicando una crema antifúngica. Tu médico o farmacéutico te indicará cómo utilizarla. Si las manchas están muy extendidas, puede que tengas que tomar un antifúngico oral.

Cómo prevenir las manchas causadas por el sol

Existen algunas pautas que te serán muy útiles:

  1. Visita al dermatólogo: sobre todo en los casos que hemos indicado anteriormente.
  2. Usa protección solar: si las manchas aparecen por el sol, la mejor manera de frenar su aparición es evitar que los rayos UVA dañen tu piel.
  3. Utiliza una crema de día o maquillaje con protección solar: si te fijas, muchos de estos productos tienen protector solar.
  4. Bebe agua y toma antioxidantes en tu alimentación: infórmate sobre los alimentos más adecuados para la piel expuesta al sol. Además, así evitarás el envejecimiento prematuro de la piel.

Como ves, normalmente no debes preocuparte por la aparición de estas manchas. Pero sobre todo, has de tener en cuenta que indican una exposición excesiva al sol y, por tanto, a partir de su aparición de estas manchas deberías protegerte del sol.